sábado, 29 de junio de 2013

EN LA FESTIVIDAD DE SAN PEDRO Y SAN PABLO


"Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, 
porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, 
sino mi Padre que está en los cielos. 
Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del Reino de los Cielos
 y lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos. 

(  Mateo 16: 13-20  )


Extractos de

MÍSTICI  CORPORIS  CHRISTI

Carta Encíclica del Último Papa Católico


   Por lo cual lamentamos y reprobamos asimismo el funesto error de los que sueñan con una Iglesia ideal, a manera de sociedad alimentada y formada por la caridad, a la que —no sin desdén— oponen otra que llaman jurídica. Pero se engañan al introducir semejante distinción; pues no entienden que el Divino Redentor por este mismo motivo quiso que la comunidad por El fundada fuera una sociedad perfecta en su género y dotada de todos los elementos jurídicos y sociales: para perpetuar en este mundo la obra divina de la redención.

   Y para lograr este mismo fin, procuró que estuviera enriquecida con celestiales dones y gracias por el Espíritu Paráclito. El Eterno Padre la quiso, ciertamente, como reino del Hijo de su amor; pero un verdadero reino, en el que todos sus fieles le rindiesen pleno homenaje de su entendimiento y voluntad, y con ánimo humilde y obediente se asemejasen a Aquel que por nosotros se hizo obediente hasta la muerte. 

   No puede haber, por consiguiente, ninguna verdadera oposición o pugna entre la misión invisible del Espíritu Santo y el oficio jurídico que los Pastores y Doctores han recibido de Cristo; pues estas dos realidades —como en nosotros el cuerpo y el alma— se completan y perfeccionan mutuamente y proceden del mismo Salvador nuestro, quien no sólo dijo al infundir el soplo divino: Recibid el Espíritu Santo127, sino también imperó con expresión clara: Como me envió el Padre, así os envío yo; y asimismo: El que a vosotros oye, a Mí me oye.


   Y si en la Iglesia se descubre algo que arguye la debilidad de nuestra condición humana, ello no debe atribuirse a su constitución jurídica, sino más bien a la deplorable inclinación de los individuos al mal; inclinación, que su Divino Fundador permite aun en los más altos miembros del Cuerpo místico, para que se pruebe la virtud de las ovejas y de los Pastores y para que en todos aumenten los méritos de la fe cristiana. Porque Cristo, como dijimos arriba, no quiso excluir a los pecadores de la sociedad por El formada; si, por lo tanto, algunos miembros están aquejados de enfermedades espirituales, no por ello hay razón para disminuir nuestro amor a la Iglesia, sino más bien para aumentar nuestra compasión hacia sus miembros."



viernes, 28 de junio de 2013

ÚLTIMO VIERNES DE JUNIO, MES DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS





o enseñaré a los pecadores que la Misericordia de mi Corazón es inagotable, a las almas frías e indiferentes, que mi Corazón es fuego y fuego que desea abrasarlas porque las ama; a las almas piadosas y buenas que mi Corazón es el camino para avanzar en la perfección y por él llegarán con seguridad, al término de la bienaventuranza. Por último, a las almas que me están consagradas, a los sacerdotes, a los religiosos, a mis almas escogidas y preferidas, les pediré una vez más, que me den su amor y no duden nunca del mío; pero sobre todo, que me den su confianza y no duden de mi misericordia. ¡Es tan fácil esperarlo todo de mi Corazón!





o daré a conocer que mi obra se funda sobre la nada y la miseria; éste es el primer eslabón de la cadena de amor que preparo a las almas desde toda la eternidad. Haré que las almas conozcan hasta qué punto las ama y perdona mi Corazón. Penetro el fondo de las almas, sus deseos de darme gusto, de consolarme y de glorifícarme: y el acto de humildad que sus faltas les obligan a hacer, viéndose tan débiles, es precisamente lo que consuela y glorifica mi Corazón. No importa que las almas sean débiles. Yo suplo lo que les falta.





es daré a conocer cómo su misma debilidad puede servirme para dar vida a muchas almas que la han perdido. Daré a conocer que la medida de mi amor y de mi Misericordia para con las almas caídas, no tiene límites…Deseo perdonar... Descanso perdonando….Siempre estoy esperándolas con amor …. ¡Qué no se desanimen! ... ¡Qué vengan! ... ¡Qué se echen sin temor en mis brazos!... ¡Soy su Padre! 





uchas almas no comprenden cuánto pueden hacer para atraer a mi Corazón a otras almas que están sumidas en un abismo de ignorancia y no saben cómo deseo que se acerquen a Mí para darles vida... La verdadera vida.




 
o te enseñaré mis secretos de amor y tú serás ejemplo vivo de mi Misericordia, pues sí por ti, que eres miseria y nada, tengo tanta predilección y te amo tanto, ¿qué haré con otras almas mucho más generosas que tú? Como no eres nada, ven... entra en mi Corazón... a la nada le es fácil entrar y perderse en este abismo de Amor... Así iré consumiendo tu pequeñez y tu miseria... Yo obraré en ti... Hablaré por ti... Me haré conocer por ti...




