domingo, 31 de marzo de 2013

FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN




"Es necesario quitar la piedra sepulcral con la cual han querido encerrar en el sepulcro a la verdad y al bien; es preciso conseguir que Jesús resucite; con una verdadera resurrección que no admita ya ningún dominio de la muerte “surrexit Dominus vere” (Lc. 24, 34), “mors illi ultra non dominabitur” (Rom. 6, 9).

Jesús debe destruir en los individuos la noche de la culpa mortal
 por el alba de la gracia recobrada.

En las familias, a la noche de la indiferencia y de la frialdad
 debe suceder el sol del amor.

En los campos de trabajo, en las ciudades, en las naciones, en las tierras de la incomprensión y del odio, la noche debe iluminarse como el día,
 “nox sicut dies illuminabitur”; y cesará la lucha, brillará la paz.

¡Ven Señor Jesús!


La humanidad no tiene fuerza para quitar la piedra que ella misma ha fabricado, intentando impedir tu vuelta. Envía tu ángel, oh Señor, y haz que nuestra noche se ilumine como el día.

¡Cuántos corazones, oh Señor, te esperan! ¡Cuántas almas se consumen por apresurar el día en que Tú sólo vivirás y reinarás en los corazones!
 ¡Ven, oh Señor Jesús!

¡Hay tantos indicios de que tu vuelta no está lejana!


¡Oh María, que lo viste resucitado; María a quien el primer aparecer de Jesús quitó la angustia inenarrable causada por la noche de la pasión; María, te ofrecemos las primicias de este día!
 Para ti, Esposa del Divino Espíritu, Nuestro corazón y Nuestra esperanza.
 ¡Así sea!"


Papa Pío XII 
Pascua de Resureción, 
21 de Abril de 1957


 **      **      *    *  *      * *  *      **

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.