jueves, 31 de octubre de 2019

ESTA TRISTE NOCHE DE HALLOWEN SE COMETERÁN MILES DE HORRENDOS PECADOS CONTRA LA GLORIA DE DIOS. Urge reparar, y qué mejor manera que usar un sencillo ACTO DE AMOR, con la mente y con el corazón




“Porque vendrá tiempo cuando
 no sufrirán la sana doctrina, 
sino que teniendo comezón de oír, 
se amontonarán maestros 
conforme a sus propias concupiscencias,
 y apartarán de la verdad el oído
 y se volverán a las fábulas”

2 Carta de San Pablo a Timoteo, cap. 4, vers. 3-4


               El año céltico concluía el 31 de Octubre, en el Otoño, cuya característica principal es la caída de las hojas. Para ellos significaba el fin de la muerte o iniciación de una nueva vida. Esta enseñanza se propagó a través de los años de generación en generación.

               La costumbre era dejar comida y dulces en los alrededores de las casas a modo de ofrenda. Por otro lado, era común encender velas para ayudar a las almas de los muertos a encontrar el camino hacia la luz y descanso junto a Lugh, el dios celta conocido como el de las Mil Artes o Mil Oficios, y en este sentido quizá se lo puede relacionar con Mercurio, dios del que Julio César dijo que era el inventor de las artes.

             Animamos a nuestros amigos y lectores a dedicar un momento de esta noche para hacer esta ORACIÓN DE DESAGRAVIO, desde nuestro propio hogar, en un ambiente de tranquilidad y recogimiento; recemos para reparar los muchos pecados que se cometerán esta infame noche con la celebración pagana conocida como "Hallowen". Un buen católico debe abstenerse de participar o colaborar en modo alguno en dichos festejos mundanos y anticristianos, bajo pena de pecado grave.

             También nos puede servir para desagraviar a Dios Nuestro Señor la oración que les fue revelada por el Ángel de Fátima a los videntes:

           Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo os adoro profundamente y os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Vuestro Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los tabernáculos de la tierra, en reparación por las iniquidades, sacrilegios e indiferencias con los que Él mismo es ofendido; y por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Corazón Inmaculado de María os pido la conversión de los pobres pecadores.






ACTO DE DESAGRAVIO A NUESTRO SEÑOR, 
compuesto por el Santo Padre Pío XI

               ¡Oh Dulcísimo Jesús, cuyo inmenso Amor a los hombres no ha recibido en pago, de los ingratos, más que olvido, negligencia y menosprecio! Vednos postrados ante Vuestro Altar, para reparar, con especiales homenajes de honor, la frialdad indigna de los hombres y las injurias con que, en todas partes, hieren Vuestro Amantísimo Corazón.

               Mas recordando que también nosotros alguna vez nos manchamos con tal indignidad de la cual nos dolemos ahora vivamente, deseamos, ante todo, obtener para nuestras almas Vuestra Divina Misericordia, dispuestos a reparar, con voluntaria expiación, no sólo nuestros propios pecados, sino también los de aquellos que, alejados del camino de la salvación y obstinados en su infidelidad, o no quieren seguiros como a Pastor y Guía, o, conculcando las promesas del Bautismo, han sacudido el suavísimo yugo de Vuestra Ley.

               Nosotros queremos expiar tan abominables pecados, especialmente la inmodestia y la deshonestidad de la vida y de los vestidos, las innumerables asechanzas tendidas contra las almas inocentes, la profanación de los días festivos, las execrables injurias proferidas contra Vos y contra Vuestros Santos, los insultos dirigidos al Orden Sacerdotal, las negligencias y horribles sacrilegios con que es profanado el mismo Sacramento del amor y, en fin, los públicos pecados de las naciones que oponen resistencia a los derechos y al Magisterio de la Iglesia por Vos fundada.

               ¡Ojalá que nos fuese dado lavar tantos crímenes con nuestra propia sangre! Mas, entretanto, como reparación del Honor Divino conculcado, uniéndola con la expiación de la Virgen Vuestra Madre, de los Santos y de las almas buenas, os ofrecemos la satisfacción que Vos mismo ofrecisteis un día sobre la Cruz al Eterno Padre y que diariamente se renueva en nuestros altares, prometiendo de todo corazón que, en cuanto nos sea posible y mediante el auxilio de Vuestra gracia, repararemos los pecados propios y ajenos y la indiferencia de las almas hacia Vuestro Amor, oponiendo la firmeza en la Fe, la inocencia de la vida y la observancia perfecta de la Ley Evangélica, sobre todo de la Caridad, mientras nos esforzamos además por impedir que seáis injuriado y por atraer a cuantos podamos para que vayan en Vuestro seguimiento.

