martes, 13 de septiembre de 2011

EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ


   Cosroes, rey de Persia, se llevó de Jerusalem la Cruz de Nuestro Señor, y Heraclio, Emperador de Oriente, le declaró la guerra. Después de tres victorias, atribuidas a la Santísima Virgen, Heraclio volvió a Jerusalem con la Cruz Santísima en el año 629.


   Quiso llevarla en procesión solemne sobre sus hombros, como Cristo, pero una fuerza invisible lo detuvo a las puertas de la ciudad. Entonces, el entonces Patriarca Zacarías, le advirtió que sus ropajes suntuosos contrastaban con la pobreza y humildad de Nuestro Señor. En aquél momento, el Emperador, se despojó de sus lujosas ropas, de su corana imperial y hasta del calzado y vistió un pobre hábito de penitente. 


   Sólo así pudo entrar en la ciudad, cargando con la Santa Cruz, que llevó hasta lo alto del Monte Calvario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.