jueves, 31 de mayo de 2012

ESCLAVOS DE MARÍA NUESTRA SEÑORA




EL SECRETO DE NUESTRA SEÑORA: 
LA ESCLAVITUD MARIANA

Aquí tienes, alma predestinada, un secreto que me ha enseñado el Altísimo, y que en ningún libro antiguo ni moderno he podido encontrar. Voy a confiártelo con la gracia del Espíritu Santo; pero con estas condiciones:
a)  Que no lo comuniques sino a las personas que lo merezcan, por sus oraciones, sus mortificaciones, sus limosnas, sus persecuciones, su abnegación y su celo por el bien de las almas.
b) Que te valgas de él para hacerte santa y espiritual; porque la importancia de este secreto se mide por el uso que de él se hace. Cuidado con cruzarte de brazos, sin trabajar; que mi secreto se convertirá en veneno y vendrá a ser tu condenación.
c) Que todos los días de tu vida des gracias a Dios, por el favor que te hace al enseñarte un secreto que no mereces saber. Y a medida que lo vayas poniendo en práctica en las acciones ordinarias de la vida, comprenderás su precio y excelencia; que, al principio, por la multitud y gravedad de los pecados y aficiones secretas que te atan, sólo imperfectamente lo conocerás.

Consiste en darse todo entero, como esclavo, a María y a Jesús por Ella; y en hacer todas las cosas con María, en María, por María y para María. Voy a explicar estas palabras.


Hay que escoger un día señalado para entregarse, consagrarse y sacrificarse; y esto ha de ser voluntariamente y por amor, sin encogimiento, por entero y sin reserva alguna; cuerpo y alma, bienes exteriores y fortuna, como casa, familia, rentas; bienes interiores del alma, a saber: sus méritos, gracias, virtudes y satisfacciones.

San Luis Mª. Grignión de Montfort
"El Secreto de María"

* * * * *

   En este mes de Mayo, que lo hemos dedicado a Nuestra Señora, consagrémonos por entero a Ella, como Soberana nuestra; que toda nuestra vida, nuestras obras y anhelos sean siempre por María en María con María y para María.

   El signo exterior más claro de esta consagración interior, es el uso de la Cadena de la Esclavitud, de la podemos colgar la medalla-escapulario y la conocida como Medalla Milagrosa, tan bendecida e indulgenciada por la Iglesia


miércoles, 30 de mayo de 2012

SAN JOSÉ, PADRE DE FAMILIA


   Siempre que nombramos al Esposo de María Santísima, pensamos en el Espíritu Santo que lo fue realmente, pero nos olvidamos de que San José también lo fue, y lo fue como lo mandaban las leyes hebreas de su época. Él fue en la tierra el esposo verdadero, legitimo y único de la Virgen. Fue su compañero en su vida. 




   Padre putativo de Jesús, Cabeza de la Sagrada Familia. Él vivió en la tierra con dos personajes celestiales, Jesús y María, las dos únicas personas que no tendrían ninguna clase de pecado, ni siquiera el original. Él vivió junto a ellos las penalidades para encontrar posada en Belén; las inquietudes y sufrimientos de la huida a Egipto y de su regreso, los gozos y los dolores de todo cuanto les pasaba y estaba anunciado.


   San José fue un hombre singular, excepcional, escogido por el Padre Celestial para hacerlo en la tierra padre de su Unigénito. San José es y será para todos los tiempos un modelo a imitar.


* * * * *

martes, 29 de mayo de 2012

SANTA MARÍA MAGDALENA DE PAZZI, TERCIARIA CARMELITA CALZADA






INFANCIA

   Nació en Florencia (Italia) el 2.4.1566, de padres nobles, Camilo de Gen de Pazzi y Magdalena María Buendelmonto.

   Fue bautizada al día siguiente de su nacimiento y le fue impuesto el nombre de Catalina.

   El 25.3.1576 flizo su Primera Comunión y el 19.4.1576 hizo a Dios Voto de Virginidad. El 30.11.1578 tuvo el primer éxtasis en presencia de su madre. A este le seguirán tantos que merecerá el sobrenombre de "la extática" por excelencia.

   A los 8 años estuvo internada un tiempo en el Monasterio de la Damas de San Giovannino, y a los 14 volvió al mismo Monasterio con la condición de que pudiera comulgar todos los días festivos, cosa insólita en aquelíos tiempos.

ENTRA EN EL CARMELO

   El 14 de agosto de 1582 entró por quince días en el monasterio de las Carmelitas de Santa María de los Angeles, para conocer la Regla y ver si ésta podía responder a la llamada divina y a su particular inclinación.

   Encontró la conforme a sus más íntimos deseos y se decidió por este monasterio, a lo cual le ayudó también el hecho de que las Carmelitas, por concesión excepcional, podían comulgar diariamente.

   El 1 de diciembre de 1582, sábado anterior al primer Domingo de Adviento, traspasó Catalina para siempre los umbrales de la clausura y entró a formar parte de la Comunidad el las Carmelitas de Sta. María de los Angeles, en calidad de Terciaria.

   El 3.1.1583 vistió el hábito Carmelita, dando comienzo fervorosamente a su año de noviciado.

ÉXTASIS DIARIOS

   A primeros de marzo de 1584 se le manifestó una misteriosa enfermedad que los médicos declararon incurable. La Priora y Maestra resolvieron que hiciera la profesión de sus votos y la hizo, llena de gozo, el 27. 5.1584, fiesta de la Sma. Trinidad. La hizo "sobre una camilla acomodada delante del Altar de la Virger".

   Desde aquel momento comenzó un período sorprendente de éxtasis todos los días, después de la Comunión, quedaba extática por espacio de dos o tres horas.

   En ocasiones tuvo nuevos y repetidos excesos de amor a lo largo del día, mientras los favores divinos se renovaban.


DESPOSORIO MÍSTICO

   Quedó curada el 16 de julio y el 24 3.1585, vigilia de la Anunciación, San Agustín le escribió en el corazón las palabras "Verbum caro factum est". El 15 de abril le fueron impresos para siempre en el alma los estigmas invisibles. El 28 del mismo mes recibió de Jesús el anillo que sellaba su místico desposorio con El.

   El 16 de junio, fiesta de la Santísima Trinidad, comenzó la gran prueba llamada "lago de leones", que iba a durar cinco años.

   Fue llamada en estos años a la ardua empresa de la "renovación de la Iglesia y particularmente de los religiosos". Le repugnaba el hacerlo, pero fue preciso obedecer. Por esta razón escribió algunas cartas, mientras estaba arrobada su mente, al Sumo Pontífice y a otros Prelados y Siervos de Dios, hablándoles de renovación.

   El 24.8.1590 murió su madre y la vio "en las penas del purgatorio alegre y contenta".


