sábado, 9 de junio de 2012

RECUERDO DE MI PRIMERA COMUNIÓN

+
Jesús, María, José

"Me amó y se entregó por mí" 
(Gál. 2, 20)

   A todos cuantos siguen y leen este modesto blog, les ruego la limosna de sus oraciones por este pobre hermano suyo.

   Quiera Nuestra Señora restaurar en mi alma aquél amor que le profesé cuando era un niño; aquél que apenas sabía hablar y sin embargo, le suplicaba entre lloros a mi buena madre, que me llevase a ver a la Virgen del Pino cada mañana.

   Y es que en Teror, en la Villa Mariana donde tiene su casa la Virgen, Madre Amada de todos los canarios, tuve la dicha de nacer y la gracia de ser bautizado por el entonces vicario parroquial, el Rvdo. Nicolás Monche.

   Años más tarde, y otra vez en una iglesia dedicada a Nuestra Señora, en el pueblito de Moya, la Virgen de Candelaria me acompañó a recibir por vez primera a Su Hijo Sacramentado. ¡Qué inocencia, cuánta piedad e ilusión sentí al pensar que todo un Dios se rebajaba para quedarse unos minutos en mi pecho, como pequeño e indigno tabernáculo!

   La emoción fue mayor aún, cuando la Sagrada Comunión me la dio mi siempre recordado Don Jorge Cabrera Hernández, sacerdote santo, que después de quedarse viudo, y siendo un padre y abuelo modélico, quiso consagrar sus últimos años como sacerdote de Cristo.

   Recen por este miserable hermano, que lleva los nombres benditos del Apóstol Amado y Evangelista; los mismos también que el indito pobre y harapiento que habló cara a cara con la Virgen de Guadalupe.

   Que Dios le pague sus oraciones y Nuestra Señora les premie su cariño.



5 comentarios:

  1. Gracias hermanito por compartir este momento tan importante de tu vida ( y al mismo tiempo, para la vida de todo Católico): recibir al amor de los amores, que por puro amor ha querido bajar del cielo, para reposar en nuestro humilde sagrario. +

    ResponderEliminar
  2. Cuenta con nuestras oraciones. Qué bella evocación.

    Un abrazo en Cristo.

    ResponderEliminar
  3. No te quepa la menor duda, que hoy especialmente, te recordaré en la Consagración de la Santa Misa y te recordaré en mis oraciones.
    ¡¡¡Muchísimas felicidades por tan bello día!

    Muy feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias a todos por sus oraciones y cariño sincero; que Dios se lo pague y Nuestra Señora les premie! Unidos en la oración et in Cordibus Iesu et Mariae.

    ResponderEliminar
  5. ¡ Qué bonito recuerdo¡ Dios te bendiga y te premie. Estarás en mis oraciones.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.