uántas almas encontrarán la vida en mis palabras! ¡Cuántas cobrarán ánimo al ver el fruto de sus trabajos! Un actito de generosidad, de paciencia, de pobreza, puede ser un tesoro que gane para mi Corazón gran número de almas.

sábado, 22 de junio de 2013

INFELIZ QUIEN NO ACUDE A NUESTRA SEÑORA


          Cuánta debe ser nuestra confianza en esta Reina sabiendo lo poderosa que es ante Dios, y tan rica y llena de misericordia que no hay nadie en la tierra que no participe y disfrute de la bondad y de los favores de María. Así lo reveló la Virgen María a Santa Brígida: “Yo soy –le dijo la Reina del Cielo y Madre de la Misericordia- la alegría de los justos y la puerta para introducir los pecadores a Dios. No hay en la tierra pecador tan desventurado que se vea privado de la Misericordia mía.Porque si otra gracia por mí no obtuviera, recibe al menos la de ser menos tentado de los demonios de lo que sería de otra manera. No hay ninguno tan alejado de Dios, a no ser que del todo estuviese maldito –se entiende con la final reprobación de los condenados-; ninguno que, si me invocare, no vuelva a Dios y alcance la misericordia”. Todos me llaman la Madre de la Misericordia, y en verdad la Misericordia de Dios hacia los hombres me ha hecho tan misericordiosa para con ellos. Por eso será desdichado y para siempre en la otra vida el que en ésta, pudiendo recurrir a mí, que soy tan piadosa con todos y tanto deseo ayudar a los pecadores, infeliz no acude a mí y se condena.



          Acudamos, pues, pero acudamos siempre a las plantas de esta Dulcísima Reina si queremos salvarnos con toda seguridad. Y si nos espanta y desanima la vista de nuestros pecados, entendamos que María ha sido constituida Reina de la Misericordia para salvar con su protección a los mayores y más perdidos pecadores que a Ella se encomiendan. Éstos han de ser su corona en el Cielo como lo declara su Divino Esposo: “Ven del Líbano, esposa mía; ven del Líbano, ven y serás coronada... desde las guaridas de leones, desde los montes de leopardos” (Ct 4, 8).

          ¿Y cuáles son esas cuevas y montes donde moran esas fieras y monstruos sino los miserables pecadores cuyas almas se convierten en cubil de los pecados, los monstruos más deformes que puede haber? Pues bien, comenta el Abad Ruperto, precisamente de estos miserables pecadores salvados por su mediación, oh gran Reina, te verás coronada en el Paraíso, ya que su salvación será tu corona, corona muy apropiada para una Reina de Misericordia y muy digna de ella.


-  San Alfonso María de Ligorio  -
LAS GLORIAS DE MARÍA

viernes, 21 de junio de 2013

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, REMEDIO DEL MUNDO DEBILITADO EN EL AMOR DE DIOS



      Santa Gertrudis veía a menudo al Señor "veladamente", a la hora de recibirlo en la Sagrada Comunión; la víspera de la Anunciación, el Señor la visitó en la capilla durante los oficios de la mañana y, "desde entonces, me concedió un conocimiento más claro de Él, de suerte que empecé a corregirme de mis faltas mucho más por la dulzura de su Amor que por temor de su justa cólera"

      La Santa habla de un rayo de luz, como una flecha, que procedía de la herida del costado de un crucifijo. Cuenta también que su alma, derretida como la cera, se aplicó al pecho del Señor como para recibir la impresión de un sello y alude a un matrimonio espiritual en que su alma fue como absorbida por el Corazón de Jesús. Pero "la adversidad es el anillo espiritual que sella los esponsales con Dios".


En la fiesta de San Juan Evangelista, Santa Gertrudis tuvo una visión de Nuestro Señor, quién le permitió descansar su cabeza en la Llaga de Su costado. Al escuchar el palpitar de Su Corazón, ella se tornó hacia San Juan, quién estaba también presente. Le preguntó si había escuchado lo mismo en la Ultima Cena, cuando se reclinó sobre el pecho del Señor y de haberlo escuchado, por qué no lo relató en su Evangelio. San Juan contestó que la Revelación del Sagrado Corazón de Jesús estaba reservada para tiempos posteriores, cuando el mundo, aumentando en frialdad, necesitaría ser reavivado en el Amor. 


jueves, 20 de junio de 2013

SAN FRANCISCO Y EL DECORO EUCARÍSTICO


      Os ruego, más que si se tratara de mí mismo, que, cuando os parezca bien y veáis que conviene, supliquéis humildemente a los clérigos que veneren sobre todas las cosas el Santísimo Cuerpo y Sangre de Nuestro Señor Jesucristo y sus santos nombres y sus palabras escritas que consagran el Cuerpo.