AMAR AL AMOR

   El 3 de mayo, también de 1592, año en que le confiaron el oficio de sacristana, tuvo un gran arrebato de amor: corría por el Monasterio y tocaba la campana llamando a todas las almas "a amar al Amor" ( IV,708). El 1 de mayo de 1595 pidió al Señor el "desnudo padecer'.

   El 1595 fue elegida Maestra de las jóvenes y tres años después de las novicias, con las que trabajó con toda su alma para formarías a imagen de Jesucristo.

   El 24 de junio de 1604, en un rapto que le duró toclo el día, terminaron los éxtasis y comenzó el período del "desnudo padecer" que se prolongó hasta su muerte.

CAMINO DEL CIELO

   El 13 de mayo de 1607, Magdalena recibió la extramaunción. A las ocho de la mañana del viernes 25 de mayo entró en agonía, y a las dos de la tarde murió. Junto a su lecho, sus hermanas religiosas rezaron el Símbolo de San Atanasio, o sea, la profesión de fe en la Sma. Trinidad, el mismo Símbolo que había hecho extasiarse a la santa desde los primeros años de su vida.

   Al año de su muerte se abrió su sepulcro y su cuerpo apareció fresco, entero y flexible.

   Fueron muchos los prodigios que el Señor empezó a obrar por su medio y por ello el 1611 dieron comienzo los procesos para la beatificación, que llegó el 8.5.1626 por el papa Urbano VIII.

   Clemente IX la canonizó el 28.4.1669.

*****

NOTA IMPORTANTE

A todos los que tenemos la gracia de llevar impuesto el Santo Escapulario de Nuestra Señora del Carmen, les recuerdo que en el día de hoy, festividad de una Santa del Carmelo, podemos ganar INDULGENCIA PLENARIA.




lunes, 28 de mayo de 2012

LAS ALMAS DEL PURGATORIO, EXENTAS DE AMOR PROPIO


CAPÍTULO I 
El estado de las almas que están en el Purgatorio; cómo están, exentas de todo amor propio

  Esta alma consagrada se encontró a sí misma, estando aún encarnada, colocada por el ardiente amor de Dios, en el Purgatorio, que la quemaba, limpiando en ella todo lo que necesitaba ser limpiado, hasta que al dejar esta vida pudiera ella presentarse a la vista de Dios, su amado Amor.

   Por medio de este fuego amoroso, ella comprendió en su propia alma el estado de las almas de los fieles que van al Purgatorio al purgar su suciedad y manchas de pecado, que no pudieron expiar durante sus vidas.


   Y desde esta Alma, colocada por el ardiente fuego divino en este amoroso Purgatorio, se unió a ese amor divino con todos, y comprendió el estado de las almas que están en el Purgatorio. Y ella dijo:
Las almas que están en el Purgatorio no pueden, comprendo, elegir sino estar ahí, esto es por orden divina para hacer justicia. Ellos no pueden cambiar sus pensamientos sobre sí mismos ni decir: "Por haber cometido tales pecados merezco estar aquí", ni "no los he cometido, y entonces tengo que estar en el Paraíso", ni "ese se irá más pronto que yo", ni "yo me iré antes que él".

   Ellos no tienen memoria ni sobre sí mismos ni sobre otros, ni lo bueno o lo malo, de ahí que ellos sufran un dolor mayor del que ordinariamente sufrirían. Tan felices están de encontrarse dentro de la Voluntad Divina, y de que Él pueda hacer todo lo que le place, como le place que sufran este dolor sin pensar en sí mismas, ven solamente la obra de la bondad divina, que conduce al hombre a su misericordia, para no tener que recaer. No pueden ver que están penando por causa de sus pecados, esa visión no puede mantenerse en sus mentes, debido a que estarían en una imperfección activa, en donde ningún pecado actual puede haber.

   Solo una vez, al dejar el mundo, pueden ver la causa del Purgatorio, pero no la volverán a tener. Ellos ya no pueden tener voluntad ni deseos salvo la voluntad de la caridad. Estando en el fuego del Purgatorio ellos están dentro de la ordenanza divina, que es pura compasión y nadie puede apartarse de ello porque ha sido privado del poder del pecado, del mérito y del demérito.

TRATADO DEL PURGATORIO
Santa Catalina de Génova

*  *  *

domingo, 27 de mayo de 2012

PENTECOSTÉS: LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO SOBRE NUESTRA SEÑORA Y EL COLEGIO APOSTÓLICO




"Todo el que me ame, guardará mis mandamientos, y mi Padre le amará, y vendremos a él y haremos mansión dentro de él. El que no me ama, no guarda mis preceptos. Y la doctrina que habéis oído, no es mía, sino del Padre que me ha enviado. Estas cosas os he dicho estando con vosotros. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, que os enviará el Padre en mi nombre, Él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo cuanto Yo os he dicho."



CATECISMO DE SAN PÍO X
Doctrina sobre el Espíritu Santo

CAPÍTULO IX 
DEL OCTAVO ARTÍCULO  

132.- ¿Qué nos enseña el octavo artículo: CREO EN EL ESPÍRITU SANTO? - El octavo artículo del Credo nos enseña que hay Espíritu Santo, Tercera Persona de la Santísima Trinidad, que es Dios eterno, infinito, omnipotente, Criador y Señor de todas las cosas, como el Padre y el Hijo.

133.- ¿De quién procede el Espíritu Santo? - El Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, por vía de voluntad y de amor, como de un solo principio.

134.- Si el Hijo procede del Padre, y el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, parece que el Padre y el Hijo sean antes que el Espíritu Santo, ¿cómo, pues, se dice que todas tres Personas son eternas? - Se dice que todas tres Personas son eternas porque el Padre desde todas la eternidad engendra al Hijo, y del Padre y del Hijo procede desde toda la eternidad el Espíritu Santo.

135.- ¿Por qué la Tercera Persona de la Santísima Trinidad se llama particularmente con el nombre de
Espíritu Santo? - La tercera Persona de la Santísima Trinidad se llama particularmente con el nombre de Espíritu Santo porque procede del Padre y del Hijo por vía de aspiración y de amor.

136.- ¿Qué obra se atribuye especialmente al Espíritu Santo? - Al Espíritu Santo se atribuye especialmente la santificación de las almas.

137.- ¿No nos santifican el Padre y el Hijo lo mismo que el Espíritu Santo? - Sí, señor; todas tres personas nos santifican igualmente.

138.- Pues, ¿por qué la santificación de las almas se atribuye en particular al Espíritu Santo? - La santificación de las almas se atribuye en particular al Espíritu Santo porque es obra de amor, y las obras de amor se atribuyen al Espíritu Santo.

 139.- ¿Cuándo bajó el Espíritu Santo sobre los Apóstoles? - El Espíritu Santo bajó sobre los Apóstoles el día de Pentecostés; es decir, cincuenta días después de la Resurrección de Jesucristo y diez después de su Ascensión.  


