viernes, 31 de mayo de 2013

BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA, REINA Y MEDIADORA DE TODAS LAS GRACIAS


De la unión con Cristo Rey deriva, en María Reina,
 tan esplendorosa sublimidad, que supera la excelencia
 de todas las cosas creadas; de esta misma unión
 nace su poder regio, 
por el que Ella puede dispensar 
los tesoros del Reino del Divino Redentor; 
en fin, en la misma unión con Cristo
 tiene origen la eficacia inagotable 
de su materna intercesión 
con su Hijo y con el Padre 

( Papa Pío XII, Enc. Mystici corporis , 29-VI­1943 )


El uno de Noviembre de 1954, al final del Año Mariano, el Venerable Pontífice Pío XII colocó una corona enjoyada sobre la pintura de Nuestra Señora, Protectora de Roma. En ese momento, se levantó un fuerte llanto de entre la gran multitud congregada en Santa María La Mayor: "¡Viva la Reina!"

El Papa nombró a la Virgen Reina de cielos y tierra, y decretó que se celebrara
 una fiesta especial para honrarla bajo ese título.




"...para coronar estos testimonios todos de Nuestra piedad mariana, a los que con tanto entusiasmo ha respondido el pueblo cristiano, para concluir útil y felizmente el Año Mariano que ya está terminando, así como para acceder a las insistentes peticiones que de todas partes Nos han llegado, hemos determinado instituir 
la fiesta litúrgica de la "Bienaventurada María Virgen Reina".

Cierto que no se trata de una nueva verdad propuesta al pueblo cristiano, porque el fundamento y las razones de la dignidad real de María, abundantemente expresadas en todo tiempo, se encuentran en los antiguos documentos de la Iglesia 
y en los libros de la sagrada liturgia.

Mas queremos recordarlos ahora en la presente Encíclica para renovar las alabanzas de nuestra celestial Madre y para hacer más viva la devoción en las almas, 
con ventajas espirituales."


PARA LEER LA ENCÍCLICA COMPLETA
DEBEN PINCHAR EN ESTE ENLACE:




jueves, 30 de mayo de 2013

FESTIVIDAD DEL CORPUS CHRISTI


Después de la Consagración del pan y del vino se contiene
 en el saludable Sacramento de la Santa Eucaristía,
verdadera, real y sustancialmente 
Nuestro Señor Jesucristo, 
verdadero Dios y hombre, bajo las especies
 de aquellas cosas sensibles..."

"...por la consagración del pan y del vino se convierte toda la sustancia del pan en la sustancia del Cuerpo
 de Nuestro Señor Jesucristo, 
y toda la sustancia del vino en la sustancia de su Sangre, 
cuya conversión ha llamado oportuna y propiamente transubstanciación la Santa Iglesia Católica" 

"...que todos los fieles cristianos hayan de venerar 
a este Santísimo Sacramento, y prestarle el culto de latría
 que se debe al mismo Dios" 

(Sacrosanto Concilio de Trento, Sesión XIII)



        Según la Tradición Católica, esta fiesta tuvo su origen en el siglo XIII en la Abadía de Mont Cornillón en la región de Liége (Lieja) en Bélgica.

      Fue la religiosa agustina Santa Juliana de Mont Cornillón, por aquel entonces priora de dicha Abadía, la que con sus visiones sobrenaturales, propició que se celebrase esta fiesta dedicada a la Santísima Eucaristía.

   Sor Juliana nació en Retines, cerca de Liége,  en el año 1193. Al quedar huérfana a los cinco años fue confiada a los cuidados de las agustinas de Mont Cornillón, junto con su hermana Agnes, donde fueron cuidadas y educadas. A los catorce años sintió una fuerte vocación religiosa e ingresó en las mismas agustinas donde llegó a ser superiora de la comunidad. Murió en Fosses el 5 de abril de 1258, a la edad de  65 años, y fue enterrada en Villiers. Santa Juliana deseaba que hubiera una fiesta especial en honor al Sacramento de la Eucaristía, ya que sentía una gran veneración a dicho sacramento. Este deseo se intensificó por unas visiones  que tuvo de la institución de la Iglesia bajo la apariencia de una luna llena con una mancha negra y que interpretó como la ausencia de la celebración de dicha solemnidad.

      Sor Juliana comunicó estas visiones a Monseñor Roberto de Thorete, entonces obispo de Lieja, al docto dominico Hugh, quien sería más tarde cardenal legado de los Países Bajos y también al archidiácono de Lieja Jacques Pantaleón, quien sería en 1261 el Papa Urbano IV. El Obispo Roberto, convencido por las visiones y por la  interpretación de las mismas y como en ese tiempo los obispos tenían el derecho de ordenar fiestas para sus diócesis, invocó un sínodo en 1246 y ordenó que la celebración en honor al Sacramento de la Eucaristía se tuviera al año siguiente. 

   
  La celebración tuvo lugar en 1247 en la iglesia de San Martín en Lieja pero sin la presencia de dicho obispo porque había fallecido. No obstante muchos consideraban las visiones de Sor Juliana como fruto de su imaginación y a la muerte de su protector fue desterrada a Namur en dos ocasiones.                                  

   Años más tarde, en Bolsena, al norte de Roma,  muy cerca de Orvieto donde el Papa Urbano IV (Jacques Pantaleón) tenía la residencia papal, se produjo un hecho milagroso conocido como el Milagro de Bolsena. Un  sacerdote que celebraba la Santa Misa tuvo dudas de que la Consagración fuera algo real. Al momento de partir la Sagrada Forma, vio salir de ella sangre de la que se fue empapando el corporal.              