               ¡Oh Benignísimo Jesús! Por intercesión de la Santísima Virgen María Reparadora, os suplicamos que recibáis este voluntario Acto de Reparación; concedednos que seamos fieles a Vuestros Mandatos y a Vuestro servicio hasta la muerte y otorgadnos el don de la perseverancia, con el cual lleguemos felizmente a la Gloria, donde, en unión del Padre y del Espíritu Santo, vivís y reináis, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.




miércoles, 30 de octubre de 2019

CALENDARIO CATÓLICO NOVIEMBRE DE 2019, EL MES DEL BENDITO PURGATORIO




               Nada más hermoso y más digno de poseerse que la verdadera Caridad. Éste es el fin de todo Católico: "Amar a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a nosotros mismos".

               Tiende tu mirada a las Benditas Ánimas del Purgatorio, la Iglesia Purgante, que alargan su mano suplicando una limosna de misericordia; Ellas esperan la bondad de nosotros, los mortales, que les ayude a calmar sus dolores y librarse de aquellas terribles cárceles de tormentos, donde purgan por los pecados cometidos durante su estancia en este mundo visible.

               No siempre podemos practicar la caridad tal y como querría nuestro corazón, pero sí podemos SER TODOS GRANDES BENEFACTORES de las Almas del Purgatorio: mayores y pequeños, enfermos y sanos, todos podemos socorrerles con nuestras oraciones, Misas, comuniones, limosnas y sacrificios personales...

               Ojalá a partir de hoy comiences a ser devoto fiel de las Almas del Purgatorio, que, una vez libres de sus penas, serán llevadas a la Presencia de Dios, en la compañía de la Virgen y de los Santos, donde no te quepa duda, se acordarán de ti, que tanto las ayudaste a alcanzar la felicidad eterna.




               DESDE EL pasado LUNES 28 de Octubre, uno de nosotros rezará el Santo Rosario un día de la semana por las Almas del Purgatorio, con INTENCIÓN ESPECIAL POR LOS DIFUNTOS familiares y amigos de los que se unan a esta cadena de oración.

         De momento éstos son los asignados:

-Lunes: Juan Diego, Ariel 

-Martes: Jesús, Janeth 

-Miércoles: Carmelo, Alex

-Jueves: Pablo, Atilio

-Viernes: Leonardo

-Sábado: Ariel, Ruth, Pedro

-Domingo: Fabián, Olga

Para participar en esta cadena de oración
 sólo tiene que escribirnos un correo a 
sicutoves@gmail.com
 indicando su nombre y día de la semana
 en que se compromete a rezar el Santo Rosario
 por las Almas del Purgatorio.



martes, 29 de octubre de 2019

ORACIÓN EN REPARACIÓN DE LAS BLASFEMIAS; Recemos por aquellos que no son capaces de seguir los pasos sangrientos del Divino Redentor



               No son pocas las ocasiones que llegan a nuestro oído palabras malsonantes, groserías algunas, impertinencias otras, sin faltar las blasfemias: esas vulgares expresiones que atentan contra la Honra y la Gloria de Dios, de Su Santa Madre y de los Santos. En muchas casas, se menta a Dios o a la Virgen sin respeto y lo peor, lo toman por moda y costumbre, sin darle mayor importancia.

               La blasfemia es una carcoma que corroe las buenas costumbres, que atrapa al hombre en su negativa de reconocer a Dios como a Su Creador, al que están debidos todos los honores y tributos de nuestra existencia.

               Era la blasfemia el salto y seña de los milicianos comunistas durante la Cruzada Española; muchos Mártires fueron torturados, mutilados y asesinados por negarse a blasfemar. Sabían bien los enemigos de Dios que si conseguían arrancar una blasfemia de los labios de un católico, ése sería su primer logro antes de la apostasía, que por cierto, no hubo NI UNA, gracias a la fuerza que el Señor infundió en las almas de aquellos valientes católicos.

