viernes, 19 de julio de 2013

OFRECIMIENTO DE LA PRECIOSÍSIMA SANGRE, LOS 7 GLORIAS DE SAN BENITO JOSÉ LABRE


   Caros amigos y lectores: este Mes de Julio, la Santa Madre Iglesia lo dedica de forma especial a honrar la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor, pero aquellos que amamos a Nuestra Señora del Carmen, compartimos esta dedicación junto con la de la Madre de todos los Carmelitas.

   Hoy, por ser viernes, que en la SEMANA DEL BUEN CRISTIANO, lo dedicamos a honrar al Sacratísimo Corazón de Jesús y a meditar mejor sobre la Pasión de Nuestro Redentor, es el día perfecto para encomendarnos una vez más a la Preciosísima Sangre de Cristo, devoción proscrita tras el famoso "Concilio" del que surgió una nueva religión.

   Les invito a rezar con piedad sincera estas bellas oraciones, recitadas tantas veces por el gran San Benito José Labre, ejemplo de amor a Dios y de confianza en la Divina Providencia. Tengan la caridad de acordarse de este pobre hermano suyo que les suplica la limosna de sus oraciones.


*** * ***  * *** * *** *  *** * ***

 Oh Padre Celestial, en unión de toda la Corte Celestial, y con los Corazones Santísimos
 de Jesús y María, deseo haberos ofrecido y ofreceros desde toda la eternidad,
 la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo
sus méritos infinitos,  y los de la Santa Iglesia, en satisfacción de nuestros pecados
 y los del mundo entero, por el rescate de todas las Almas del Purgatorio, 
y en acción de gracias, porque así como nos has concedido a todos los hombres presentes
 y venideros, todos los dones, gracias y misericordias que son de tu mayor gloria
 y de mayor santificación de todas las almas en las presentes tribulaciones, 
no obstante que teníamos merecidos vuestros divinos castigos,
 así también has formado de todo el mundo, 
un sólo Rebaño y un sólo Pastor, 
para que, viviendo todos en la fe, en la esperanza y en la caridad 
de Nuestro Señor Jesucristo en la tierra, 
nos juntemos todos en el Cielo para cantar eternamente 
 tus Divinas Misericordias. Amén.


 Padrenuestro, Ave María y Gloria



SÚPLICA DE LOS SIETE GLORIAS A LA
PRECIOSÍSIMA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR
Que recitaba con frecuencia San Benito José Labre

   Padre Eterno, por la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, misericordia: señáladnos con la Sangre del Cordero Inmaculado Cristo Jesús, como señalasteis al pueblo de Israel para librarle de la muerte. Y Vos, Madre de misericordia María Santísima, rogad a Dios por nosotros, aplacadle y alcánzadnos la gracia que pedimos... ( pedir aquí por nuestras particulares necesidades, espirituales y temporales; también por las de alguien que se haya encomendado a nuestras oraciones y por el descanso eterno de nuestros difuntos)


Gloria al Padre, etc

   Padre Eterno: por la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, misericordia: sálvadnos del naufragio del mundo, como salvasteis a Noé del Diluvio Universal y Vos, Arca de Salud, María Santísima, rogad a Dios por nosotros, aplacadle y alcánzadnos la gracia que pedimos.

Gloria al Padre, etc

   Padre Eterno, por la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, misericordia: líbradnos de los azotes que merecemos, como librasteis a Lot del incendio de Sodoma. Y Vos, Abogada nuestra, rogad a Dios por nosotros, aplacadle y alcánzadnos la gracia que pedimos.

Gloria al Padre, etc

   Padre Eterno, por la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, misericordia: consoladnos en las presentes necesidades y tribulaciones, como consolasteis a Job, Ana y Tobías en sus aflicciones. Y Vos Consoladora de los afligidos, María Santísima, rogad a Dios por nosotros, aplacadle, y alcánzadnos la gracia que pedimos.

Gloria al Padre, etc

   Padre Eterno, por la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, misericordia: Vos no queréis la muerte del pecador, sino que se convierta y viva: dadnos por vuestra Misericordia espacio de penitencia para que reconocidos y arrepentidos de nuestros pecados, causa de todo mal, vivamos en la santa fe, esperanza, caridad y paz de Nuestro Redentor. Y Vos, Refugio de los pecadores, María Santísima, rogad a Dios por nosotros, aplacadle, y alcanzadnos la gracia que pedimos.


Gloria al Padre, etc

   Oh Sangre Preciosa de Jesús nuestro amor! Clamad a vuestro Divino Padre: misericordia, perdón, gracia y paz.

Gloria al Padre, etc

   Oh María Madre y Esperanza nuestra! Rogad por nosotros, y alcanzadnos la gracia que pedimos.

Gloria al Padre, etc


ORACIÓN FINAL


   Padre Eterno, yo os ofrezco la Sangre de Jesucristo en descuento de mis pecados, por las necesidades de la Santa Iglesia y por la conversión de los pecadores. 

   Inmaculada María, Madre de Dios, rogad a Jesús por nosotros.

  ¡Jesús y María, misericordia! San Miguel Arcángel, San José, San Pedro y San Pablo, protectores de todos los fieles de la Iglesia de Dios, y vos todos, Angeles, Santos y Santas del Paraíso, rogad por nosotros y alcanzadnos gracia y misericordia. Así sea.

  Indulgencia Parcial.  (Devoto ejercicio que rezaba San Benito José Labre)


IMPORTANTE
La presente estampa, fue confeccionada para ser impresa y hacer apostolado. 
Se puede imprimir, doblar a la mitad y plastificar.
 Piensa cuánto bien puedes hacer a las almas  - y a tí mismo -  si das a conocer la necesaria Devoción a la Preciosísima Sangre. Recuerda que Nuestro Señor siempre bendice y gratifica a los que son generosos con él y con la Causa Católica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.