140.- ¿Dónde estaban los Apóstoles los diez días antes de Pentecostés? - Los Apóstoles estaban reunidos en el Cenáculo en compañía de la Virgen María y de otros discípulos, y perseveraban en oración esperando al Espíritu Santo que Jesucristo les había prometido.  

141.- ¿Qué efectos produjo el Espíritu Santo en los Apóstoles? - El Espíritu Santo confirmó en la Fe a los Apóstoles, los llenó de luz, de fortaleza, de caridad y de la abundancia de todos sus dones.
 
142.- ¿Fue el Espíritu Santo enviado para sólo los Apóstoles? - El Espíritu Santo fue enviado para toda la Iglesia y para todas las almas fieles.

143.- ¿Que obra el Espíritu Santo en la Iglesia? - El Espíritu Santo, como el alma en el cuerpo, vivifica con su gracia y dones a la Iglesia, establece en ella el reinado de la verdad y del amor y la asiste para que lleve con seguridad a sus hijos por el camino del cielo.

* * * * * * * * * * * *

sábado, 26 de mayo de 2012

NUESTRA SEÑORA, SENO DE LOS SANTOS

   Además, siendo ahora, como siempre, Jesucristo fruto bendito del vientre de la Virgen, según el cielo y la tierra repiten mil y mil veces todos los días, es indudable que Jesucristo es, en particular, para todo aquel que vive unido con El por medio de la gracia, tan verdaderamente fruto y obra de María, como lo es para todo el mundo en general.



De modo que, según esa doctrina, todo fiel que viva en Jesucristo y para Jesucristo puede decirse a sí propio: Lo que yo poseo es efecto y fruto que yo no tendría sin María; y a Ella se le pueden aplicar con más verdad que a San Pablo estas palabras: Yo doy a luz todos los días hijos de Dios, para que Jesucristo mi Hijo se forme en ellos en la plenitud de su edad (Gal. 4,19).

Excediéndose a sí mismo San Agustín, afirma que para que todos los predestinados se asemejen a la imagen del Hijo de Dios, están en este mundo ocultos en el seno de la Santísima Virgen, en donde esta buena Madre los guarda, alimenta, conserva y desarrolla hasta tanto que los da a luz en la gloria, después de la muerte, que es propiamente el día de su nacimiento, como la Iglesia llama a la muerte de los justos. ¡Oh misterio de gracia ignorado de los réprobos y poco sabido de los predestinados!

   Dios Espíritu Santo quiere formarse en Ella y formar por Ella a los elegidos, y así, le dice: Arraiga en mis elegidos (Eccli. 24,13). Echad, querida mía y Esposa mía, las raíces de todas vuestras virtudes en mis elegidos, a fin de que crezcan de virtud en virtud y de gracia en gracia.

He tenido tanta complacencia en Vos, cuando vivíais en la tierra, practicando las más sublimes virtudes, que todavía deseo hallaros en la tierra sin que ceséis de estar en el cielo. Reproducíos para este efecto en mis elegidos; que yo vea en ellos con complacencia las raices de vuestra fe invencible, de vuestra humildad profunda, de vuestra mortificación universal, de vuestra oración sublime, de vuestra caridad ardiente, de vuestra esperanza firme y de todas vuestras virtudes. Sois eternamente mi Esposa tan fiel, tan pura y tan fecunda como siempre: que vuestra fe me dé fieles; que vuestra pureza me dé vírgenes; que vuestra fecundidad me dé escogidos y predestinados, templos de mi gloria y de mi gracia.

San Luis Mª. Grignión de Montfort
Tratado de la Verdadera Devoción





* * *

viernes, 25 de mayo de 2012

SANTA MARÍA MAGDALENA SOFÍA BARAT, FUNDADORA


   Hoy viernes, siguiendo la directriz de la Semana del Buen Cristiano, dedicamos esta jornada al Sacratísimo Corazón de Jesús; por eso, hoy les traigo esta pequeña reseña de una santa poco conocida, pero que amó al Divino Corazón por encima de todas las cosas. Su Obra aún perdura y ha dado muchas almas santas, como la de Sor Josefa Menéndez, a quien tanta devoción profeso y que tiene un lugar fijo en este blog ( margen izquierdo ).


   Les invito a leer esta brevísima biografía y que el ejemplo de Santa María Magdalena Sofía Barat, les anime a seguir amando y dando a conocer al Divino Corazón que nunca escatima nada por conseguir nuestro amor.


   Santa Magdalena Sofía nació en 1779 en Joigny, aldea de Borgoña. Era hija de los aldeanos Jacobo y Magdalena.


   Se formó con dureza y rigor bajo la tutela de su hermano, el abate Louis Barat, quien le hizo adquirir una cultura y un temple que parecían desproporcionados con su situación y su época.


   Su afición por lo español fue intensa. Su espíritu se nutrió en Santa Teresa, San Francisco Javier y San Ignacio. Así lo confirma el estilo de las reglas de la futura Congregación, defendido contra los intentos de cambio.


   La Revolución Francesa de 1789 lo trastornó todo. Luis sufre prisión. Es ordenado sacerdote y se traslada a París. Se lleva consigo a Sofía que ejerce aquí sus primeros ensayos de catequista de niños.


   Los Padres del Sagrado Corazón acababan de llegar a Francia. Estaban dirigidos por el P. Varin y acabarán en la Compañía de Jesús. Luis se les une y pone a Sofía en contacto con el P. Varin, que ayuda a Sofía a salir de su indecisión. De esta unión de fuerzas nace la Sociedad del Sagrado Corazón. Sofía no quería ser llamada fundadora, pero es ella la que pone los fundamentos y escribe y defiende las constituciones.


   En 1801 fundaba en Amiens las Damas del Sagrado Corazón de Jesús para la educación de las mujeres, tanto ricas como pobres. Fundó numerosas escuelas, empezando por Francia, pero extendiéndose por todo el mundo. Recalcando la importancia de la educación en las letras, creía también firmemente en equilibrar la educación del intelecto con la del cuerpo y el carácter moral.


   Durante veintitrés años fue superiora de esta Comunidad, fundando ciento once casas en toda Europa, y enfrentándose con todo tipo de disensiones internas, incomprensiones y persecuciones.


   Cuando Pío VII pasó por Lyon hacia París para coronar a Napoleón, se dignó recibir a la Fundadora y bendijo ampliamente a la nueva Sociedad.


   León XII aprueba las constituciones de la Madre en 1826. 


   Tenía bien templada su alma en la meditación de los misterios de la vida de Jesús. Vivía el lema ignaciano de "sentir con la Iglesia". El 25 de mayo de 1865 entregaba su alma a Dios, como había anunciado. 