  La venerada reliquia fue llevada en procesión a la presencia del Papa en Orvieto el 19 junio de 1264. En Orvieto se conservan aún los corporales manchados por la Sangre Milagrosa y también se puede ver la piedra del altar manchada de sangre en Bolsena.
   El Santo Padre movido por el prodigio, y a petición de varios obispos, hizo que se extendiera la fiesta del Corpus Christi a toda la Iglesia por medio de la bula "Transiturus", fechada el 8 septiembre de ese año de 1264. La fiesta se fijó para el jueves después de la octava de Pentecostés, otorgándose indulgencias a todos los fieles que asistieran al Santo Sacrificio de la Misa ese día.

   Poco después de la publicación del decreto moría el Papa Urbano IV (el 2 de octubre de 1264) lo que obstaculizó la difusión de la fiesta.Pero en 1311 el Papa Clemente V en el Concilio general de Vienne, en Francia, ordenó una vez más la adopción de esta fiesta.

   En 1317 el Papa Juan XXII promulga una recopilación de leyes y  extendió la fiesta a toda la Iglesia. Ninguno de los decretos habla de la procesión con el Santísimo como un aspecto de la celebración, sin embargo estas procesiones fueron dotadas de indulgencias por los Papas Martín V y Eugenio IV y se hicieron bastante comunes a partir del siglo XIV.

     Finalmente, el Concilio de Trento declaró que fuese introducida en la Santa Iglesia la costumbre de que todos los años se celebrase este Sacramento con singular veneración y solemnidad.


ALFOMBRAS DE FLORES AL PASO 
DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO

   Desde la época romana se tenía la costumbre de tirar pétalos y de alfombrar con flores y otros vegetales las calles por donde debía pasar el Cesar y las personas de cierta importancia social o militar, a las que se quería homenajear. Esta costumbre traspasó las fronteras físicas y la frontera del tiempo y se arraigó en otros lugares.

   Así en la Edad Media esta costumbre se introduce en el litoral mediterráneo aplicándose a las procesiones de la festividad del Corpus Christi, siendo ejemplo de ello muchas ciudades españolas de las regiones catalana y levantina así como en numerosas poblaciones de la costa de Italia.

   Al parecer al inicio de los años cuarenta del siglo XIX la idea de la confección de alfombras de una forma más elaborada y artística fue importada del sur de Italia a Las Palmas de Gran Canaria, capital de la isla, y de allí fue transmitiéndose al resto de las Islas Canarias.

   En 1847, la piadosa tradición de alfombrar las calles al paso del Santísimo,pasó a la villa de La Orotava (isla de Tenerife) a través de la dama grancanaria Doña Leonor del Castillo, la cual se casó con un miembro de la familia orotavense de los Monteverde. Fue ella, con otros familiares, la pionera en la confección de las alfombras de flores en dicha villa tinerfeña, que hoy día son el máximo exponente de las alfombras de Corpus en las Islas Afortunadas.

ALGUNAS IMÁGENES DE LA PIEDAD
Y EL AMOR HACIA JESÚS SACRAMENTADO

ALFOMBRAS DE CORPUS EN LA VILLA DE LA OROTAVA
ISLA DE TENERIFE, CANARIAS, ESPAÑA





miércoles, 29 de mayo de 2013

SANTA MARÍA MAGDALENA DE PAZZIS



«¡Oh amor, amor, amor! ¡Basta, basta! Es demasiado. Eres un loco, estás loco de amor. Eres la pena y el consuelo, la fatiga y el descanso, la muerte y la vida. Eres todo amable y deseable, nutritivo y unitivo, deleitante y confortante. 

¡Oh amor, amor, tú me haces morir de amor!...¡Oh amor, amor! Quiero que me oiga todo el mundo, desde el Oriente hasta el Occidente, hasta los confines del mar, hasta el infierno. 

Que todo el mundo sepa que Tú eres el único, el verdadero amor. ¡Oh amor, penétralo todo, atraviésalo todo, rómpelo todo, únelo todo, gobiérnalo todo. Tú eres Cielo y tierra, aire y fuego, sangre y agua, Dios y hombre!»


BREVE BIOGRAFÍA DE SANTA MARÍA MAGDALENA DE PAZZIS

(PINCHAR EN EL ENLACE DE ABAJO)

lunes, 27 de mayo de 2013

MADRE DE MISERICORDIA EN EL PURGATOTRIO


      Qué otra, sino María es su consoladora en medio de aquellas penas, y quién su socorro, sino esta Madre de Misericordia? Santa Brígida oyó que Jesús decía a Su Madre: "Tú eres mi Madre, tú la Madre misericordiosa, tú la consoladora de los que están en el Purgatorio". Y la misma Virgen dijo a Santa Brígida que como un enfermo, afligido y abandonado en su lecho, se siente reconfortado con cualquier palabra de consuelo, así aquellas Almas se sienten aliviadas con solo oír su nombre.

      El solo nombre de María, nombre de esperanza y de salvación es el que constantemente invocan en aquella cárcel sus hijas queridas, siéndoles de gran consuelo. Y después, dice Novarino, la Madre Amorosa, sintiéndose invocar por Ellas, las une a sus plegarias ante Dios, con lo que socorre a aquellas Almas, y así quedan como refrigeradas de sus grandes ardores, con celestial lluvia.


      Pero María no solo consuela y socorre a sus devotos en el Purgatorio, sino que también rompe sus cadenas y los libra con su intercesión. Desde el día de su Gloriosa Asunción, en el que se cree que quedó vacía la cárcel del Purgatorio, como dice Gersón y confirma Novarino, diciendo basarse en graves autores, día en que María al entrar en el Paraíso, pidió a su Hijo poder llevar consigo todas las almas que estaban en el Purgatorio, desde entonces, dice Gersón, María tiene el privilegio de librar a todos sus devotos, de aquellas penas. Y esto lo afirma sin titubeos San Bernardino de Siena, diciendo que la Santísima Virgen tiene la facultad, con sus ruegos y con la aplicación de sus méritos, de librar las almas del Purgatorio y principalmente las de sus más devotos.

