sábado, 10 de septiembre de 2011

CON DIOS A SOLAS ( IX ) por el Padre Valentín de San José, Carmelita Descalzo.

- Dios está en mí amándome y me llena -


   Leo en el Evangelio de San Juan que el mismo Señor me manda tener vida eterna y me dice  en qué consiste. La vida eterna consiste en conocerte a Ti solo, Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien Tú enviaste.


   La vida eterna consiste en el conocimiento de Dios y en los efectos que produce; pero vivimos en la tierra no puede ser nada más que principio de vida eterna. Y no he de entender por conocimiento de Dios una noción de sus esencia y atributos meramente naturales, que sólo ilustra el entendimiento, como lo estudiamos en los libros de filosofía y aún de teología. Muy hermosa y alentadora es esa noción, pero no es la vida eterna empezada.


   La vida eterna en la tierra es conocer a Dios con visión de fe y posesión de caridad; es la experiencia de Dios vivido en luz de amor; es conocerle dentro, en lo íntimo de mí, cuanto se puede conocer, por una viva presencia suya en mí, por una luz de afecto que excede a otra luz de conocimiento natural, por la actuación de la fe viva, llena de amor, que me da seguridad de que  Dios está en mí amándome y me llena; está en mí por esencia, presencia y potencia y me llena con amor de Padre y me da Su Vida; está en mí por vida de amor y me da su amor, que es amor más que de Cielo; yo estoy en Dios amándole. La vida de Dios es amor experimentado y es realidad de conocimiento, que ilumina. El amor es vida, la más hermosa, y se vive.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.