lunes, 20 de marzo de 2017

DE LAS PENAS DEL PURGATORIO



La absolución perdona las culpas mortales y la pena eterna se conmuta con la penitencia dada; pero ésta suele ser tan ligera que ha de continuarse en vida o en el Purgatorio.

Según dice San Vicente Ferrer, por un pecado venial se padece un año de Purgatorio; miremos los pecados cometidos y podremos calcular los años de Purgatorio que nos esperan. Y qué será de los pecados mortales que, aunque perdonados, debamos satisfacer del todo la culpa.

Las penas del Purgatorio parecen más largas de lo que son, porque las Almas saben el largo tiempo que han de sufrir , lo caro que han de pagar tan breves gustos, y que podrían haber podido enmendarse con facilidad y no lo hicieron.


Escucha a las Benditas Ánimas que nos dicen: “Cristianos, mirad lo largos y pesados que son nuestros sufrimientos. Tanto nos amabais antes y ahora nos tenéis olvidados entre atroces tormentos cuando más os necesitamos. Podéis aliviarnos con vuestras oraciones y sacrificios; no endurezcáis vuestros corazones y sed generosos con los que tanto os amaron en vida.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.