      Lo mismo dice Novarino, opinando que por los méritos de María, no solo se tornan más llevaderas las penas de aquellas Almas, sino también más breves, abreviándose por su intercesión el tiempo de su Purgatorio. Para lo cual, basta que Ella lo pida.


domingo, 26 de mayo de 2013

FIESTA DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD



"Bendito sea Dios Padre,
 y el Hijo Unigénito de Dios, 
y el Espíritu Santo, 
porque derramó en nosotros su Misericordia"

( Tob. 12, 6 )



PINCELADAS DOCTRINALES REFERENTES
A LA SANTÍSIMA TRINIDAD

( extraídas del Catecismo de San Pío X )


- EL PADRE -


   ¿Por qué se dice que Dios es Padre? - Se dice que Dios es Padre: 1º. Porque es Padre, por naturaleza, de la segunda persona de la Santísima Trinidad, que es el Hijo engendrado por El. 2º. Porque Dios es Padre de todos los hombres que el ha creado, conserva y gobierna. 3º. Porque finalmente, es Padre por gracia de todos los buenos cristianos, que por eso se llaman hijos de Dios adoptivos.

   ¿Por qué el Padre es la Primera Persona de la Santísima Trinidad? - El Padre es la primera Persona de la Santísima Trinidad porque no procede de otra persona, sino que es el principio de las otras dos Personas, que son el Hijo y el Espíritu Santo.


   ¿Fue creado el mundo por el Padre solamente? - El mundo fue creado igualmente por las tres divinas Personas, porque todo cuanto hace una Persona respecto a las criaturas, lo hacen con el mismo acto las otras dos.

   ¿Por qué, pues, la creación se atribuye particularmente al Padre? - La creación se atribuye particularmente al Padre porque es efecto de la divina Omnipotencia; la cual se atribuye especialmente al Padre, como la sabiduría al Hijo y la bondad al Espíritu Santo, aunque las tres divinas Personas tienen la misma omnipotencia, sabiduría y bondad.



-  EL HIJO  -


   El segundo artículo del Credo nos enseña que el Hijo de Dios es la segunda persona de la Santísima Trinidad: que es Dios eterno, omnipotente, Creador y Señor como el Padre, que se hizo hombre para salvarnos, y que el Hijo de Dios hecho hombre se llama Jesucristo.

   ¿Por qué la segunda Persona se llama HIJO? - La segunda Persona se llama Hijo porque es engendrada del Padre por vía de entendimiento desde toda la eternidad, y por esto se llama también Verbo eterno del Padre.

   Siendo también nosotros hijos de Dios ¿por qué Jesucristo se llama HIJO ÚNICO DE DIOS PADRE? - Jesucristo se llama Hijo Único de Dios Padre porque sólo El es el Hijo suyo por naturaleza, y nosotros somos hijos por creación y adopción.

¿Por qué Jesucristo se llama NUESTRO SEÑOR? - Jesucristo se llama Nuestro Señor porque además de habernos creado junto con el Padre y el Espíritu Santo, en cuanto es Dios, nos ha redimido también en cuanto Dios y hombre.


   ¿Luego Jesucristo es Dios y hombre juntamente? - Si, señor; el Hijo de Dios encarnado, esto es, Jesucristo, es Dios y hombre juntamente, perfecto Dios y perfecto hombre.

   ¿Luego en Jesucristo hay dos naturalezas? - Si, señor; en Jesucristo, que es Dios y hombre, hay dos naturalezas: la divina y la humana.

   ¿Hay también en Jesucristo dos personas, la divina y la humana? - No, señor; en el Hijo de Dios hecho hombre no hay más que una Persona, y ésta es la divina.

   ¿Cuantas voluntades hay en Jesucristo? - En Jesucristo hay dos voluntades: la una divina y la otra humana.

   ¿Tenía Jesucristo libre albedrío? - Si, señor; Jesucristo tenía libre albedrío, más no podía obrar el mal, porque el poder obrar el mal es defecto, no perfección de la libertad.




- EL ESPÍRITU SANTO -


   El octavo artículo del Credo nos enseña que hay Espíritu Santo, tercera Persona de la Santísima Trinidad, que es Dios eterno, infinito, omnipotente, Criador y Señor de todas las cosas, como el Padre y el Hijo.

   ¿De quién procede el Espíritu Santo? - El Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, por vía de voluntad y de amor, como de un solo principio.

   Si el Hijo procede del Padre, y el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, parece que le Padre y el Hijo sean antes que el Espíritu Santo, ¿cómo, pues, se dice que todas tres Personas son eternas? - Se dice que todas tres Personas son eternas porque el Padre desde todas la eternidad engendra al Hijo, y del Padre y del Hijo procede desde toda la eternidad el Espíritu Santo.

   ¿Por qué la tercera Persona de la Santísima Trinidad se llama particularmente con el nombre de Espíritu Santo? - La tercera Persona de la Santísima Trinidad se llama particularmente con el nombre de Espíritu Santo porque procede del Padre y del Hijo por vía de aspiración y de amor.

   ¿Qué obra se atribuye especialmente al Espíritu Santo? - Al Espíritu Santo se atribuye especialmente la santificación de las almas.

   ¿No nos santifican el Padre y el Hijo lo mismo que el Espíritu Santo? - Si, señor; todas tres personas nos santifican igualmente.

   Pues, ¿por qué la santificación de las almas se atribuye en particular al Espíritu Santo? - La santificación de las almas se atribuye en particular al Espíritu Santo porque es obra de amor, y las obras de amor se atribuyen al Espíritu Santo.


sábado, 25 de mayo de 2013

LADRAN LOS PERROS...


