jueves, 9 de mayo de 2013

VIDA DE PIEDAD DEL BUEN CATÓLICO ( III ) EL SANTO ÁNGEL CUSTODIO



      La auténtica piedad católica, nos obliga a invocar al Santo Ángel Custodio, que además será una manera muy práctica de entender el Amor que Dios nos tiene, que nos consuela con la compañía y guarda de un espíritu beatífico, desde que nacemos hasta llegar al Cielo; nos acompaña a recibir el perdón de nuestros pecados en el confesonario, donde nos inspira y ayuda para recordar y decir todas nuestras faltas.

      Tampoco falta su compañía en el momento sublime de recibir a Nuestro Señor en la Sagrada Comunión, donde nos inspira los más vivos sentimientos de amor y piedad hacia Aquél que se nos da en Cuerpo y Alma. 

      En el Purgatorio si la Misericordia de Dios consiente en que allí padezcamos por los pecados no satisfechos, gozaremos del consuelo de nuestro Ángel, que limpiará nuestras lágrimas y nos confortará hasta que lleguemos al Paraíso.

      Es costumbre muy piadosa, poner nombre propio a nuestro Custodio; a fin de cuentas, es nuestro compañero inseparable en esta tierra, el que nos seguirá muy cerca, estemos en gracia de Dios o en pecado, contentos o tristes, animados o abatidos...sobre todo, en los momentos dolorosos, ¿quién no necesita del apoyo de un buen amigo? Si le llamas por su nombre, ten la seguridad que él no te dejará solo.

      Invócalo y pídele ayuda cuando temas llegar tarde al trabajo, cuando sientas desconfianza de alguien, ruégale que te ayude a andar seguro por la ciudad, para que vele por tus asuntos no sólo espirituales, sino también que te eche una mano en los problemas cotidianos.

      El Santo Ángel de la Guarda, es nuestro mejor amigo y cómplice para enmendarnos y llevar una vida santa; ruega para que te ayude a dominar ese vicio, ese pecado que tanto te cuesta esquivar o que refrene tu lengua cuando vayas a hablar mal de nadie.


      Cuando quieras ayudar a alguna persona amiga que anda lejos de Dios, te podrá sorprender la ayuda que te puede prestar el Ángel Custodio: tan sólo reza al Ángel de esa alma, para que sea el propio Guardián el que le lleve por buen camino o al menos predisponga su corazón para las cosas de Dios.

      Otro medio muy eficaz para cuando intentemos socorrer o consolar espiritualmente a un amigo que no tenemos cerca, es enviarle a nuestro Ángel Custodio, para que cuide y vele por esa persona como si fuésemos nosotros mismos quien lo hacemos.

Sé un buen Apóstol y da a conocer la Devoción de los Santos Ángeles: 
comparte este post en Facebook, Twitter y otras redes sociales, 
o bien copia el enlace y envialo por correo a tus amistades;
 ten por seguro que Dios lo ve todo 
y Él sabrá recompensar tu celo por las almas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.