               Si los Mártires, aún bajo amenaza de muerte se negaron a blasfemar ¿cómo tú permites y toleras la blasfemia en tu entorno?. Es OBLIGACIÓN GRAVE de todo Católico defender el Santo Nombre de Dios, luchar por Su Gloria: corrige al que blasfeme, reprende y explica con claridad la gravedad del pecado, no te acobardes ni tengas respeto humano a la hora de luchar por la Verdad que es Cristo; si nosotros le negamos ante los hombres, Él nos negará ante Su Padre de los Cielos (Evangelio de San Mateo, cap. 10, vers. 33)


Pío XII nos invita a desplegar al viento
las banderas de Nuestro Rey


               No hay necesidad más urgente que la de dar a conocer las inconmensurables riquezas de Cristo a los hombres de nuestra época. No hay empresa más noble que la de levantar y desplegar al viento las banderas de Nuestro Rey ante aquellos que han seguido banderas falaces y la de reconquistar para la cruz victoriosa a los que de ella, por desgracia, se han separado.




               ¿Quién, a la vista de una tan gran multitud de hermanos que, cegados por el error, enredados por las pasiones, desviados por los prejuicios, se han alejado de la Verdadera Fe en Dios y del salvador Mensaje de Jesucristo; quién, decimos, no arderá en caridad y dejará de prestar gustosamente su ayuda? 

               Todo el que pertenece a la Milicia de Cristo, sea clérigo o seglar, ¿por qué no ha de sentirse excitado a una mayor vigilancia, a una defensa más enérgica de nuestra causa viendo como ve crecer temerosamente sin cesar la turba de los enemigos de Cristo y viendo a los pregoneros de una doctrina engañosa que, de la misma manera que niegan la eficacia y la saludable verdad de la Fe Cristiana o impiden que ésta se lleve a la práctica, parecen romper con impiedad suma las tablas de los Mandamientos de Dios, para sustituirlas con otras normas de las que están desterrados los principios morales de la revelación del Sinaí y el divino espíritu que ha brotado del Sermón de la Montaña y de la Cruz de Cristo? 

               Todos, sin duda, saben muy bien, no sin hondo dolor, que los gérmenes de estos errores producen una trágica cosecha en aquellos que, si bien en los días de calma y seguridad se confesaban seguidores de Cristo, sin embargo, cuando es necesario resistir con energía, luchar, padecer y soportar persecuciones ocultas y abiertas, cristianos sólo de nombre, se muestran vacilantes, débiles, impotentes, y, rechazando los sacrificios que la profesión de su Religión implica, no son capaces de seguir los pasos sangrientos del Divino Redentor. 


Papa Pío XII, Encíclica "Summi Pontificatus", 
20 de Octubre de 1939


ORACIÓN EN REPARACIÓN
 DE LAS BLASFEMIAS
(Bendecida con 1000 días de indulgencia)



Toque sobre la imagen para verla en su tamaño original; se autoriza 
su copia y difusión siempre que se mantenga el diseño original




lunes, 28 de octubre de 2019

ROSARIO POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO





             A partir de HOY LUNES 28 uno de nosotros rezará el Santo Rosario un día de la semana por las Almas del Purgatorio, con INTENCIÓN ESPECIAL POR LOS DIFUNTOS familiares y amigos de los que se unan a esta cadena de oración.

         De momento éstos son los asignados:


-Lunes: Juan Diego, Ariel, Andrea

-Martes: Jesús, Janeth 
-Miércoles: Carmelo, Alex
-Jueves: Pablo, Atilio
-Viernes: Leonardo
-Sábado: Ariel, Ruth, Pedro
-Domingo: Fabián, Olga

            Para participar en esta cadena de oración sólo tiene que escribirnos un correo a sicutoves@gmail.com, indicando su nombre y día de la semana en que se compromete a rezar el Santo Rosario por las Almas del Purgatorio.






domingo, 27 de octubre de 2019

FESTIVIDAD DE CRISTO REY DEL UNIVERSO, obligada Consagración al que impera sobre las almas


               El Papa Pío XI, durante el Jubileo del Año Santo de 1925, instituyó esta Fiesta. El título y poder de Rey pertenecen en derecho propio a Nuestro Señor Jesucristo, como Dios y como hombre; es también Rey por derecho de conquista en cuanto es el libertador de toda la humanidad redimida con Su Sangre según se canta en el Introíto de la Misa de hoy; más como explica el Evangelio, Su Reino no es de este mundo, sino de las almas en las cuales Él estableció el Reino de Dios.