      Los cálices, los corporales, los ornamentos del altar y todo lo que concierne al Sacrificio, deben tenerlos preciosos. Y si el Santísimo Cuerpo del Señor estuviera colocado en algún lugar paupérrimamente, que ellos lo pongan y lo cierren en un lugar precioso según el mandato de la Iglesia, que lo lleven con gran veneración y que lo administren a los otros con discernimiento.

      También los nombres y las palabras escritas del Señor, dondequiera que se encuentren en lugares inmundos, que se recojan y que se coloquen en un lugar decoroso. Y en toda predicación que hagáis, recordad al pueblo la penitencia y que nadie puede salvarse, sino quien recibe el Santísimo Cuerpo y Sangre del Señor (cf. Jn 6,54).

      Y cuando es consagrado por el sacerdote sobre el altar y cuando es llevado a alguna parte, que todas las gentes, de rodillas, rindan alabanzas, gloria y honor al Señor Dios vivo y verdadero. Y que de tal modo anunciéis y prediquéis a todas las gentes su alabanza, que, a toda hora y cuando suenan las campanas, siempre se tributen por el pueblo entero alabanzas y gracias al Dios omnipotente por toda la tierra".

Tomado de los Escritos de 
Nuestro Seráfico Padre San Francisco de Asís

 CARTA A LOS CUSTODIOS I

 (Sobre el amor y devoción que San Francisco
 demostró sentir por el Santo Sacramento del Altar)


          Hay muchos creyentes, que confundidos por el falso catolicismo que nació después del Concilio Vaticano II, sienten que el espíritu franciscano es una especie de preconización del "hippismo", del amor libre, de ser pobre bajo un manto de mal gusto y falta de decoro. Nada más lejos de la realidad...

          Y es que los verdaderos franciscanos, son aquellos que SIGUEN LA DOCTRINA SEGURA DE SAN FRANCISCO DE ASÍS en la integridad católica, profesando, viviendo y divulgando todos los Dogmas de la Santa Iglesia Católica, en medio de un espíritu de desasimiento del mundo y renegando de sus placeres vanos.



          Los verdaderos franciscanos son aquellos que como buenos religiosos, REZAN EL OFICIO DIVINO EN LUGAR DE IR AL GIMNASIO O DE EXCURSIÓN.

          Los genuinos franciscanos usan el santo hábito A DIARIO, COMO ORDENARA SAN FRANCISCO y no como hacen los "franciscanitos" de la Neo-Iglesia "Católica".

          Los franciscanos de verdad AMAN EL DECORO en el trato, en la oración y sobre todo, en la Casa de Dios; por eso no ofrecen la Santa Misa con ornamentos baratos, escatimando al Señor la gloria y el honor que le son merecidos.

          El franciscano trata de IMITAR EN TODO A CRISTO, por eso, NO ES UN HOMBRE DEL MUNDO SINO TODO DE DIOS; ya no hay lugar para las salidas nocturnas, ni para la ropa ajustada, ni tiempo para tomar alcohol y mucho menos, para coquetear con NADIE. Sólo hay lugar para la oración, el ayuno, la penitencia la prédica evangélica, no con palabras, sino con EL EJEMPLO DE UNA VIDA EJEMPLAR.

martes, 18 de junio de 2013

REQUIEM POR DOÑA SOLEDAD RAMÍREZ OLIVARES




EL ÁNGEL ACÓLITO


          Muchas veces los ojos no logran captar el arduo trabajo de los Santos Ángeles durante la Santa Misa, la delicadeza y aprensión que ellos tienen hacia Jesús sacramentado ante las torpezas humanas. Son los Ángeles encargados de ser ese "acólito" eficiente y despierto el que va junto al sacerdote vigilando que ni siquiera una sola partícula se pierda; así nos lo cuenta san Pío de Pietrelcina en el siguiente relato:



Los ángeles nos acompañan cuando estamos en la iglesia
 y ayudan al sacerdote para evitar 
profanaciones de la Eucaristía por descuido

          El Padre Alessio Parente relata:

   "Una mañana, al dar la comunión, se terminaron las hostias de mi copón. Cuando lo estaba purificando, del lado derecho de mi espalda, vi una hostia que, como una flecha, fue a meterse en el copón. Después de las confesiones, fui a la celda del padre Pío y le conté el hecho. Y el padre, en tono severo, me dijo: “Agradece a tu ángel custodio que no te ha hecho caer a tierra a Jesús. Aprende que la comunión se distribuye con amor y reverencia”.

          Otro día un religioso le presentó esta cuestión al Padre Pío: 

   "Padre, nuestros ojos no ven bien los pequeños fragmentos de hostia consagrada que se caen al distribuir la comunión. El padre respondió: “¿Qué crees que hacen los ángeles en torno al altar?”.

          Todos entendieron que los ángeles están listos para intervenir y recoger los pedacitos y llevarlos al copón.