* * * * *


LA OBRA DE SANTA MARÍA MAGDALENA SOFÍA BARAT: HISTORIA DE UNA TRAICIÓN
(Comprenderán el título después de ver las fotos...)




jueves, 24 de mayo de 2012

NUESTRA SEÑORA, AUXILIO DE LOS CRISTIANOS



   Los católicos de la Iglesia de la antiguedad en Grecia, Egipto, Antioquía, Éfeso, Alejandría y Atenas acostumbraban llamar a la Santísima Virgen con el nombre de Auxiliadora, que griego, se dice con la palabra "Boetéia", que significa "La que trae auxilios venidos del cielo". Ya San Juan Crisóstomo, arzobispo de Constantinopla nacido en 345, la llama "Auxilio potentísimo" de los seguidores de Cristo.


   Así, vemos a Proclo, el gran orador que decía: "La Madre de Dios es nuestra Auxiliadora porque nos trae auxilios de lo alto".(Año 476). También San Sabas de Cesarea llama a la Virgen: "Auxiliadora de los que sufren", y narra el hecho de un enfermo gravísimo que llevado junto a una imagen de Nuestra Señora, recuperó la salud y aquella imagen de la "Auxiliadora de los enfermos", se volvió sumamente popular entre la gente de su siglo.(Año 532).

   Y como éstos, muchísimos ejemplos que atestiguan el título de Nuestra Señora como "Auxilio Christianorum", Auxilio de los Cristianos.


San Juan Bosco, uno de los mayores apóstoles de Nuestra Señora

LA VIRGEN PROTEGE AL PAPA FRENTE A NAPOLEÓN

   En el siglo XIX, el emperador Napoleón Bonaparte, llevado por la ambición y el orgullo, osó encarcelar al Sumo Pontífice, el Papa Pío VII.

   Varios años llevaba en prisión el Vicario de Cristo y casi había perdido la esperanza de lograr la libertad. El Sumo Pontífice hizo entonces una promesa: "Oh Madre de Dios, si me libras de esta indigna prisión, te honraré decretándote una nueva fiesta en la Iglesia Católica".

   Y muy pronto vino lo inesperado. Napoleón, que se jactaba de que "Las excomuniones del Papa no son capaces de quitar el fusil de la mano de mis soldados", vio con desilusión que, en los friísimos campos de Rusia, a donde había ido a batallar, el frío helaba las manos de sus soldados, y el fusil se les iba cayendo... y él, que había ido deslumbrante, con su famoso ejército, volvió humillado con unos pocos y maltrechos hombres.

   Para mayor humillación del emperador, al volver derrrotado, se encontró con que sus adversarios le habían preparado un fuerte ejército, el cual lo atacó y destruyó, acabando así con el fastuoso personaje que intentó destruir la Fe Católica. Fue luego expulsado de Francia, traicionado por los que otrora fueran sus más fieles colaboradores, y el que antes se atrevió a aprisionar al Papa, se vio obligado a acabar exiliado.

   El Papa pudo entonces volver a su sede pontificia y el 24 de mayo de 1814 regresó triunfante a la ciudad de Roma. En memoria de este noble favor de la Virgen María y para cumplir su promesa, el Papa Pío VII decretó que en adelante cada 24 de mayo, se celebrara en Roma la fiesta de María Auxiliadora en acción de gracias a la madre de Dios.

SAN JUAN BOSCO HABLA DE MARÍA AUXILIADORA

   "....aquí en nuestra casa son innumerables las gracias obtenidas y que se van obteniendo por muchos jóvenes, que invocaron a María con el título de Auxilium Christianorum, y obtuvieron gracias espirituales.

   Uno logró perder una mala costumbre, otro adquirió una virtud difícil de practicar…

   Sí, para entrar en el Cielo, basta invocar el nombre de María, preciso es decir también que Ella es poderosa.


   Su nombre es representado como puerta del cielo, y todos los que quieren entra en él deben encomendarse a María.


   Recurramos nosotros a Ella, especialmente para que nos ayude en el momento de la muerte.


   La Iglesia, en efecto, dice en otro lugar que María, por sí sola, es terrible como un ejército ordenado para la batalla, que lucha contra los enemigos de nuestra alma.


   Aunque, en el sentido literal de la Sagrada Escritura, estas palabras se refieren a los enemigos de la Iglesia, sin embargo el espíritu de la Iglesia misma las refiere también a nuestros enemigos particulares en las cosas del alma."




* * * * *

martes, 22 de mayo de 2012

NUESTROS PASTORES ( V ) CARDENAL MARCELO SPÍNOLA





   Se distinguió por su celo infatigable por la salvación de las almas, el espíritu de oración, la intensa mortificación, su paternal ternura para con los que sufrían y los marginados. De carácter sencillo, humilde, alegre, fue un verdadero franciscano, perfecto imitador de Cristo buen Pastor. De él puede decirse con el profeta: “El espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido, me ha enviado a anunciar a los pobres la buena noticia, y a sanar los corazones afligidos”(Lc 4,18).


HIJO DE MARQUÉS Y TERCIARIO FRANCISCANO



   Marcelo Rafael José María de los Dolores Hilario Spínola y Maestre, nació de noble familia en San Fernando, Cádiz, el 14 de Enero de 1835. Pasó la infancia siguiendo los traslados de su padre, el Marqués de Spínola: Motril, Valencia, Huelva, Sanlúcar de Barrameda y Sevilla. Se doctoró en jurisprudencia en 1856, año en que la familia se trasladó a Huelva. 


   Aquí el joven abrió su oficina legal haciéndose notar por sus servicios gratuitos en el campo legal a los pobres. Dejada la profesión, como ya lo había hecho el abogado napolitano San Alfonso María de Ligorio en 1723, entró al seminario de Sevilla y recibió la ordenación sacerdotal en 1864.


A parte de los distintivos de su dignidad eclesiástica, 
se aprecia la corona de marqués..."nobleza obliga".


   Como capellán en Sanlúcar de Barrameda y luego como párroco de San Lorenzo en Sevilla, demostró un gran celo pastoral y dedicó su mejor tiempo sobre todo al ministerio de la reconciliación. 


   Nombrado en 1879 canónigo de la catedral de Sevilla, el 6 de febrero de 1881 fue elegido obispo auxiliar de la misma arquidiócesis. Promovido obispo de Coria-Cáceres en 1884, desarrolló allí un intenso apostolado entre los últimos. Entre otras visitó la zona más deprimida de España, Las Hurdes, situada en su diócesis y con Celia Méndez  y Delgado fundó la Congregación de las Esclavas del Divino Corazón.