Nunca dejaré de dar gracias a Dios por estos "besos" de paciencia que me manda; pero me cuesta entender la manía que algunos me han pillado -y de qué manera- y que les lleva a inventarse una serie de historietas sobre mí dignas de un guión del amigo Pedro Almodóvar o mejor aún, de Santiago Segura (Torrente).

Como siempre, los comentarios están abiertos, pero por favor, no se sobrepasen con el lenguaje...

¡ VIVA CRISTO REY !



VIDA DE PIEDAD DEL BUEN CATÓLICO ( IV ) INSTRUCCIÓN SOBRE EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA, PARTE 1


INSTRUCCIÓN SOBRE 
EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA


La Santa Misa es la mejor de las cosas en las que puede ocuparse un católico, ora para alabar a Dios, ora para darle gracias por los beneficios recibidos, ya para alcanzar lo que necesita para salvarse, ya para darle satisfacción por las faltas cometidas.

Dice San Juan Crisóstomo que "en la Misa el cristiano no ora solo sino que con él oran los ángeles, los Santos, hasta el mismo Jesucristo". ¡Felices aquellas personas que la oyen devotamente, no sólo en los días festivos y de precepto, como es deber suyo, sino también todos los demás días, porque atesoran grandes méritos para este y para el otro mundo.

San Luis, Rey de Francia, oía dos Misas cada día; San Isidoro la oía también todos los días antes de empezar su labor, como lo hacían igualmente otros muchos Santos que sería largo de contar. Haz tú lo mismo, católico muy amado, aún cuando no seas rico ni holgado, sino un pobre jornalero, cual lo era San Isidro Labrador. Acuérdate del adagio que dice:

"Por oír Misa y dar cebada,
nunca se perdió jornada".





Quizá no tanto el temor de atrasar tus quehaceres o la falta de tiempo, como el temor del "qué dirán" los mundanos y murmuradores, será lo que te impida oír todos los días la Santa Misa. Si es así, te digo que ningún caso haz de hacer de ellos, como nos enseña Jesucristo; no les des oidos, pues siendo ciegos pretenden ser lazarillos; son como el perro del hortelano, que ni comen las berzas ni las dejan comer.

Por cierto que cuando tú te presentas en casa de algún señor para pedirle alguna gracia no te cuidas de los perros que a su entrada están ladrando; pues lo mismo es indispensable que hagas con estos perros del mundo, que pretenden amedrentarte con los aullidos de sus críticas y burlas para que no entres en la Casa del Señor de Cielos y Tierra en la cual te ha conceder todo género de gracias temporales y eternas.



No olvides que el templo es la Casa de Dios y la Puerta del Cielo en la que has desear entrar, y menos has de echar en olvido que allí no entrarán los perros, que son los hombres malos, sino más bien serán arrojados afuera, según afirma San Juan.

Hasta de María Magdalena sabemos que mientras prodigó algún día el dinero en las vanidades, diversiones y locuras mundanas, en vez de criticas recibió aplausos; pero luego, que con heroica resolución, trató de consagrarse toda al servicio de Jesucristo, mil lenguas serpentinas arrojaron su veneno contra ella y, ¡quién lo creyera!, hasta los mismos Apóstoles, siguiendo a Judas, criticaron su proceder; de suerte que fue preciso que el mismo Jesucristo se hiciera su abogado y defensor.

Créeme, pues, católico; oye Misa cada día, sin faltar a tu obligación doméstica y desprecia cuanto digan los mundanos o los que así mismos se llaman espirituales. Día vendrá en que Jesús se hará tu defensor, como lo fue entonces de la Magdalena.

 "CAMINO RECTO Y SEGURO PARA LLEGAR AL CIELO"
San Antonio María Claret.


viernes, 24 de mayo de 2013

NUESTRA SEÑORA AUXILIO DE LOS CRISTIANOS



    Esta piadosísima advocación de Nuestra Señora se hizo fuerte ante la invasión de los turcos en 1571, cuando el Papa San Pío V la invocó como María Auxilio de los Cristianos, a parte de ser la Capitana de los Príncipes Católicos de Alemania fieles a la Fe Católica frente a las tesis protestantes.

      En el año 1572, el mismo Papa San Pio V, ordenó que en todo el mundo católico se rezara en las Letanías a Nuestra Señora la advocación "Auxilio de los cristianos, rogad por nosotros", porque en ese año la Virgen Purísima libró prodigiosamente en la Batalla de Lepanto a toda la cristiandad que estaba amenazada de ser destruida por un ejército mahometano de 282 barcos y 88.000 soldados.

      Pero sin duda fue San Juan Bosco, el Santo de María Auxiliadora, con el que esta advocación mariana encontró el mejor paladín para el desarrollo y popularidad. En 1862, en plena madurez de Don Bosco, cuando éste hace la opción mariana definitiva: María Auxiliadora. 

    Como un profeta, San Juan Bosco vislumbró los males que amenazaban a la Santa Iglesia Católica, pero tenía la tranquilidad de entregar el cuidado de la misma a Nuestra Señora, por eso decía con frecuencia: 

"La Virgen quiere que la honremos
 con el título de Auxiliadora: 
los tiempos que corren son tan aciagos
 que tenemos necesidad 
de que la Virgen nos ayude 
a conservar y a defender la fe cristiana"


      Hoy, como otrora hiciera San Pio V y después San Juan Bosco, encomendemos la Iglesia Santa a la protección maternal y segura de Nuestra Señora Auxilio de los Cristianos; que Ella sepa conservarnos como auténticos católicos profesando la Santa y Verdadera Fe Católica, limpia de herejías, contraria al liberalismo y a la libertad religiosa,teniendo a Cristo como único Pastor, pues el Misterio de Iniquidad nos ha arrebatado la figura de un verdadero y legítimo Pontífice desde la muerte del Gran Pío XII.