               Además, Jesucristo, como Dios, tiene soberanía sobre todas las cosas, que fueron precisamente creadas por el Verbo Eterno, la tiene sobre los Estados que han de regirse por las Leyes del que es Rey de Reyes.

               La Fiesta de Su Realeza se celebra el Domingo antes de la Fiesta de los Cortesanos de Su Gloria, que son todos los Santos.




Para esto Yo he nacido
 y para esto he venido al mundo, 
para dar testimonio de la Verdad. 
Todo el que es de la Verdad escucha Mi voz

Evangelio de San Juan, cap. 18, vers. 37


La enseñanza de los dos últimos Papas
sobre la Realeza de Cristo Nuestro Señor


               "Hay, además, otro motivo, que con grande urgencia exige que las falanges cristianas cuanto antes se unan y combatan bajo una sola bandera central los tempestuosos asaltos del enemigo infernal. ¿A quién no horroriza el odio y la ferocidad con que los enemigos de Dios, en muchos países del mundo, amenazan y tienden a destruir todo lo que es divino y cristiano? Contra sus confederadas milicias no podemos seguir divididos y dispersos, perdiendo el tiempo, todos los que señalados con el carácter bautismal, estamos destinados a combatir con valor los combates de Cristo."


("Sempiternus Rex Christus", Papa Pío XII, 8 de Septiembre de 1951)

               "...este cúmulo de males había invadido la tierra, porque la mayoría de los hombres se habían alejado de Jesucristo y de su Ley Santísima, así en su vida y costumbres como en la familia y en la gobernación del Estado, sino también que nunca resplandecería una esperanza cierta de paz verdadera entre los pueblos mientras los individuos y las naciones negasen y rechazasen el imperio de nuestro Salvador.

              ...no sólo exhortamos entonces a buscar la Paz de Cristo en el Reino de Cristo, sino que, además, prometimos que para dicho fin haríamos todo cuanto posible nos fuese. En el Reino de Cristo, dijimos: pues estábamos persuadidos de que no hay medio más eficaz para restablecer y vigorizar la paz que procurar la restauración del Reinado de Jesucristo.

               Y así, mientras los hombres y las naciones, alejados de Dios, corren a la ruina y a la muerte por entre incendios de odios y luchas fratricidas, la Iglesia de Dios, sin dejar nunca de ofrecer a los hombres el sustento espiritual, engendra y forma nuevas generaciones de santos para Cristo, el cual no cesa de levantar hasta la Eterna Bienaventuranza del Reino Celestial a cuantos le obedecieron y sirvieron fidelísimamente en el reino de la tierra...

               ...es evidente que también en sentido propio y estricto le pertenece a Jesucristo como hombre el título y la potestad de Rey; pues sólo en cuanto hombre se dice de El que recibió del Padre la potestad, el honor y el reino; porque como Verbo de Dios, cuya sustancia es idéntica a la del Padre, no puede menos de tener común con él lo que es propio de la divinidad y, por tanto, poseer también como el Padre el mismo imperio supremo y absolutísimo sobre todas las criaturas..."

(Extractos de la Encíclica "Quas primas" del Papa Pío XI, 11 de Diciembre de 1925)



Consagración del Género Humano
al Sacratísimo Corazón de Jesús


                Dulcísimo Jesús, Redentor del Género Humano, miradnos humildemente postrados delante de Vuestro altar; Vuestros somos y Vuestros queremos ser y a fin de poder vivir más estrechamente unidos con Vos, todos y cada uno espontáneamente nos consagramos en este día a Vuestro Sacratísimo Corazón.

                Muchos, por desgracia, jamás os han conocido; muchos, despreciando Vuestros Mandamientos, os han desechado. Oh Jesús benignísimo, compadeceos de los unos y de los otros, y atraedlos a todos a Vuestro Corazón Sacratísimo.

                Oh Señor, sed Rey, no sólo de los hijos fieles que jamás se han alejado de Vos, sino también de los pródigos que os han abandonado; haced que vuelvan pronto a la casa paterna, para que no perezcan de hambre y de miseria.

                Sed Rey de aquellos que, por seducción del error o por espíritu de discordia, viven separados de Vos: devolvedlos al puerto de la Verdad y a la Unidad de la Fe, para que en breve, se forme un solo rebaño bajo un solo Pastor.