NO HAY DINERO PARA FIESTAS


   Trasladado a la diócesis de Málaga en 1886,  le indican a su llegada que según el protocolo, debía corresponder con una invitación en Palacio a la gente que le había obsequiado y recibido a su llegada a la Diócesis. Enterado de lo que costaría la fiesta respondió: " ¡Ni pensarlo! Lo siento mucho pero cantidad semejante no puedo gastarla en fiestas, pertenece  a los pobres”. diez años más tarde pasó a ser Arzobispo de Sevilla. 


   Su inquietud le llevó a visitar todos los pueblos de la diócesis en acción pastoral en unos tiempos con malas comunicaciones y a lomos de un mulo. Además, también acudía a la cárcel y los hospitales a consolar a los que estaban allí.




EL OBISPO MENDIGO


   Cuando fue trasladado como Arzobispo a Sevilla, pidió limosna de puerta en puerta, para los que sufrían el hambre, hasta el extremo, a causa de una sequía sin precedentes. Cuando quisieron condecorarlo, no lo aceptó y contestó sencillamente: ”No he hecho más que cumplir con mi deber de Obispo”.


   En el Consistorio de 11 de diciembre de 1905, San Pío X lo creó Cardenal. El 31 de diciembre de 1905, el rey de España, Alfonso XIII, le impuso la birreta cardenalicia. 


   Su frágil cuerpo se resiente de tanta actividad, y así, al regreso de la bendición del Santuario de la Virgen de Regla, en Chipiona, muere, el 19 de Enero de 1906, a los 71 años, dejando a los sevillanos con la sensación de que ha fallecido un hombre santo. 


*   *   *  *  *



lunes, 21 de mayo de 2012

AMIGOS DE LAS ALMAS DEL PURGATORIO






   He de confesarte, querido lector, que en no pocas ocasiones he pensado -con cierto temor- en esta circunstancia: que tras mi muerte, la Misericordia de Dios me lleve al Purgatorio y que una vez allí, nadie rece por el alivio y la liberación de mi alma. Por eso, he ideado una estrategia personal consistente en dos puntos:


      1º) En esta vida, hacer -como ya he hecho- el llamado Voto de Ánimas, consistente en ofrecer todas mis obras buenas, penas, trabajos y sufrimientos por el reposo y alivio de las Almas del Purgatorio.


   El Voto de Ánimas, también abarca todas las oraciones -Santo Rosario, jaculatorias, novenas- así como el Santo Sacrificio de la Misa, con objeto de ganar el mayor número de indulgencias, que no me serán aplicadas a mi, sino a las Benditas Ánimas.


   Gracias a este Voto de Ánimas, conseguiré, si no liberar, al menos aliviar a algunas de esas Hermanas nuestras, que a bien seguro, rogarán ante Dios por mí cuando alcancen el Paraíso.


      2º) Asegurarme que mis familiares y amigos ofrezcan por el descanso de mi alma, una Misa de Réquiem y además, las llamadas Treinta Misas Gregorianas.


   Pero, ¿qué son las Misas Gregorianas?, ¿con qué fin se celebran?, ¿cuál es su origen?.

   El término de Misas Gregorianas, viene del Papa San Gregorio (siglo VI), que en uno de sus muchos escritos, nos narra la historia de un monje condenado a las penas del Purgatorio por no haber guardado fidelidad a las reglas de la Orden Benedictina.


   El monje, de nombre Justo, violando el voto de pobreza, había escondido tres monedas de oro; seguramente por si alguna vez decidía salir del monasterio, asegurarse que no se iría con las manos vacías y con algo de sustento para empezar una nueva vida.


   Próximo a la muerte, el monje Justo se quiso enmendar y confesó su culpa; no obstante, el Prior del monasterio, por el bien del alma de aquél monje y del resto de la comunidad, mandó que ninguno de los otros monjes atendiesen al moribundo, y que inclusive, tras su muerte, fuese enterrado sin honores. Medida dura, pero ejemplarizante.


   Transcurrido un tiempo de la muerte del monje, el Prior mandó celebrar Misas por Justo, ya que intuía que tenía que estar purgando por su infidelidad al voto de pobreza. He aquí que se empezaron a celebrar Misas ininterrumpidas por el alma del difunto monje Justo, que se apareció a otro hermano del monasterio, a quien confesó que había sido librado de las penas del Purgatorio después de que se celebrasen treinta Misas por el descanso de su alma.

*    *    *

   Después de leer esto, ¿no tendrás la caridad de hacer celebrar las Treinta Misas Gregorianas por el alma de tus seres queridos?, ¿qué mejor forma de demostrarles lo mucho que los amastes aquí en este mundo, que aliviándolos mediante estas Misas?. 


   Llorarles sirve de bien poco, rezar por ellos, ofrecer Rosarios y sobre todo, Santas Misas, es la mayor prueba de amor y caridad que podemos tener con nuestros difuntos.


   Si lees esto y un servidor ya ha partido de este mundo, te ruego reces al menos un Padrenuestro por mi alma; Dios Bueno y la Santa Virgen no dejan de premiar a quienes ayudan a sus Hermanas las Almas del Purgatorio.


* * * * * * *


NOTA IMPORTANTE: Sería un buen apostolado y una obra de caridad para con las Benditas Ánimas del Purgatorio, que dieses a conocer este sencillo artículo, ya sea imprimiéndolo o dándolo a conocer a tus amigos a través de las redes sociales. Las Almas purgantes que se beneficien gracias a tu interés por Ellas sabrán recompensártelo.


                                                                   

domingo, 20 de mayo de 2012

ROMA Y LA FSSPX, Padre Ernesto Cardozo.





CONSIDERANDO

   Que Mons. Lefebvre se opuso a Dom Gérard cuando se tenía la intención de hacer un acuerdo con las autoridades modernistas de Roma, acuerdo del cual Dom Gérard decía que Roma concedía todo y no pedía nada;

   Que el mismo Mons. Lefebvre, después de las consagraciones [episcopales] dice que, a partir de aquel momento, él sólo firmaría un acuerdo con Roma si las autoridades romanas subscribiesen diversos documentos de la Iglesia que condenan los errores actuales;

   Que aún Mons. Lefebvre se arrepintió de haber firmado un protocolo de preacuerdo con el Vaticano con vistas a obtener un permiso para consagrar obispos, pues llegó a la conclusión de que las intenciones de las autoridades romanas no eran buenas;

   Que nuevamente Mons. Lefebvre dice a Benito XVI, entonces aún Cardenal, que ellos no se podían entender y que nosotros, los tradicionalistas, buscamos cristianizar el mundo y él – el Cardenal– y los demás progresistas procuran descristianizar el mundo;

   Que la Fraternidad de San Pedro, que tenía la facultad concedida por Roma de rezar exclusivamente la Misa tradicional, fue obligada posteriormente a aceptar que sus miembros pudiesen rezar también la Nueva Misa;