      Que perseveremos, por mediación de María Auxiliadora, en la misma Fe, con el mismo Catecismo, con la Doctrina inmutable,con la Misa de Siempre, con la piedad sencilla y profunda que profesaron miles de santos hasta el nefasto "Concilio Vaticano II".


martes, 21 de mayo de 2013

EL ÁNGEL DE LA GUARDA DE SANTA GEMA


          Su Ángel fue para ella un maestro en los caminos del espíritu para que cada día pudiera estar más cerca de Dios. Por eso, le llamaba la atención hasta de los más pequeños defectos y no le pasaba por alto ni los más mínimos detalles. Muy especialmente, le exigía obediencia al confesor y al director espiritual. Santa Gema escribió: El Ángel de la guarda comenzó a ser mi maestro y guía, me reprendía cada vez que hacía mal alguna cosa, me enseñaba a hablar poco y sólo cuando me preguntaban.

         Otro día, durante la oración de la tarde, se me acercó el Ángel y, tocándome la espalda, me dijo:

      - Gema, ¿cómo tanta desgana en la oración?
- No es desgana, es que hace dos días que no me siento bien.
      - Cumple tu deber con esmero y verás cómo Jesús te amará aún más...



EL ÁNGEL, MÉDICO Y ENFERMERO

Dice el padre Germán: Gema tenía en su ángel custodio un solícito enfermero y un médico eminente. Bastaba que sufriese la más ligera dolencia para que lo tuviese a su cabecera toda la noche. La entretenía con sus santas exhortaciones, la consolaba en sus pesares, la defendía contra las asechanzas del demonio y le prestaba cuantos servicios necesitaba.

Ella le escribía: "Después de comer no me sentía nada bien, y el ángel me trajo entonces una taza de café tan bueno que me curé enseguida. Otro día, el ángel me dio a beber unas gotas de un líquido blanco en un vasito dorado, diciéndome que era la medicina con la que el médico del paraíso curaba a sus enfermos."

El jueves por la tarde, Jesús me prometió que durante los días que faltara la señora Cecilia, haría que no me faltase nunca el ángel de la guarda. Me lo brindó ayer tarde y no me ha vuelto a dejar ni un solo momento... Hoy ni siquiera un minuto se ha separado de mí... Le he preguntado:¿por qué, cuando está la señora Cecilia, no apareces nunca? Me ha contestado: “Porque nadie, fuera de ella, sabe hacer mis veces. Pobre niña, eres tan pequeñita que necesitas quien te lleve de la mano. Ahora te llevaré yo, no temas, pero obedece”.

lunes, 20 de mayo de 2013

CONSUELO DEL PURGATORIO



      Muy felices son los devotos de Nuestra Piadosa Madre, pues no sólo son socorridos por Ella en la tierra, sino que también los asiste y consuela con su protección en el Purgatorio. Y necesitando tanto más alivio cuanto más padecen, sin poder valerse por sí mismos, mucho más se empeña en socorrerlas esta Madre misericordiosa. Dice San Bernardino de Siena que, en aquella cárcel de unas almas que son esposas de Jesucristo, María tiene como un cierto dominio y plenos poderes tanto para aliviar como para liberar de aquellas penas.



      En cuanto a aliviar, dice el mismo santo comentando las palabras del Eclesiástico: "Me paseé sobre las olas del mar" (Ecclo 24,8): "Es decir, visitando y socorriendo en las necesidades y en los tormentos de mis devotos que son mis hijos". Dice el mismo santo que las penas del Purgatorio son llamadas olas porque son transitorias, a diferencia de las del infierno que no pasan jamás. Y se llaman olas del mar, porque son penas muy amargas. Afligidos por estas penas, los devotos de María se ven constantemente visitados y socorridos por Ella. Ved cuánto importa, dice Novarino, ser devoto de esta Señora tan buena, pues Ella no sabe olvidarse de ellos cuando padecen en aquellas llamas. Y si María socorre a todas las Almas del Purgatorio, sin embargo sus mayores indulgencias y cuidados son para las que le son más devotas.

      Reveló la Virgen María a Santa Brígida lo siguiente: "Yo soy la Madre de todas las Almas que estén en el Purgatorio, y todas las penas que tienen que purgar por las faltas cometidas, constantemente son aliviadas y mitigadas por mis plegarias". Y no se desdeña esta Piadosa Madre a las veces, hasta de hacerse presente en aquella santa prisión para visitar y consolar a sus hijas afligidas. "Yo me paseé por lo hondo del abismo" (Ecclo 24,5). A lo que hace San Buenaventura este comentario: "Abismo, es decir, el Purgatorio, por el que se pasea María para aliviar con su presencia, ayudando a las Almas Santas". Dice san Vicente Ferrer: "¡Cuán buena se manifiesta María con los que están en el Purgatorio, ya que por ella obtienen continuos refrigerios!"

domingo, 19 de mayo de 2013

DOMINICA DE PENTECOSTÉS


      Celebramos hoy día de Pentecostés, que significa día cincuenta después de Pascua, el feliz cumplimiento de la promesa de Nuestro Señor Jesucristo de enviar el Espíritu Santo que baja sobre la Iglesia naciente, en figura de lenguas de fuego. Si en Pentecostés los judíos ofrecían agradecidos al Señor, los primeros frutos de la tierra, nosotros, más afortunados, podremos exclamar con San Agustín:

"Pascua fue el principio de la gracia, 
Pentecostés fue su coronamiento"


      Si ellos -los judíos- recordaban la promulgación de los Mandamientos de Dios dados en el Monte Sinaí, la Ley Cristiana que los perfecciona fue hoy con valentía promulgada por el Cabeza de los Apóstoles, en virtud  de la luz y fuerza que le infundió el Espíritu Santo.