Hna. Úrsula, de la Tercera Orden de San Francisco
Santiago de Chile


*** * *** * *** * ***

sábado, 15 de junio de 2013

NUESTRA SEÑORA, MADRE DE LOS MISERABLES


          Pregunta San Bernardo: ¿Por qué la Iglesia llama a María Reina de Misericordia? Y responde: “Porque Ella abre los caminos insondables de la Misericordia de Dios a quien quiere, cuando quiere y como quiere, porque no hay pecador, por enormes que sean sus pecados, que se pierda si María lo protege”.



          Pero ¿podremos temer que María se desdeñe de interceder por algún pecador al verlo demasiado cargado de pecados? ¿O nos asustará, tal vez, la majestad y santidad de esta gran reina? No, dice san Gregorio; cuanto más elevada y santa es ella, tanto más es dulce y piadosa con los pecadores que quieren enmendarse y a ella acuden”. Los reyes y reinas, con la majestad que ostentan, infunden terror y hacen que sus vasallos teman aparecer en su presencia. Pero dice san Bernardo: ¿Qué temor pueden tener los miserables de acercarse a esta Reina de Misericordia si Ella no tiene nada que aterrorice ni nada de severo para quien va en su busca, sino que se manifiesta toda dulzura y cortesía? ¿Por qué ha de temer la humana fragilidad acercarse a María? En Ella no hay nada de austero ni terrible. Es todo suavidad ofreciendo a todos leche y lana”. María no sólo otorga dones, sino que Ella misma nos ofrece a todos la leche de la Misericordia para animarnos a tener suma confianza y la lana de su protección para embriagarnos contra los rayos de la Divina Justicia.

          Narra Suetonio que el emperador Tito no acertaba a negar ninguna gracia a quien se la pedía; y aunque a veces prometía más de lo que podía otorgar, respondía a quien se lo daba a entender que el príncipe no podía despedir descontento a ninguno de los que admitía a su presencia. Así decía Tito; pero o mentía o faltaba a la promesa. Mas nuestra Reina no puede mentir y puede obtener cuanto quiera para sus devotos. Tiene un corazón tan piadoso y benigno, que no puede sufrir el dejar descontento a quien le ruega. “Es tan benigna –dice Luis Blosio- que no deja que nadie se marche triste”. Pero ¿cómo puedes, oh María –le pregunta san Bernardo-, negarte a socorrer a los miserables cuando eres la reina de la misericordia? ¿Y quiénes son los súbditos de la misericordia sino los miserables? Tú eres la Reina de la Misericordia, y yo, el más miserable pecador, soy el primero de tus vasallos. Por tanto reina sobre nosotros, oh Reina de la Misericordia”.

          Tú eres la Reina de la Misericordia y yo el pecador más miserable de todos; por tanto, si yo soy el principal de tus súbditos, Tú debes tener más cuidado de mí que de todos los demás. Ten piedad de nosotros, Reina de la Misericordia, y procura nuestra salvación.


          Y no nos digas, Virgen Santa, parece decirle Jorge de Nicomedia, que no puedes ayudarnos por culpa de la multitud de nuestros pecados, porque tienes tal poder y piedad que excede a todas las culpas imaginables. Nada resiste a tu poder, pues tu gloria el Creador la estima como propia, pues eres Su Madre. 

          Y el Hijo, gozando con tu gloria, como pagándose una deuda, da cumplimiento a todas tus peticiones. Quiere decir que si bien María tiene una deuda infinita  con su Hijo por haberla elegido como su madre, sin embargo, no puede negarse que también el Hijo está sumamente agradecido a esta Madre por haberle dado el ser humano; por lo cual Jesús, como por recompensar cuanto debe a María, gozando con su gloria, la honra especialmente escuchando siempre todas su plegarias.


San Alfonso María de Ligorio
LAS GLORIAS DE MARÍA

viernes, 14 de junio de 2013

SOR BENIGNA CONSOLATA FERRERO


          La que habría de ser una confidente más del Divino Corazón, nació en Turín, el 5 de Agosto de 1885. Muy joven todavía empezó a tener comunicaciones divinas. En 1906, a los 21 años, entró en el Monasterio de la Visitación de Pignerol, pero a los pocos días, asustadas las Superioras de aquellos caminos extraordinarios, la despidieron. En 1907 fue recibida en la Visitación de Como (al norte de Milán). El 28 de Noviembre de 1912 hizo su profesión solemne, y el uno de Septiembre (Primer Viernes) de 1916, a los 31 años de edad, moría con fama de santidad. 



          Desde el anonimato de la clausura, escribía cuanto le dictaba el Sagrado Corazón de Jesús, como lo hiciera con Santa Gertrudis, de modo semejante a Santa Margarita Mª. de Alacoque y como volverá a pasar con Sor Josefa Menéndez, de quien tanto hemos dado a conocer en este blog.