   Que Mons. Lefebvre dice no convenir ponernos bajo la autoridad de alguien que no profesa la Fe en su integridad;
   Que en tiempo de guerra, preocuparse en seguir las leyes positivas puede llegar a ser una imprudencia, lo que puede equivaler en ciertos casos al suicidio; (*1)

   Que la experiencia muestra que poquísimos son los que vuelven sobre sus pasos cuando las autoridades romanas no cumplen con sus promesas (como fue el caso de la Fraternidad de San Pedro);

   Que el estado de "reconciliación" con Roma causa un efecto de no considerar más a las autoridades romanas (progresistas) como enemigas a quienes se debe de combatir;

   Que Mons. Lefebvre dice que los progresistas son comparables a una enfermedad contagiosa, de los cuales –por tanto– debemos apartarnos para evitar el contagio;

   Que en todas las partes del orbe, los fieles están en "estado de necesidad", lo cual les da derecho a un sacerdote de íntegra doctrina católica así como a tener los Sacramentos y la Misa tradicionales. Y que los sacerdotes tienen el deber de caridad de ir a atender a esos fieles, aun sin permiso del obispo del lugar.

JUZGAMOS

   Que si Mons. Lefebvre estuviese vivo, él se negaría a hacer cualquier acuerdo con las autoridades romanas, por más que ellas nos ofreciesen y que en verdad no nos pidiesen nada a cambio, si esas mismas autoridades no condenasen los errores modernos que se insinúan en el seno de la Iglesia, condenados por los Papas anteriores;

   Que aún hoy, Mons. Lefebvre no conseguiría entenderse con Benito XVI, puesto que este todavía tiene los mismos pensamientos que tenía cuando era cardenal;


   Que no podemos confiar en las promesas hechas por hombres que violan las garantías de la Tradición, esas garantías que ellos mismos dieran anteriormente;

   Que así como Mons. Lefebvre juzgó, no debemos colocarnos bajo la obediencia de alguien que no profesa la Fe en su integridad;

   Que en la terrible guerra en que nos encontramos (entre la Santa Iglesia y el modernismo; entre la verdad y el error; entre la luz y las tinieblas) buscar la regularización de nuestra situación es una imprudencia y un suicidio: es entregarnos al enemigo;

   Que sería de cierto modo tentar a Dios colocarnos en una situación que probablemente: a) nos conduciría a ceder en puntos importantes cuando las autoridades romanas progresistas exigieran eso de nosotros; b) nos hará dejar de tratar con ciertas autoridades como enemigos a ser combatidos; c) hará que nos dejemos "contaminar" con los progresistas;

   Que sería un error restringirnos nuestro campo de acción a los lugares que nos designasen las autoridades romanas o que permitiesen los obispos diocesanos y no irnos a atender a los fieles que nos llaman, por el hecho de no tener ahí permiso oficial de ejercer el ministerio sacerdotal, pues eso sería desconsiderar el "estado de necesidad" general y grave.


SIN EMBARGO

   Podrían objetarnos que Mons. Lefebvre conocía muy bien todo lo que hemos dicho y que, a pesar de ello, en diversas ocasiones él manifestó el deseo de que la situación de la Fraternidad fuese regularizada ante las autoridades romanas.

RESPONDEMOS

   Que aún que eso sea verdad, sin embargo, desde mayo de 1988, Mons. Lefebvre no manifestó más ese deseo y, por el contrario, a partir de esa época tomó la nueva posición de que cualquier entendimiento con las autoridades romanas debería ser precedido por una profesión de Fe por parte de Roma sobre los grandes documentos antiliberales del Magisterio, como por ejemplo Pascendi, Quanta Cura, etc. Y él conservó esta nueva postura hasta su muerte.El motivo que lo llevó a este cambio fue el hecho de haber pasado a ver claramente que la Roma neomodernista no tenía la menor intención de proteger o de aprobar la Tradición Católica.

CONCLUSIÓN

   ¿Unión jurídica con Roma? Sí, pero en la integridad de la Fe Católica, sin la cual nadie puede salvarse y en la libertad para cumplir nuestros deberes para con Dios y con el prójimo.

Nota
(*1) Por ejemplo, los coches de bomberos y las ambulancias entran en sentido contrario para desempeñar mejor su función de salvar vidas. 




*  *  *  *  *

sábado, 19 de mayo de 2012

NUESTRA SEÑORA, ESPOSA DEL ESPÍRITU SANTO

   Cuando María ha echado sus raíces en un alma, produce en ella maravillas de gracia que sólo Ella puede producir, porque sólo Ella es la Virgen fecunda que nunca ha tenido ni jamás tendrá igual en pureza y en fecundidad.

María ha producido, por el Espíritu Santo, la mayor obra que se haya producido o que pueda producirse jamás, que es un Dios Hombre, y consiguientemente Ella producirá las mayores cosas que haya en los últimos tiempos. La formación y la educación de los grandes Santos que habrá hacia el fin del mundo, le está reservada; porque sólo esta excelente y milagrosa Virgen puede producir, en unión del Espíritu Santo, cosas grandes, extraordinarias, en la Iglesia de Jesucristo.




   Cuando el Espíritu Santo su Esposo la ha encontrado en un alma, vuela allí, entra en ella de lleno, se comunica abundantemente con esa alma, y una de las grandes razones por las cuales el Espíritu Santo no hace ahora maravillas asombrosas en las almas, es porque no encuentra en ellas una unión bastante grande con su fiel e indisoluble Esposa María. Digo indisoluble Esposa, porque después de este Amor substancial del Padre y del Hijo se ha desposado con María para producir a Jesucristo, cabeza de los elegidos, y para producir a Jesucristo en los elegidos, no la ha repudiado jamás, porque María siempre ha sido fecunda y fidelísima Esposa.

   De lo que acabo de decir debe colegirse evidentemente: 1.º Que Maria ha recibido de Dios un gran dominio sobre las almas de los elegidos; pues sin ese dominio no puede hacer su residencia en ellos, como Dios Padre se lo ha ordenado; no puede formarlos en Jesucristo y formar a Jesucristo en ellos; echar en el corazón de los Santos las raíces de sus virtudes y ser la compañera inseparable del Espíritu Santo por sus obras de gracia; digo que Ella no podría realizar todas esas cosas a menos que no tenga derecho y dominio en las almas por una gracia singular del Altísimo, quien habiéndole dado poder sobre su Hijo único y natural, le ha dado también poder sobre sus hijos adoptivos, no sólo en cuanto al cuerpo, lo que sería poca cosa, sino también en cuanto al alma.

San Luis Mª Grignión de Montfort
Tratado de la Verdadera Devoción

* * *

viernes, 18 de mayo de 2012

LUISA PICCARRETA, PEQUEÑA HIJA DE LA DIVINA VOLUNTAD

 Quiero empezar a compartirles extractos del libro "LAS HORAS DE LA PASIÓN", de la Sierva de Dios Luisa Piccarreta, a quien el Señor comunicó los secretos de Su Pasión y que ella, por obediencia, recogió y plasmó por escrito.


