jueves, 1 de marzo de 2012

LOS SACERDOTES "PLAYEROS"

 
   Unos buenos amigos, creyentes pero alejados de la Iglesia y sabedores de que soy católico consagrado, me comentaban ayer: "¿Sabes qué? esta mañana estuvimos en la playa ¿y a qué no sabes a quién nos encontramos?, pues nada más y nada menos que al Padre N... y al Padre N..., con bañadores tipo slip, sobre la toalla y tostándose al sol...curiosa manera de vivir la Cuaresma, ¿no crees?."

    Entenderán que a estas alturas no me sorprendo de casi nada, pero si que me ruborizo y siento vergüenza ajena; para colmo, la afrenta es mayor puesto que viene de gente separada de la Iglesia, que luego usarán aquello para decir la típica frase de "todos los curas son iguales, unos vividores...".

   Con semejantes sacerdotes, que públicamente se exhiben en una playa -da igual que sea Cuaresma o no, aunque de cierto es mucho más grave que lo hagan en esta época- uno casi se queda sin argumentos y con el alma en el suelo, porque entiende que hasta los paganos y descreídos se dan cuenta de la situación de apostasía que pesa sobre la Santa Iglesia.

   Otrora, hubieron Papas libertinos que tuvieron amantes y hasta hijos bastardos, pero jamás negaron un solo artículo de la Fe Católica, por no decir que cuidaban hasta el exceso su imagen y honor. Tampoco faltaron Cardenales, Obispos y sacerdotes que no vivieron acordes a las exigencias del estado clerical, faltando a la castidad, abusando de las rentas de la Iglesia, oprimiendo a los que más necesitaban de un Pastor...aunque tratemos de entender que hace unos siglos, el ser sacerdote constituía para algunos un privilegio social más que una entrega personal a Dios y a Su Iglesia.

   Los tiempos han cambiado, pero a peor; hoy muchos sacerdotes no sólo viven amancebados, con mujeres u hombres, sino que no tienen un mínimo de vergüenza y de sentido común y se dedican a salir de discotecas, a la playa... descuidando sus obligaciones sacerdotales y convirtiéndose en escándalo para los fieles y motivo de burla y arma arrojadiza para los renegados de la fe.

   Estos sacerdotes, son en su mayoría, los mismos que visten con vaqueros, que van de "guays" por la vida, pregonando que nada es pecado y que Dios nos quiere a toda costa, hagamos lo que hagamos; herejes que niegan el Infierno, el Purgatorio, la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora.

   No faltan tampoco aquellos sacerdotes que tienen perfiles en páginas de contacto, que flirtean descaradamente con chicas; hombres que han renunciado a lo que un día prometieron ante su Obispo, para vivir como "solterones", sin obligaciones, entregados al placer continuo. Esta asquerosa peste, afecta en su gran mayoría a los sacerdotes de órdenes religiosas, pero también al clero secular.

   Yo no juzgo la vida privada de nadie, porque soy un miserable como el que más, pero no entiendo en qué están pensando algunos Obispos antes de ordenar a ciertos muchachos que claramente, tiran más por la "dolce vita" que por el altar o el confesonario...¡no lo entiendo!.

   Aquellos amigos que me comentaron lo de los dos sacerdotes "playeros", se comprometieron a fotografiarlos si los volvían a ver (hoy día, los teléfonos móviles tienen unas cámaras prodigiosas). Quizás no sea muy ortodoxo y seguramente me buscaré enemigos, pero desde aquí me animo a publicar imágenes de sacerdotes que estén donde no tienen que estar; lo haré por su propio bien, para que pasen la misma vergüenza que yo paso por su falta de entrega.

* * * * *

*  *  *

3 comentarios:

  1. Te felicito, el articulo esta estupendo, hay que denunciar todo aquello que sea causa de escándalo para la Iglesia +

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Excelente post.
    Me encantó el remate final...
    P.S. In immo pectore, placeat facere!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.