               Sed Rey de los que permanecen todavía envueltos en las tinieblas de la idolatría o del islamismo; dignaos atraerlos a todos a la luz de Vuestro Reino.

                Mirad, finalmente, con ojos de misericordia a los hijos de aquel pueblo que en otro tiempo fue vuestro predilecto: descienda también sobre ellos como bautismo de redención y de vida, la Sangre que un día contra sí reclamaron.

               Conceded, oh Señor, incolumnidad y libertad segura a Vuestra Iglesia; otorgad a todos los pueblos la tranquilidad en el orden; haced que del uno al otro confín de la tierra no suene sino esta voz:

                ¡Alabado sea el Corazón Divino, causa de nuestra salud, a Él se entonen cánticos de Honor y de Gloria por los siglos de los siglos! Amén.



sábado, 26 de octubre de 2019

Devocionario Católico: EL OFRECIMIENTO DIARIO DE OBRAS


          El OFRECIMIENTO DE OBRAS que proponemos recitar a diario, incluye los actos de Fe, Esperanza y Caridad que debemos elevar cada día a Nuestro Señor. También rezamos un breve acto de piedad junto con la intención de ofrecer por las Almas del Purgatorio cuantas indulgencias podamos ganar. 

          Junto a este Ofrecimiento, miremos con amor a María, nuestra Santa Madre: entregamos y consagramos nuestro ser, para que nos gobierne y defienda como a verdaderos hijos Suyos. Repite a lo largo del día esta Consagración a la Virgen para que nunca olvides que perteneces por entero a Ella.

          Busca la compañía segura de tu Ángel Custodio; llámale con cariño, pero no sólo en los momentos difíciles, sino también como ayuda ante cualquier situación cotidiana.

          Nuestro Padre y Señor San José, fue proclamado Patrono de la Iglesia Universal en 1870, por el Papa Pío IX, al final del Concilio Vaticano I; el próximo año 2020 se cumplen pues 150 años de aquella Declaración que reconocía al Custodio de Cristo como celoso Protector de la Santa Iglesia.

          Por último, en estos días de confusión generalizada, invoquemos la ayuda del Arcángel San Miguel, poderoso vencedor del demonio y de sus ángeles caídos; los espíritus infernales que infestan la sociedad han de ser combatidos con armas espirituales, como la oración -en especial el rezo diario del Santo Rosario- los Sacramentos, los sacrificios personales y la continua formación en la Fe Católica. 




Toque sobre las imágenes para verlas en su tamaño original;
 se recomienda su copia y difusión siempre que se respete la originalidad del diseño







viernes, 25 de octubre de 2019

OCTUBRE, MES DEL SANTO ROSARIO. DÍA 25




EJERCICIO DEL MES DE OCTUBRE 
en Honor de la Virgen María y Su Rosario


           En el nombre el Padre, del Hijo + y del Espíritu Santo. Amén.

           Bendita sea Tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti, celestial Princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día, alma vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía, por Tu Pura Concepción, ni de noche ni de día hasta morir en Tu amor. Amén.



MEDITACIÓN DIARIA, DÍA 25



Ahora, procura buscar la presencia de la Virgen María;
El Magisterio de los últimos Pontífices coincide
en reconocer la Devoción del Santo Rosario
como remedio eficaz ante cualquier mal temporal
y espiritual, hasta el punto de ser súplica continua
para atraer sobre nosotros la Misericordia de Dios.

¿Qué podrá negar Dios a Su Bendita Madre?
Y Ella, ¿qué negará a los que acudan a Su Amor,
usando las mismas palabras con que el Arcángel
le anunció que sería Madre de Cristo?.
Acércate a la Virgen saludándola de igual manera, 
con el Ave María, una y otra vez, con las cuentas 
de tu Rosario, de Su Corona de Amor y Misericordia.


MEMORARE o ACORDAOS
(para acudir confiados a la Virgen María)

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!,
que jamás se ha oído decir que ninguno 
de los que han acudido a Vuestra protección,
implorando Vuestra asistencia y reclamando 
Vuestro socorro, haya sido desamparado.

Animado por esta confianza, 
a Vos también acudo,
¡oh Madre, Virgen de las vírgenes!,
y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados
me atrevo a comparecer 
ante Vuestra presencia soberana.

No desechéis mis súplicas, ¡oh Madre de Dios!
antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente.