   Son un verdadero tesoro de Fe y de Piedad, que siempre que releo me conmueven y  animan a amar de verdad los Dolores de Cristo y de Nuestra Señora la Purísima Virgen.


   Ojalá que también ustedes, al leer los pobres extractos que quiero regalarles, sientan cuán necesario es entregarse a Dios en medio de los problemas y sufrimientos diarios; ruego a Dios para que comprendan cuánto bien podemos hacer a otras almas y a nosotros mismos, si nos configuramos con Jesús en aquellas horas de agonía que padeció por conseguir nuestro amor.


   De momento, quiere exponerles una breve biografía de esta alma privilegiada; que les sirva para enfervorizarse y entender que el Buen Jesús, sigue buscando Almas Víctimas que quieran inmolarse con Él por la salvación de las almas y Triunfo de la Santa Iglesia Católica.


LUISA PICCARRETA

   Nació el  23 de Abril de 1865, en Corato, provincia de Bari, al sur de Italia, siendo la cuarta de cinco hijos. En esa misma ciudad vivió siempre y allí murió en olor de santidad el 4 de Marzo de 1947.


   Ochenta y dos años de vida, sesenta y cuatro de los cuales los pasó en la cama, que adornada por sendas cortinas, hacían de ella una minúscula celda de apenas dos metros cuadrados, espacio suficiente para ella y su Amado: Jesús, que casi a diario la visitaba y le enseñaba para que ella modelara todo su interior a semejanza de Él. Y no sólo para Él, sino que también había lugar para la Santísima Virgen, la  que con la misma finalidad de hacer a Luisa perfecta copia del interior de Jesús y de Ella misma.


   Luisa estuvo siempre bajo la obediencia de los confesores que le designaba el propio Obispo.


   Nuestro Señor intervino para poner a Luisa definitivamente y sin dudas, en su estado de alma víctima de reparación, para lo cual se sirvió de la epidemia de cólera que en 1886 cosechó miles de  muertes en la región de Corato. Jesús le pidió que aceptara un estado de sufrimientos para poner fin a aquél flagelo, y habiendo aceptado Luisa, después de tres días de sufrimiento, desapareció el cólera que había persistido desde hacía varios meses.


   Con apenas 21 años, su nuevo confesor, Don Michele de Benedictis, para conocer y probar su espíritu, le impuso sufrir, pero sólo si lo solicitaba por obediencia. Sin embargo, un año más tarde, Nuestro Señor le pidió ofrecerse a sufrir, pero no ya por intervalos como en el pasado, sino de modo continuo, para reparar la Justicia Divina, y evitar así los castigos que estaban próximos por el pecado de una humanidad cada vez más alejada de Dios.


   Entonces Luisa, pidió permiso a su confesor para llevar a cabo esta obra de Alma Víctima, sin imaginar que aquél sufrimiento expiatorio le acompañaría hasta el último día de su vida... así, quedó postrada en cama desde el Otoño de 1887, con apenas 22 años.


   Se inició entonces una cadena de gracias singulares, donde Jesús se hacía ver muy frecuentemente; la preparó para los "Desposorios Místicos" y a conformarse con alegría a la Voluntad de Dios.


   Jesús la continuó preparando para otra clase de ofrecimiento: los "Desposorios de la Cruz". Así, una mañana, mostrándose a Luisa como Crucificado, le comunicó los dolorosísimos estigmas de Su Pasión; Nuestro Señor, consintiendo en los deseos de su amada Luisa, permitió que sólo sintiese el dolor de los Benditos Estigmas, pero que jamás hubiese señal externa de los mismos.


   Muerto el Padre Michele, le fue asignado como nuevo confesor Don Gennaro, en 1899; la tomó a su cuidado y le mandó escribir, en virtud de obediencia, todas sus experiencias místicas entre Jesús y ella, desde el inicio.


   Jesús continuó enseñándola y preparándola a su excelsa misión, a la máxima gracia y aun estado superior:  vivir en  y de la Divina Voluntad. En 1900, Nuestro Señor le habla por primera vez de esto y la constituye como Pequeña Hija de la Divina Voluntad. Luisa, desde el silencio y su celda-cama, inicia con Jesús la nueva Era de Gracia, el Verdadero Reino de la Voluntad de Dios en la tierra, el cumplimiento del Pater Noster: Fíat Voluntas Tua sicut in Coelo et in terra, Hágase Tu Voluntad así en los Cielos como en la tierra.


   A partir de entonces, Luisa escribió nada menos que 36 volúmenes acerca de esta doctrina del vivir en la Divina Voluntad, aparte de otros escritos.


   A pesar de tener su confesor principal, Luisa tuvo como confesor extraordinario a San Aníbal María de Francia, con el que mantuvo contacto durante diecisiete años. Más abajo reseñaré algunas expresiones de este santo sacerdote sobre Luisa Piccarreta. (1)


   El 4 de Marzo de 1947, a las seis de la mañana, murió después de una breve pero intensa pulmonía. Después de cuatro días de veneración pública de sus restos, tuvo su primera apoteosis: sus triunfales funerales, en los que participaron innumerables personajes de la Iglesia local de Trani, diócesis a la que pertenece Corato, así como de otras muchas partes de Italia.


*  *  *  *  *

(1) San Aníbal María de Francia habla sobre la Sierva de Dios Luisa Piccarreta



-"Ella quiere vivir solitaria, oculta y desconocida. Por ninguna razón habría puesto por escrito las íntimas y prolongadas comunicaciones con Jesús adorable, desde su más tierna edad hasta hoy, y que continúan quién sabe hasta cuando, si Nuestro mismo no la hubiera obligado, ya sea directamente por Él o por medio de la santa obediencia..."

-"Esta Alma Solitaria es una virgen purísima, toda de Dios, objeto de singular predilección del Divino Redentor, Jesús Nuestro Señor, que de siglo en siglo acrecienta siempre más las maravillas de Su Amor (...) parece que de esta virgen, desprovista de toda instrucción, ha querido formar un instrumento apto para un misión sublime..."

-"A los sufrimientos del alma, se agregan también los del cuerpo, todos originados por el estado místico: sin que ninguna señal aparezca en las manos, en los pies, en el costado o en la frente, ella recibe de Nuestro Señor mismo una frecuente crucifixión... Y si Nuestro Señor no lo hiciera así, sería para esta alma un sufrimiento espiritual inmensamente más grande... Y esta es otra señal de verdadero espíritu.."