      Es tan solemne esta fiesta como la de Pascua; su celebración se remonta a la más lejana antigüedad, así en la Edad Media, se le daba relieve mediante diversas representaciones, como la típica luvia de rosas, símbolo de los Dones del Espíritu Santo mencionados de varias maneras en los textos de la Misa de hoy.

      El color litúrgico que se ha de usar en este día es el encarnado, que simboliza la llama de amor ardiente y activo, ya que el Espíritu Santo es el amor personificado entre el Padre y el Hijo.

sábado, 18 de mayo de 2013

VIRGEN DE ZAMARRILLA, NUESTRA SEÑORA DE LA AMARGURA



      Cristóbal Ruiz, era un bandolero nacido en Igualeja al que conocían con el apodo de Zamarilla.

      Capitaneaba una cuadrilla de salteadores y se le atribuían delitos de sangre, robos y secuestros. Sus andanzas a mediados del siglo XIX se circunscribían a la Serranía de Ronda, aunque también se extendieron a otras provincias limítrofres, a la Costa malagueña y a la propia capital.

      Precisamente, durante su huida de la justicia en Málaga y tras una escaramuza, Zamarilla encontró una capilla y en ella a una Dolorosa trinitaria, escondiéndose bajo su manto.


      Los guardias entraron en el oratorio, rebuscaron por todas partes y al rato salieron decepcionados sin comprender dónde se pudo meter el bandido.

      Zamarrilla permaneció largo tiempo escondido hasta comprobar que sus perseguidores se había marchado sin descubrirlo.

      Como hombre agradecido, a pesar de su tosquedad, quiso agradecer a la Virgen su ayuda y, como no llevaba nada de valor, cortó una rosa blanca y se la clavó con su puñal en el pecho de la imagen.

      La flor quedó prendida en María, pero es entonces cuando Zamarrilla contempló entre el asombro y el miedo, como la rosa se iba tiñiendo lentamente de sangre.
Bordado que aparece en la gloria del palio en el trono de María Stma. de la Amargura.

      Sobrecogido por lo que vio, tocó a la Señora pensando que se había tornado humana, descubriendo que no era así, pero la flor, la rosa que instantes antes tenía el blancor de la nieve, continuaba sangrando hasta quedar convertida en una rosa roja y luminosa.


      Zamarrilla arrepentido de su azarosa vida, ingresó para el resto de sus días en un convento muy cercano al lugar donde la Virgen de la Amargura recibía culto, y siempre en en el aniversario de su contrición, el antiguo bandolero, con el permiso del prior, bajaba por el antiguo camino de Antequera hasta el oratorio de la Señora para depositar a sus pies una rosa roja de las que él mismo cultivaba en su pequeño huerto.
María Santísima de la Amargura

      Una tarde, ya casi anocheciendo, Zamarrilla iba caminando por la vereda del camino a cumplir su promesa cuando fue atacado por unos salteadores que, al no hallar en el fraile dinero ni objeto alguno de valor, le apuñalaron hasta darle muerte.

      Alarmada al día siguiente la comunidad por la tardanza del fraile, salieron en su busca, hallando el cuerpo de Zamarrilla todo ensangrentado en medio del camino. Entre sus manos permanecía la rosa de su ofrenda que había cambiado su color rojo por un blanco resplandeciente.


miércoles, 15 de mayo de 2013

SAN ISIDRO LABRADOR


      Aunque no se tienen demasiados datos biográficos sobre nuestro Santo, parece ser que nació en el seno de una familia humildísima, poco antes de la reconquista de Madrid,.Quedó huérfano muy pronto, así que el joven Isidro se buscó el sustento con trabajos como el de pocero hasta que finalmente se empleó como labrador.

      Cuando Alí, rey de Marruecos, atacó Madrid en 1110, Isidro hizo como muchos otros y se trasladó a Torrelaguna, donde continuó con el mismo género de vida, dedicada al trabajo y a la oración, que había llevado hasta el momento. Fue precisamente en la parroquia de esta localidad donde contrajo matrimonio con una joven llamada María, natural de Uceda, cuya dote matrimonial fue una heredad en su pueblo natal, lo que fue causa de que los esposos se establecieran allí para trabajar las tierras por cuenta propia.


      Aunque Isidro era piadoso y devoto, su esposa no le iba a la zaga a este respecto, ni tampoco en cuanto a laboriosidad, todo lo cual hizo -según la leyenda- que se granjearan la predilección de Dios, que los benefició con su ayuda innumerables veces, como cuando salvó milagrosamente a su hijo único que había caído en un profundo pozo o cuando permitió a María pasar a pie enjuto sobre el río Jarama y así librarse de los infundios de infidelidad que contra ella lanzaban las gentes.

      En 1119, Isidro volvió de nuevo a Madrid, y entró a trabajar como jornalero agricultor al servicio de un tal Juan de Vargas. Estableció su morada junto a la Iglesia de San Andrés, donde oía la misa del alba todas las mañanas y, luego, atravesaba el puente de Segovia -las tierras de su patrón estaban del otro lado del Manzanares- para aprestarse al duro trabajo de roturar la tierra con el arado. Se dice de él que daba cuanto tenía a los menesterosos, y aún a las palomas hambrientas cedía las migas de pan de las que se alimentaba.

      Con el correr del tiempo decidieron los esposos separarse para llevar una vida de mayor santidad; marchó así Isidro a Madrid, mientras María quedaba en Caraquiz consagrada al cuidado de la ermita, la cual barría y aseaba diariamente, al tiempo que pedía limosna para costear el aceite que alumbraba la imagen. La separación duró hasta la última enfermedad del santo, cuando María tuvo noticia por un ángel de la muerte de su marido. Corrió presta a la Villa y no se separó del lado de su esposo hasta que éste exhaló su último aliento. Luego volvió a Caraquiz y, después de unos años, también murió.


lunes, 13 de mayo de 2013

NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DE FÁTIMA




      La Santísima Virgen, Nuestra Señora, se les apareció en seis ocasiones a Lucía, Francisco y Jacinta, cerca del pueblo de Fátima, Portugal, entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917. En el transcurso de estas apariciones, Nuestra Señora les dijo a los niños que el Cielo le otorgaría la paz al mundo entero si sus peticiones por la oración, la reparación y la consagración eran escuchadas y obedecidas.