(Esta oración fue indulgenciada con 300 días por el Papa Pío IX, que además
 le concedió Indulgencia Plenaria si se recita todos los días durante un mes)


Para aprender a rezar el Santo Rosario
al estilo tradicional, sólo tiene que tocar aquí...



jueves, 24 de octubre de 2019

ARCÁNGEL SAN RAFAEL, Guardián de la Ciudad de Córdoba


“Yo soy Rafael, uno de los siete Ángeles 
que están siempre presentes 
y tienen entrada a la Gloria del Señor” 

(Libro de Tobías, cap. 12, vers 15)




EL GUARDIÁN DE LA CIUDAD DE CÓRDOBA
(Andalucía - España)


               Los orígenes de la devoción a San Rafael Arcángel surgieron en la ciudad andaluza de Córdoba en el año 1278 cuando era azotada cruelmente por la peste. En ese año, se apareció el Arcángel San Rafael al Padre Simón de Sousa, religioso mercedario, comunicándole el deseo del Altísimo de que el Obispo de la ciudad, don Pascual, ordenara poner una imagen de San Rafael encima de una torre destacada, obligándose a celebrar fiesta en su honor y prestar veneración por la ciudad, y que con esto cesaría el contagio. El Prelado ejecutó el mandato, desapareciendo el terrible mal que castigaba a la ciudad.

                La siguiente fecha destacada en la historia entre San Rafael y Córdoba sería el año 1578, cuando el Arcángel se apareció en varias ocasiones al sacerdote Andrés de las Roelas, al que reveló que los huesos encontrados tres años antes en la Parroquia de San Pedro eran las reliquias a los Santos Mártires de Córdoba. 

               En otra de las Apariciones al mismo Padre Andrés de las Roelas, en los primeros días de Mayo de 1578, el Arcángel aseguró al presbítero haber sido elegido por el Altísimo como Guardián de la ciudad de Córdoba: “Yo te juro por Jesucristo Crucificado que soy Rafael, Ángel, a quien Dios tiene puesto por Guardián de esta Ciudad”

               Estas revelaciones fueron descritas por el Padre Roelas a otro sacerdote, el Padre Juan del Pino, quien las guardó con recelo hasta el año 1603, cuando las Autoridades Eclesiásticas de la Diócesis decidieron aprobar dichas Revelaciones.






OCTUBRE, MES DEL SANTO ROSARIO. DÍA 24




EJERCICIO DEL MES DE OCTUBRE 
en Honor de la Virgen María y Su Rosario


           En el nombre el Padre, del Hijo + y del Espíritu Santo. Amén.

           Bendita sea Tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti, celestial Princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día, alma vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía, por Tu Pura Concepción, ni de noche ni de día hasta morir en Tu amor. Amén.



MEDITACIÓN DIARIA, DÍA 24



Ahora, procura buscar la presencia de la Virgen María;
Todos los devotos de Nuestra Santa Madre coinciden
a la hora de alabar la Devoción del Santo Rosario,
todos concluyen que es el instrumento más perfecto
para buscar y encontrar la intercesión de la Virgen Reina.

En un mundo cada vez más alejado de Dios, los Católicos
debemos buscar, cada día con mayor interés, la segura
intercesión de María Nuestra Señora; sólo Ella puede
alcanzarnos de Dios la fuerza y coraje necesarios
para continuar perseverando en la batalla diaria.


MEMORARE o ACORDAOS
(para acudir confiados a la Virgen María)

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!,
que jamás se ha oído decir que ninguno 
de los que han acudido a Vuestra protección,
implorando Vuestra asistencia y reclamando 
Vuestro socorro, haya sido desamparado.

Animado por esta confianza, 
a Vos también acudo,
¡oh Madre, Virgen de las vírgenes!,
y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados
me atrevo a comparecer 
ante Vuestra presencia soberana.

No desechéis mis súplicas, ¡oh Madre de Dios!
antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente.

(Esta oración fue indulgenciada con 300 días por el Papa Pío IX, que además
 le concedió Indulgencia Plenaria si se recita todos los días durante un mes)


Para aprender a rezar el Santo Rosario
al estilo tradicional, sólo tiene que tocar aquí...



miércoles, 23 de octubre de 2019

SAN ANTONIO MARÍA CLARET, Co-Patrono de Canarias


              Recuerda hoy la Santa Iglesia al insigne Misionero español San Antonio María Claret, Arzobispo de Cuba, Fundador de los Hijos del Corazón de María y Co-Patrón de la Diócesis de Canarias, que misionó a mediados del siglo XIX.