          Aquí os dejo algunos extractos de esos Mensajes del Sagrado Corazón a Sor Benigna Consolata Guerrero, que hoy, por ser viernes, nos servirán para cumplir con las directrices de LA SEMANA DEL BUEN CRISTIANO.


«Es necesario reavivar la devoción a este Corazón, para que el mundo
 se conmueva de nuevo. Mi Corazón ha de ser la salvación de todo el mundo, 
la salvación de cuantos lo busquen y lo conozcan». 

«Estoy preparando la obra de mi Misericordia; 
quiero un nuevo resurgimiento en la sociedad, 
y quiero que éste sea realizado por el amor». 

 "Yo no puedo resistir al ver tantas almas engañadas, y con ellas usaré
 de Misericordia, instruyéndolas cada vez más y llamándolas
 más dulcemente a mi Divino Corazón. 
Yo les revelaré los secretos inefables de mi Divino Corazón 
y les enseñaré a vivir de mi amor, de aquel amor 
que vuelve suave el dolor más grande,
 y que hace gustar al alma una paz celestial, 
aun en medio de las más rudas pruebas». 


 «Mi Corazón, ¡oh amada!, es tan poco conocido, 
que si los hombres tuviesen que elegir entre Mí y un pedazo de pan, 
preferirían el pan... 
Esto me causa pena, mucha pena. 
Ver a los hombres que gimen, sufren privaciones, languidecen; 
conocer que tengo todo lo que necesitan, ver que lo rehúsan, 
que lo desprecian, es una pena que me pasa el Corazón. 
Para no sentirla, sería menester no amar a los hombres como Yo los amo;
 sería menester no haber muerto por ellos como Yo he muerto...
 ¡Oh María! ¡Cuánto me preocupa el amor de los hombres! ¡Cuánto ansío su amor! 
Por esto, cuando Yo encuentro un corazón que me abre las puertas, 
me precipito dentro con todas mis gracias». 


jueves, 13 de junio de 2013

SAN ANTONIO DE PADUA Y EL PAN DE LOS POBRES



          San Antonio de Padua, aparte de gran santo, también fue un gran taumaturgo; de hecho sus milagros se cuentan por centenares. Después de su muerte se recopilaron cincuenta y tres milagros auténticos para su canonización, que fueron leídos ante el Papa Gregorio IX, quien lo canonizó antes del año de su muerte. 

          Los datos más seguros sobre su vida los tenemos en un contemporáneo suyo, religioso franciscano como él, que permaneció en el anonimato y que lo conoció y pudo realizar averiguaciones entre los que lo conocieron y recibieron los milagros, maravillosamente documentados.

          Fue San Antonio un gran teólogo y escriturista, que conocía a San Agustín a la perfección, pues antes de ser franciscano había sido canónigo regular de San Agustín. Pero quedó entusiasmado con el espíritu evangélico de los primeros franciscanos que llegaron a Coímbra, en Portugal, donde él residía. Quiso ser mártir y pidió ir a Marruecos. Sin embargo, una enfermedad le impidió predicar y llegó a Italia, donde pudo conocer a San Francisco, quien, al conocer que era docto, le encargó de la predicación y de la enseñanza teológica a sus hermanos religiosos. 

          Luchó con entereza contra los herejes de su tiempo para convencerlos con su predicación y milagros de las Verdades de la Fe Católica. El Papa Pío XII lo nombró Doctor de la Iglesia el 16 de Enero de 1946, mediante la Carta Apostólica "Exulta, Lusitania felix".


EL PAN DE LOS POBRES

          Tiene su origen en uno de los muchos prodigios atribuidos a San Antonio de Padua. Un niño, dejado sólo cerca de un recipiente lleno de agua, cayó dentro y se ahogó. La madre, desesperada, recurrió a su fe al Santo e hizo el voto de dar a los pobres tanto trigo como pesaba su hijito, si el niño resucitaba (cf. Rigauld, Vita, cap. X, 3). Y así fue. Nació entonces la devoción llamada "pondus pueri", el peso del niño, con fines benéficos.

           Los padres prometían a San Antonio tanto pan como el peso de sus chiquillos, para que los protegiera de las epidemias y de otros males. La pía práctica, disminuyó en la edad media y después desapareció.

           Sólo hacia finales del siglo XIX renació, por mérito principalmente de don Antonio Locatelli, difundiéndose en todo el mundo, hasta el punto de que en muchas iglesias, junto a la imagen o estatua de San Antonio, se encuentra la cajita con el letrero: "Pan de San Antonio".


lunes, 10 de junio de 2013

ANIVERSARIO DE PRIMERA COMUNIÓN



Permítanme evocar -un año más- el día feliz y gozoso de mi Primera Comunión, la vez primera que Nuestro Señor, Pan de los Ángeles, vino a mi corazón, justo un mes antes de cumplir los diez años.

Fue mi querido y siempre recordado Don Jorge, quien me acercó el beso de Jesús Sacramentado...¿cómo olvidar aquél momento único en mi vida? Después de ese día, he asistido algunas primeras comuniones, pero será cuestión de la soberbia que me caracteriza, pero ninguna me emocionó tanto como la de aquél día.