*  *  *

jueves, 17 de mayo de 2012

LA ASCENSIÓN DE NUESTRO SEÑOR

"Varones de Galilea, ¿por qué os asombráis mirando al cielo?; 
del mismo modo que lo habéis visto subir al cielo, así vendrá"
(Act, 1, 11)


En el Monte de los Olivos, donde había iniciado Su Pasión, Nuestro Señor, en presencia de Su Santísima Madre y los Apóstoles, después de haberles dado Su Bendición, se elevó a los cielos donde entró para posicionarse de Su Gloria, sentado a la diestra del Padre.

La Ascensión de Cristo es también la nuestra, porque así como entró en el Cielo, seguido del ejército de Patriarcas y Profetas y todos los Santos y Justos del Antiguo Testamento, siendo Él nuestra cabeza  y nosotros miembros de Su Cuerpo Místico, hemos de estar seguros de que, correspondiendo a Sus Auxilios, nos admitirá en Su compañía en el Paraíso.

Nota característica de esta fiesta, una de las más antiguas de la liturgia, es la ceremonia de apagar el Cirio Pascual al terminar el Evangelio, significando visiblemente que Jesucristo, cuya mística representación ostentaba dicho Cirio, se ha ausentado ya de nosotros.

*  *  *



miércoles, 16 de mayo de 2012

SAN JOSÉ, OBEDIENTÍSIMO


Miércoles: dedicado a SAN JOSÉ; pedirle que nos mantenga castos, según nuestro estado y que nos otorgue la gracia de morir como él, en medio de Jesús y de María. Recordar a lo largo de este día, la vida de trabajo y contemplación de San José, su pobreza, humildad y valentía de proteger y defender a Jesús y a María.




   San  José es  un  santo que a pesar  del privilegio que tuvo de vivir con Jesús y María, no por eso se vio exento de pasar también por la dura prueba. Al desposarse con María Santísima le viene una dolorosa situación que puso a prueba todas sus virtudes y su entereza.

   Encuentra a su esposa encinta sin saber como ha podido  suceder  eso,   ya que él  no ha intervenido para nada. De lo que nos narra los evangelios se desprende que él no pregunta nada, sino que ve lo que ha ocurrido, calla y bebe el cáliz de la amargura en silencio.

   Es ta  forma de  ser  es  característica de temperamentos bien blindados, bien equilibrados. Cualquier otra persona hubiera estallado en reproches, en celos, aparentemente su honor estaba ultrajado, pero él, hombre silencioso y prudente, sufre en silencio y a solas, sin buscar consuelo ajeno.

   No entiende lo que pasa, pero no se altera. Su prudencia  le hace tomar  una  sabia determinación ,repudiar  a   su   esposa   en silencio, hasta que por revelación de un ángel en sueños, la recibe sin temor alguno porque le ha sido revelado que lo engendrado en Ella, es obra del Espíritu Santo

   Si grande fue la prudencia de este insigne santo , no menos fue su obediencia ,  una obediencia a ciegas que nos sirve a todos nosotros de ejemplo e imitación. San José apenas recibía una orden de Dios,la pone en ejecución, sin pararse a razonar, sin comentarios, con gran diligencia.

   Todas las órdenes de Dios las recibía en sueños y su espíritu noble y recto, apenas valoraba que lo que había recibido era de Dios, lo ponía en práctica con obediencia a ciegas y con rapidez. Porque las órdenes de Dios  no se deben hacer esperar, deben cumplirse inmediatamente y en esto San José nos da una lección única, no espera ni un instante , recibe en sueños  la orden  de levantarse, tomar al Niño  y a su Madre para huir a Egipto, y no espera un solo instante, cumple esa orden con una obediencia heroica.



lunes, 14 de mayo de 2012

CARTA ABIERTA DEL PADRE ERNESTO CARDOZO



Por expreso deseo de mi querido Padre Cardozo, 
publico su carta abierta, la cual suscribo punto por punto, 
por ser fiel reflejo de la voluntad de 
Monseñor Lefebvre.
A los que tengan ganas de increparle, aquí no habrá lugar.



   Con la lectura de la carta de los tres Obispos de la Fraternidad a la Casa General y la respuesta de ésta por parte de Mons. Fellay y sus seguidores, (que tienen más o menos los mismos errores que los manifestados en sus días por Dom Gérard, P. Rifan, P. Muñoz), no me queda más que manifestar:


   1º Nuestra total adhesión a la Fraternidad San Pio X y a su Fundador y por ende mi absoluto apoyo a los tres Obispos que permanecen fieles a la obra de Mons. Lefebvre en quienes pongo mi obediencia.


   2º Mi desconocimiento de la autoridad de Mons. Fellay dada su pertinacia y alejamiento de los principios del Fundador y de todos quienes compartan su posición de entrega a Roma, tengan el cargo que tengan y por ende mi repulsa a la postura de este Monseñor fundada en base a sus pareceres y políticas totalmente alejadas del sí-si, no-no del Evangelio y de los fundamentos dados por Mons. Lefebvre. (*)


   3º Nuestro absoluto rechazo también, a cualquier acuerdo con la Roma modernista, a que este obispo, MF, nos está arrastrando desvergonzadamente en una operación suicidio, haciendo caso omiso de los consejos:


a: del Fundador
b: de sus tres hermanos en el Episcopado
c: de distintos sacerdotes que a lo largo de estos últimos años, le objetaron con las debidas razones los pasos dados hacia la comunión con una iglesia que ella misma se define como “post-conciliar” y no católica, que es enemiga de Ntro. Señor y de su reino universal (1) y que terminaron expulsados o renunciando para no acabar en la lamentable situación a la que hoy llegamos.


   4º Por esto hago mi llamamiento a tomar las riendas de la Fraternidad para evitar su desmantelamiento y dispersión a los tres Obispos fieles y que tienen la autoridad legada por el Fundador para ello.


   5º Convoco a los miembros y fieles que aún guardan un mínimo de lealtad, fidelidad y obediencia al Fundador, a apoyar clara y efectivamente a nuestros tres Obispos leales, quitando todo apoyo a los obsecuentes seguidores de quienes han permitido con su anuencia, colaboración y silencio al actual estado de cosas llevando a la Fraternidad a esta división irremediable.


   En razón de nuestro carácter de confirmados, esto es, soldados de Xto. Rey, por el juramento anti-modernista que hiciéramos previa a nuestra ordenación, para no terminar en el perjurio y la apostasía, insto a todos a tomar claramente la postura de la Tradición, apoyar con todos nuestros esfuerzos la defensa de la Fraternidad, barca segura en la que tantos objetivos alcanzamos y sobrevivimos a la apostasía de estos tiempos, mientras esperamos una real y completa conversión del Papa y de Roma a la Roma Eterna.


   Confiados en la consagración hecha otrora de nuestra familia religiosa al Corazón Inmaculado de María, combatir con Ella y para Ella hasta el fin, Amén.

PADRE ERNESTO CARDOZO




* * *