                    El 14 de Marzo de 1848 llegaba al Puerto de la Luz, en la isla de Gran Canaria, el Padre Claret. Venía acompañando al nuevo Obispo, Buenaventura Codina, misionero Paúl. Monseñor Codina había pedido a Mosén Claret que misionara la Diócesis de la que en breve tomaría posesión. 

               El día 20 comenzó la misión en Las Palmas capital. Luego, en los municipios de Telde, Agüimes e Ingenio. En Julio, Arucas; en Agosto, Gáldar y Guía. En Septiembre, Moya y Firgas. La misión de Teror fue en Octubre y la de San Lorenzo en Noviembre. Desde Enero a Marzo de 1849, misionó Tirajana, Tejeda y Santa Brígida. Finalmente, en el mes de Abril estuvo en Lanzarote, dando misiones en Arrecife y Teguise. 


El Papa Pío XII declara
 a San Antonio María Claret
Co-Patrón de la Diócesis de Canarias



               El 2 de Mayo de 1849 regresó a la Península. Estas Misiones Populares dejaron tan fuerte huella que el recuerdo de «El Padrito» -como cariñosamente le apodaron los canarios- perduró durante muchos años. El mismo Padre Claret dejaría escrito: «estos canarios me han robado el corazón... No ceso nunca de dar gracias a Dios por haberme enviado a estas islas...» 

               El Padre Claret fue canonizado por el Papa Pío XII el 7 de Mayo de 1950. En 1951, el entones Obispo de Canarias, Mons. Antonio Pildain, apoyado por todas las Parroquias y Ayuntamientos de la Diócesis, solicitó a la Santa Sede que se proclamara Co-Patrono de la Diócesis al nuevo santo. El Papa Pío XII concedió esta gracia el 13 de Abril del mismo año. Por eso, la imagen peregrina de San Antonio María Claret se venera en la Basílica de Teror, junto a la de la Patrona principal, Nuestra Señora del Pino. 

              Para leer un resumen de la Biografía de San Antonio María Claret sólo toque aquí.


Tal vez le interese leer también otras publicaciones...


(Sobre el don de Profecía del Santo)



OCTUBRE, MES DEL SANTO ROSARIO. DÍA 23




EJERCICIO DEL MES DE OCTUBRE 
en Honor de la Virgen María y Su Rosario


           En el nombre el Padre, del Hijo + y del Espíritu Santo. Amén.

           Bendita sea Tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti, celestial Princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día, alma vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía, por Tu Pura Concepción, ni de noche ni de día hasta morir en Tu amor. Amén.



MEDITACIÓN DIARIA, DÍA 23



Ahora, procura buscar la presencia de la Virgen María;
Recuerda hoy la Santa Iglesia al gran Misionero
San Antonio María Claret; devotísimo de Nuestra Señora,
desde su niñez se aficionó a rezar el Rosario, aunque fuera
en medio del trabajo en los telares del negocio familiar.

Cualquier lugar es propicio si sabemos encontrar
a María Nuestra Santa Madre; Ella reside en cada corazón
que la desea y anhela, en cada alma que se esfuerza en 
imitarla, pese a nuestras debilidades y limitaciones.
Busca a María... Ella sólo se deja encontrar en el silencio
de los que saben amarla con deseos de santidad.


MEMORARE o ACORDAOS
(para acudir confiados a la Virgen María)

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!,
que jamás se ha oído decir que ninguno 
de los que han acudido a Vuestra protección,
implorando Vuestra asistencia y reclamando 
Vuestro socorro, haya sido desamparado.

Animado por esta confianza, 
a Vos también acudo,
¡oh Madre, Virgen de las vírgenes!,
y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados
me atrevo a comparecer 
ante Vuestra presencia soberana.

No desechéis mis súplicas, ¡oh Madre de Dios!
antes bien, escuchadlas y acogedlas benignamente.

(Esta oración fue indulgenciada con 300 días por el Papa Pío IX, que además
 le concedió Indulgencia Plenaria si se recita todos los días durante un mes)


Para aprender a rezar el Santo Rosario
al estilo tradicional, sólo tiene que tocar aquí...