Allí empezaba la lucha, el verdadero combate en las filas de Cristo Rey, pues si bien la Confirmación nos constituye en verdaderos soldados, sin la Sagrada Eucaristía, el héroe se encuentra desarmado
 y sin motivo para guerrear.

Tengan la caridad de darle una limosna de oración a este hermano suyo; pidan al Buen Jesús que jamás me aparte de Él, que siempre lo ame, dada día más, que sólo a Él busque y sólo a Él necesite.
Que Dios se lo pague y Nuestra Señora les premie.

viernes, 7 de junio de 2013

FIESTA DEL SACRATÍSIMO CORAZÓN DE JESÚS


Intimamente relacionada con la Fiesta del Corpus, 
es la que hoy celebra la Santa Iglesia Católica en homenaje al Sagrado Corazón de Jesús, tributando culto al corazón de carne en cuanto es símbolo del amor y manifestación
 externa de las afecciones.

La devoción al Sacratísimo Corazón de Nuestro Señor 
es tan antigua como el mismo Cristianismo, 
aunque su institución haya sido concretada por Pío XI, atendiendo a los deseos del Sagrado Corazón 
expuestos a Santa Margarita María de Alacoque.


"Tomad mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de Corazón"
(Mat. 11, 29)




EL PAPA PÍO XII DEFINE LA DEVOCIÓN
  AL SAGRADO CORAZÓN

En efecto, manifiesto es que este culto, 
si consideramos su naturaleza peculiar, 
es el acto de religión por excelencia, esto es, 
una plena y absoluta voluntad de entregarnos y consagrarnos al amor del Divino Redentor,
 cuya señal y símbolo más viviente 
es su Corazón traspasado."

( Encíclica Haurietis Aquas


¿ QUIERES LLEVAR GRABADO TU NOMBRE
DENTRO DEL SAGRADO CORAZÓN ?

De entre todas las Celestiales Promesas que el Sagrado Corazón formuló a Santa Margarita
 María de Alacoque, me atrevería a resaltar de forma especial la número 11,
ya que me consta que cuantos visitan este pequeño blog, no pocas veces han compartido
 los artículos aquí vertidos en distintas redes sociales, como Facebook y Twiter.

Tampoco han faltado almas generosas que se descargan las diferentes estampas
que aparecen en los márgenes laterales y las ha imprimido y plastificado
para repartirlas y despertar así la Mirada de Dios sobre un mundo
que cada vez quiere saber menos de Él...

Anímate a compartir también este enlace del Sagrado Corazón; 
no dejes de dar a conocer y difundir, ya sea de palabra,
o con una sencilla estampa, o con un buen ejemplo de piedad,
esta maravillosa práctica de amor, para llevar así 
-según su Promesa
 tu nombre inscrito para siempre en su Bendito Corazón.

Continúa acercándote de vez en cuando por esta ventanita
que es "Como ovejas sin Pastor"
que a modo de telescopio, pese a su pequeño calibre,
te puedo hacer vislumbrar el Amor que por ti siente el Sagrado Corazón.



1  Les daré todas las gracias necesarias para su estado de vida.

Les daré paz a sus familias.

3  Las consolaré en todas sus penas.

4  Seré su refugio durante la vida y sobre todo a la hora de la muerte.

5  Derramaré abundantes bendiciones en todas sus empresas.

6   Los pecadores encontrarán en mi Corazón un océano de misericordia.

7   Las almas tibias se volverán fervorosas.

8   Las almas fervorosas harán rápidos progresos en la perfección.

9   Bendeciré las casas donde mi imagen sea expuesta y venerada.

10  Otorgaré a aquellos que se ocupan de la salvación de las almas el don de mover los corazones más endurecidos.

11 Grabaré para siempre en mi Corazón los nombres de aquellos
 que propaguen esta devoción.

12 Yo te prometo, en la excesiva misericordia de mi Corazón, que su amor omnipotente concederá a todos aquellos que comulguen nueve Primeros Viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final: No morirán en desgracia mía, ni sin recibir sus Sacramentos, y mi Corazón divino será su refugio en aquél último momento.

miércoles, 5 de junio de 2013

SAN JOSÉ, PROTECTOR CONTRA EL DEMONIO



      Desde hace años he estudiado en forma autodidacta sobre casos de posesos, en varias ocasiones me he encontrado con textos sorprendentes sobre confesiones dichas por los demonios, y aunque uno discrimina lo que puede ser o no verdad, me llama profundamente la atención que repetidas veces distintos demonios, después de sufrir con los exorcismos y con la presencia del sacerdote, siempre terminan confesando el gran poder de la Santísima Virgen María y del Glorioso San José. Un caso que cuenta con estas características es el de Antoine Gay, en donde esta persona posesa, después de haber revelado muchas otras cosas interesantes, dice lo siguiente acerca de San José: 

      “San José ha sido concebido sin pecado, y ha subido al Cielo en cuerpo y alma; San José tiene la segunda plaza (entre las criaturas). Él está al lado de María Nuestra Señora y por encima de los serafines"Después el demonio pronunció esta salutación en honor de san José: 


"Yo os saludo José,
lleno de gracias,
Jesús y María están contigo;
Vos sois bendito entre todos los hombres
y Jesús, el fruto único de las entrañas 
de la Santísima Virgen María, es bendito."