“Si hacen lo que Yo les diga... tendrán paz.”

      Nuestra Señora les explicó a los niños que la guerra es un castigo por el pecado, y les advirtió que Dios castigaría la desobediencia del mundo a Su Voluntad con la guerra, el hambre y la persecución en contra de la Iglesia, del Santo Padre y de los fieles catolicos. La Purísima Virgen profetizó que Rusia sería el "instrumento de castigo" elegido por Dios que esparciría los errores del ateísmo y del materialismo alrededor de la tierra, fomentando guerras, aniquilando naciones y persiguiendo a los fieles en todas partes.


“Si no atendieran a mis deseos, Rusia esparcirá sus errores por el mundo promoviendo guerras y persecuciones contra la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas.”


      En todas sus apariciones en Fátima, Nuestra Señora hizo énfasis repetidamente en la NECESIDAD DE REZAR EL SANTO ROSARIO DIARIAMENTE, de llevar impuesto EL BENDITO ESCAPULARIO DEL CARMEN y de llevar a cabo ACTOS DE REPARACIÓN Y SACRIFICIOS.

      Para impedir el terrible castigo a manos de Rusia, y para convertir a “esa pobre nación”, Nuestra Señora pidió la Consagración solemne y pública de Rusia a Su Corazón Inmaculado, hecha por el Papa y todos los obispos católicos del mundo. Pidió también que los Fieles practicaran una nueva devoción de reparación el primer sábado durante cinco meses consecutivos ("los Cinco Primeros Sábados").

      El Mensaje de Nuestra Señora al mundo está contenido en lo que ha venido a llamarse el “Secreto” que Ella le confió a los tres niños videntes en julio de 1917. El Secreto consiste en realidad de tres partes, las dos primera de las cuales ya han sido públicamente reveladas. La primera parte del Secreto fue una horrorizante visión del infierno “donde van las almas de los pobres pecadores”, y contenía una urgente súplica de Nuestra Señora para llevar a cabo actos de oración y sacrificio para salvar almas. La segunda parte del Secreto profetizó específicamente el estallido de la Segunda Guerra Mundial y contenía la solemne petición de la Madre de Dios, de la Consagración de Rusia, como condición para la paz mundial. También predijo el inevitable triunfo de Su Corazón Inmaculado después de la consagración de Rusia y la conversión de “esa pobre nación” a la Fe Católica.

      La última parte del Secreto (a veces llamada el "Tercer Secreto") aún no ha sido dada a conocer realmente, pero fue escrita por Lucía dos Santos, el último viviente de los videntes de Fátima, en 1944 y ha estado en posesión de la Santa Sede desde 1957. Fuentes de información sumamente confiables especulan que esta porción del Secreto se refiere al caos en la Iglesia Católica, prediciendo la Apostasía y la pérdida de la fe que se inició en la sexta década del siglo XX, coincidiendo con la muerte de Pío XII y la Auto-Demolición de la Iglesia con el Concilio Vaticano II.




PLINIO CORREA DE OLIVEIRA
Y LA MIRADA DE NUESTRA

¡Qué mirada! Ninguna es tan límpida, tan franca, tan pura, tan acogedora. Mientras más se camina dentro de esa mirada, tanto más atrae hacia un indescriptible ápice interior y profundo.

Es precisamente este ápice, donde se conjugan todas las perfecciones, lo que veo levantarse al fondo de esa mirada. Ápice desde lo alto del cual un imperativo cristalino, categórico, irresistible,excluye toda forma de mal, por más ligera y menuda que sea.Puede alguien pasarse la vida entera caminando dentro de esa mirada, sin llegar jamás a ese ápice.

—¿Caminata inútil?— No. 

Dentro de esa mirada no se camina; se vuela. No se pasea; se peregrina. Cuando el peregrino cierra los ojos, juzga verla a la manera de una luz en los más profundo de sí mismo. 


Tengo la impresión de que, si durante toda la vida fuera fiel en ese vuelo, cuando cierre definitivamente los ojos, esta luz brillará en el fondo de su alma por toda la eternidad. 

Lector; te invito a que hagas a tu vez esta magnífica peregrinación 
dentro de la mirada de la Virgen. Reza entonces por tí. 
Reza por la Santa Iglesia perturbada y atormentada como nunca.


(Extractos del artículo publicado en"Folha de Sao Paulo" el 12/ll/'76,
 comentando la Imagen Peregrina de Nuestra Señora de Fátima.)




sábado, 11 de mayo de 2013

NUESTRA SEÑORA REINA SOBRE LOS MISERABLES



      Pregunta San Bernardo: ¿Por qué la Iglesia llama a María Reina de Misericordia? Y responde: “Porque Ella abre los caminos insondables de la Misericordia de Dios a quien quiere, cuando quiere y como quiere, porque no hay pecador, por enormes que sean sus pecados, que se pierda si María lo protege”.

