viernes, 6 de enero de 2012

LA EPIFANÍA DE NUESTRO SEÑOR


   Quiere la Iglesia con esta fiesta resaltar la Manifestación (eso significa Epifanía) o revelación del Señor al mundo entero. Después de darse a conocer a los pastores, se revela a los Magos venidos de Oriente para adorarle. Toda la tradición cristiana ha querido ver en los Magos mencionados en el Evangelio de este día (San Mateo 2, 1-12) como las primicias de la gentilidad, es decir la Epifanía celebra y afirma el llamamiento universal a la salvación que obrará el Redentor.


   Aunque esta fiesta entró en el calendario romano hasta mediados del siglo VI y se convirtió en un complemento de la fiesta de la Natividad del Señor, ya existía en Oriente varios siglos atrás con las características propias de la fiesta de Navidad, es más, justamente en este día la Iglesia Ortodoxa celebra la Navidad.


   Nuestro Santo Padre el Papa Benedicto XVI en la catequesis de este miércoles 5 de enero nos recordaba el elemento de Misterio de esta fiesta, pues vemos que en la Navidad, a pesar del apoteósico anuncio de los ángeles a los pastores, la Divinidad de Cristo parece ocultarse en la humildad, la sencillez, la pobreza del Niño nacido en Belén; sin embargo la fiesta de la epifanía busca hacernos recordar, al igual que el Evangelio de la Tercera Misa de Navidad, que ese Niño, recostado en un pesebre a quien buscan afanosos los Magos de oriente, a quien encuentran junto a María su Madre… ese Niño es el Verbo Eterno e Hijo Unigénito del Padre, es la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, en definitiva ese Niño que ha entrado en la historia de la humanidad existía desde la eternidad; ese Niño es Dios consubstancial al Padre.


   Reconoce además la Iglesia y así lo hace figurar en su Liturgia que esta Manifestación de Cristo –Dios se realiza en tres momentos importantes y pareciera casi inseparables…diríamos como tres etapas de la Epifanía: la primera la de los Magos, la segunda la del Bautismo (que celebraremos el 13 de enero) en que el Padre y el Espíritu Santo confirman y completan la revelación; y la tercera con el primer milagro obrado por Jesús en la bodas de Caná (Evangelio que escucharemos el segundo domingo después de Epifanía (15 de enero este año). Dado este triple carácter salvífico de la Epifanía la Iglesia contempla que la manera de incorporarse a esa salvación revelada es mediante el bautismo y consideraba antes esta fiesta como día subsidiario o propicio para el bautismo de los nuevos cristianos, y queda como signo de este sentir en las Iglesias Orientales todavía la costumbre de bendecir este día precisamente el Agua Bautismal.


   Alegrémonos pues con toda la Iglesia de Oriente y Occidente en este día de la Manifestación del Señor a todos los pueblos. Roguemos por las Iglesias Ortodoxas que celebran la navidad que Dios nos conceda el día felicísimo en que podamos compartir de nuevo como lo que somos, como hermanos la Mesa del Señor en la unidad de la Única Iglesia de Cristo. Y hagamos nuestras las palabras con que la Iglesia se dirige al Señor en la colecta de este día:


         "Oh Dios que en este día revelaste tu Unigénito a los gentiles por medio de una estrella, concede propicio que los que ya te conocemos por la fe, seamos conducidos hasta contemplar tu hermosura y tu grandeza. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por todos los siglos de los siglos. Amén."


   Feliz día de Epifanía o de Reyes y que el Corazón Amorosísimo del Redentor en este Primer Viernes del año a todos nos bendiga y en Él nos conceda hallar alivio y descanso para nuestras almas cansadas y fatigadas y nos enseñe a ser mansos y humildes como Él.


* * * * *
Rafael Enrique Moran Pineda
Terciario FSSPX.
Guatemala

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.