      Resulta impresionante que un demonio, en este caso de la jerarquía de los querubines llamado Isacarón, diga tales cosas que son tan propias de la devoción nuestra; si bien sabemos que una vez que este ángel fue expulsado del cielo (en compañía de los demás ángeles rebeldes) fue perdiendo gradualmente su belleza angélica, éste demuestra no haber perdido la reverencia y respeto hacia San José, a la Virgen y los Ángeles Custodios, porque incluso es capaz de elaborar una salutación y decirla. Es claro que este ángel rebelde (Isacarón) ha perdido la gracia que lo hacía hermoso ante Dios, y ahora sólo es un ángel deforme, sometido al Padre de las tinieblas, sin embargo, guarda reverencia ante los Bienaventurados, porque reconoce que interceden por nosotros por la gracia especial que Dios les ha dado.



      El poseso continua diciendo: “Manteneos fuertemente unidos a María, esta poderosa Reina del Cielo que es el terror de los demonios, y no pereceréis. Invocad a menudo a san José, él está por encima de los querubines y los serafines, tiene un gran poder”

   "Los ángeles fieles desean más vuestra salvación que nosotros los demonios vuestra perdición. El que quiere recibir mucha gracia debe ser humilde y rezar a San José, los Santos Ángeles... No se puede hacer una idea de las ventajas que le reportará: progresará en la virtud".

   “Es necesario tomar por protector a san José, y tener una gran devoción a los Santos Ángeles”.

      Como vemos el poder de Dios hace hablar al demonio como un apóstol de la Verdad, mostrándonos como aun las criaturas que le desobedecieron no pueden resistirse ante su Divina Presencia.

     Como nos indica la Semana del Buen Cristiano hoy recordamos al Glorioso Patriarca San José, por ello quise compartir con ustedes este breve y humilde comentario que he elaborado acerca de este caso, para salud de nuestras almas y recordatorio del gran intercesor que Dios nos ha dejado en San José, que él nos ayude a dar combate al enemigo. 


Hna. Úrsula, Tercera Orden de Nuestro Padre San Francisco
Santiago de Chile

lunes, 3 de junio de 2013

LIBERTADORA DE LAS ALMAS DEL PURGATORIO


      San Pedro Damiano refiere que habiendo muerto una mujer llamada Marozia, se apareció a una comadre suya, y le dijo, que en el día de la Asunción de María  fue librada por Ella del Purgatorio junto con tantas almas que excedían el número de pueblo romano. San Dionisio Cartujano afirma que lo mismo acontece en la festividad de la Navidad y de la Resurrección de Jesucristo, diciendo que en tales días desciende María al Purgatorio seguida de un coro de Ángeles y libra a muchas almas de aquellas penas; lo que Novarino cree se repite en todas las fiestas solemnes de la Santísima Virgen.


      Además es bien sabida la promesa que hizo María al Papa Juan XXII, cuando, apareciéndose le ordenó que participase que en el sábado después de su muerte libraría del Purgatorio a cuantos llevasen el Santo Escapulario del Carmen; lo que declaró el mismo Pontífice, según refiere el P. Crasset, en la Bula que publicó y fue después confirmada por Alejandro V, Clemente VII, Pío V, Gregorio XII y Pablo V, el cual, en el año de 1612 en una bula dijo: 

“El pueblo cristiano puede piadosamente creer que la Santísima Virgen ayudará con su continua intercesión, y con sus méritos y protección especial, después de la muerte, y principalmente en el día de sábado -consagrado por la Iglesia a la misma Virgen María- a las almas de los hermanos de la Cofradía de Santa María del monte Carmelo, que hayan salido de este mundo en gracia, y hayan llevado su Escapulario, observando castidad según su estado, y hayan rezado el Oficio Parvo de la Virgen, y si no han podido recitarlo, habiendo observado los ayunos de la Iglesia”. 

      Y en el Oficio Solemne de Santa María del Carmen se lee que se ha de creer piadosamente, que la Santísima Virgen consuela con amor de Madre a los cofrades del Carmen en el purgatorio, y con su intercesión los lleva pronto a la patria celestial.