      Pero ¿podremos temer que María se desdeñe de interceder por algún pecador al verlo demasiado cargado de pecados? ¿O nos asustará, tal vez, la majestad y santidad de esta gran Reina? No, dice San Gregorio; cuanto más elevada y santa es Ella, tanto más es dulce y piadosa con los pecadores que quieren enmendarse y a ella acuden”. Los reyes y reinas, con la majestad que ostentan, infunden terror y hacen que sus vasallos teman aparecer en su presencia. Pero dice San Bernardo: ¿Qué temor pueden tener los miserables de acercarse a esta Reina de Misericordia si Ella no tiene nada que aterrorice ni nada de severo para quien va en su busca, sino que se manifiesta toda dulzura y cortesía? ¿Por qué ha de temer la humana fragilidad acercarse a María? En ella no hay nada de austero ni terrible. Es todo suavidad ofreciendo a todos leche y lana”. María no sólo otorga dones, sino que Ella misma nos ofrece a todos la leche de la Misericordia para animarnos a tener suma confianza y la lana de su protección para embriagarnos contra los rayos de la Divina Justicia.


      Narra Suetonio que el Emperador Tito no acertaba a negar ninguna gracia a quien se la pedía; y aunque a veces prometía más de lo que podía otorgar, respondía a quien se lo daba a entender que el príncipe no podía despedir descontento a ninguno de los que admitía a su presencia. Así decía Tito; pero o mentía o faltaba a la promesa. Mas nuestra Reina no puede mentir y puede obtener cuanto quiera para sus devotos. Tiene un corazón tan piadoso y benigno, que no puede sufrir el dejar descontento a quien le ruega. “Es tan benigna –dice Luis Blosio- que no deja que nadie se marche triste”. Pero ¿cómo puedes, oh María –le pregunta san Bernardo-, negarte a socorrer a los miserables cuando eres la Reina de la Misericordia? ¿Y quiénes son los súbditos de la Misericordia sino los miserables? Tú eres la Reina de la Misericordia, y yo, el más miserable pecador, soy el primero de tus vasallos. Por tanto reina sobre nosotros, oh Reina de la Misericordia”. Tú eres la Reina de la Misericordia y yo el pecador más miserable de todos; por tanto, si yo soy el principal de tus súbditos, Tú debes tener más cuidado de mí que de todos los demás. Ten piedad de nosotros, Reina de la Misericordia, y procura nuestra salvación.

      Y no nos digas, Virgen santa, parece decirle Jorge de Nicomedia, que no puedes ayudarnos por culpa de la multitud de nuestros pecados, porque tienes tal poder y piedad que excede a todas las culpas imaginables. Nada resiste a Tu Poder, pues Tu gloria el Creador la estima como propia, pues eres su Madre. Y el Hijo, gozando con Tu Gloria, como pagándose una deuda, da cumplimiento a todas tus peticiones. Quiere decir que si bien María tiene una deuda infinita con Su Hijo por haberla elegido como Su Madre, sin embargo, no puede negarse que también el Hijo está sumamente agradecido a esta Madre por haberle dado el ser humano; por lo cual Jesús, como por recompensar cuanto debe a María, gozando con su gloria, la honra especialmente escuchando siempre todas su plegarias.

" Las Glorias de María "
San Alfonso Mª de Ligorio

jueves, 9 de mayo de 2013

VIDA DE PIEDAD DEL BUEN CATÓLICO ( III ) EL SANTO ÁNGEL CUSTODIO



      La auténtica piedad católica, nos obliga a invocar al Santo Ángel Custodio, que además será una manera muy práctica de entender el Amor que Dios nos tiene, que nos consuela con la compañía y guarda de un espíritu beatífico, desde que nacemos hasta llegar al Cielo; nos acompaña a recibir el perdón de nuestros pecados en el confesonario, donde nos inspira y ayuda para recordar y decir todas nuestras faltas.

      Tampoco falta su compañía en el momento sublime de recibir a Nuestro Señor en la Sagrada Comunión, donde nos inspira los más vivos sentimientos de amor y piedad hacia Aquél que se nos da en Cuerpo y Alma. 

      En el Purgatorio si la Misericordia de Dios consiente en que allí padezcamos por los pecados no satisfechos, gozaremos del consuelo de nuestro Ángel, que limpiará nuestras lágrimas y nos confortará hasta que lleguemos al Paraíso.

      Es costumbre muy piadosa, poner nombre propio a nuestro Custodio; a fin de cuentas, es nuestro compañero inseparable en esta tierra, el que nos seguirá muy cerca, estemos en gracia de Dios o en pecado, contentos o tristes, animados o abatidos...sobre todo, en los momentos dolorosos, ¿quién no necesita del apoyo de un buen amigo? Si le llamas por su nombre, ten la seguridad que él no te dejará solo.

      Invócalo y pídele ayuda cuando temas llegar tarde al trabajo, cuando sientas desconfianza de alguien, ruégale que te ayude a andar seguro por la ciudad, para que vele por tus asuntos no sólo espirituales, sino también que te eche una mano en los problemas cotidianos.

      El Santo Ángel de la Guarda, es nuestro mejor amigo y cómplice para enmendarnos y llevar una vida santa; ruega para que te ayude a dominar ese vicio, ese pecado que tanto te cuesta esquivar o que refrene tu lengua cuando vayas a hablar mal de nadie.


      Cuando quieras ayudar a alguna persona amiga que anda lejos de Dios, te podrá sorprender la ayuda que te puede prestar el Ángel Custodio: tan sólo reza al Ángel de esa alma, para que sea el propio Guardián el que le lleve por buen camino o al menos predisponga su corazón para las cosas de Dios.

      Otro medio muy eficaz para cuando intentemos socorrer o consolar espiritualmente a un amigo que no tenemos cerca, es enviarle a nuestro Ángel Custodio, para que cuide y vele por esa persona como si fuésemos nosotros mismos quien lo hacemos.

Sé un buen Apóstol y da a conocer la Devoción de los Santos Ángeles: 
comparte este post en Facebook, Twitter y otras redes sociales, 
o bien copia el enlace y envialo por correo a tus amistades;
 ten por seguro que Dios lo ve todo 
y Él sabrá recompensar tu celo por las almas.