      ¿Por qué no hemos de esperar también nosotros las mismas gracias y favores de esta divina Madre? Y si le sirviéramos con amor especialísimo, ¿por qué no podemos esperar también la gracia de ir al Cielo inmediatamente después de haber fallecido, sin entrar en el Purgatorio, según aquello que la misma Virgen envió a decir por Fr. Abondio al Beato Godofredo:

 "Di a fray Godofredo que adelante en la virtud, que así será de mi Hijo y mío; y cuando su alma se separará del cuerpo, no permitiré que vaya al Purgatorio,
 sino que la tomaré y la ofreceré a mi Hijo"?
      Y si deseamos ofrecer sufragios a las Almas del Purgatorio, roguemos a la Santísima Virgen en nuestras oraciones, aplicando por ellas especialmente el Santísimo Rosario, que les sirve de gran alivio.

San Alfonso María de Ligorio
"LAS GLORIAS DE MARÍA"

sábado, 1 de junio de 2013

SANTA ÁNGELA DE MÉRICI, TERCIARIA FRANCISCANA



      Fundadora de las Hermanas Ursulinas, nació en Italia en 1474 y tiene el mérito de haber fundado la primera comunidad religiosa femenina para educar niñas.

      Se crió en una familia campesina muy creyente, una casa que parecía un santuario, donde se vivía la continua presencia de Dios y cada noche, se tenía la sana costumbre de leer la vida de un Santo.

      Quedó huérfana de padre y madre cuando aún era muy niña y esto la obligó a irse a vivir con un tío, mercader rico, pero cristiano ejemplar. Después durante toda su vida le pediría perdón a Dios por no haber confiado lo suficientemente en su juventud en la Providencia Divina que a nadie abandona.

      Su infancia es muy sufrida y tiene que trabajar duramente pero esto la hace fuerte y la vuelve comprensiva con las niñas pobres que necesitan ayuda para poderse instruir debidamente. A los nueve años consagró a Dios su virginidad, haciendo voto de guardarla, y persuadió a su hermana para que hiciera lo mismo. Desde entonces renunció a todos los adornos mundanos, y su única preocupación era complacer en todo a Nuestro Señor Jesucristo.

      Hacía ya unos seis años que Ángela y su hermana vivían en casa de su tío, cuando esta hermana tan querida fue arrebatada a su cariño por una muerte repentina, sin que el sacerdote tuviese tiempo de administrarle los últimos sacramentos. Ángela quedó muy apenada por esta nueva desgracia.

      Una angustia dolorosa la apesadumbraba; temblaba por la suerte de esta alma, llamada de improviso al tribunal de Dios. Algún tiempo después, cuando llevaba la comida a los segadores, vio sobre su cabeza, en una revuelta del camino, una nube luminosa, y en ella a la Santísima Virgen, que le presentaba a su hermana llena de gloria y rodeada de un cortejo de ángeles. «¡Oh Ángela! -dijo la feliz predestinada-, persevera como has empezado, y gozarás conmigo de la misma alegría y felicidad».


      Este acontecimiento tuvo grandísima influencia sobre nuestra Santa, y fue causa de que cada día se desprendiese más de las cosas de la tierra.

      Se hace Terciaria Franciscana y sin haber hecho sino estudios de primaria, llega a ser Consejera de gobernadores, obispos, doctores y sacerdotes. Es que había recibido del Espíritu Santo el Don del Consejo, que consiste en saber lo que más conviene hacer y evitar en cada ocasión.

      Viendo que las niñas no tenían quién las educara y las librara de peligros mortales, y que las nuevas herejías llevaban a la gente a querer organizar la vida como si Dios no existiera, fundó la Comunidad de Hermanas Ursulinas (en honor a Santa Úrsula, la santa mártir del siglo IV, que dirigía el grupo de muchachas llamadas "Las once mil vírgenes", que murieron por defender su religión y su castidad).

      Lo que más le impresionaba era que las niñas de los campos y pueblos que visitaba no sabían nada o casi nada de religión. Sus papás o no sabían o no querían enseñarles catecismo. Por eso ella organizó a sus amigas en una asociación dedicada a enseñar catecismo en cada barrio y en cada vereda.

      Ángela era de baja estatura pero tenía todas las cualidades de líder y de guía para influir en los demás. Y además tenía mucha simpatía y era de trato agradable.

      En Brescia fundó una escuela y de allí se extendió su Comunidad de Ursulinas por muchas partes. Un grupo de 28 muchachas muy piadosas se vino a vivir en casa de Ángela y con ellas fundó la Comunidad. En una visión contempló un enorme grupo de jóvenes vestidas de blanco que volaban hacia el cielo, y una voz le dijo: "Estas son tus religiosas educadoras".

      La Comunidad de Ursulinas fue fundada en 1535, y cinco años después murió su Fundadora, Santa Ángela, el 27 de enero de 1540. Fue canonizada en 1807.

      Un hombre le preguntó un día en plena calle: ¿Qué consejo me recomienda para comportarme debidamente? Y ella le respondió: "Compórtese cada día como deseara haberse comportado cuando le llegue la hora de morirse y de darle cuenta a Dios".

      Sus últimas palabras fueron: "Dios mío, yo te amo".

*  * * * * * * *  *