domingo, 16 de enero de 2022

XX ANIVERSARIO CONSAGRACIÓN EPISCOPAL MONSEÑOR GEERT STUYVER

 


              Tal día como hoy, hace veinte años, el 16 de Enero de 2002, su Excelencia Reverendísima Robert Fidelis McKenna OP, consagraba Obispo al Sacerdote belga Geert Stuyver, miembro del Instituto Mater Boni Consilii, en Verrua Savoia (Turín, Italia).

               Es necesaria la Consagración Episcopal como un medio para ayudar a preservar nuestra preciosa Fe Católica en estos tiempos de herejía y Apostasía. Aunque las consagraciones de Obispos Católicos tradicionales han sido bienvenidas por la mayoría de los Fieles, existen algunos que cuestionan su licitud, basándose en que la letra de la ley la prohíbe estrictamente la consagración de un Obispo sin Mandato Pontificio.



En el centro de la imagen, Monseñor McKenna y Monseñor Stuyver

              La correcta y única conclusión a la que podemos llegar es que la moderna "Jerarquía" de la Iglesia surgida del Concilio Vaticano II no es ni puede ser la representante del verdadero Magisterio Católico, pues Cristo prometió estar con los Apóstoles y sus sucesores “todos los días hasta la consumación de los siglos.” Nuestro Señor les prometió la asistencia del Espíritu Santo, el Espíritu de Verdad, que “moraría siempre en ellos.”



             A partir de las enseñanzas del Concilio Vaticano (el de 1870), sabemos que la Iglesia Católica es infalible no solamente en sus decretos solemnes (como cuando por ejemplo el Papa habla ex cátedra, o cuando en los concilios ecuménicos se decreta algo), sino también en sus enseñanzas ordinarias y universales: “Por lo tanto, deben ser creídas con fe divina y católica todas las cosas contenidas en la Palabra de Dios, ya escrita, ya transmitida, y que sean propuestas por la Iglesia como materia divinamente revelada, sea por decreto solemne, sea por magisterio ordinario y universal.”

               Pensar de otro modo sería insinuar que Cristo falló a Su Iglesia y que el Espíritu Santo, el Espíritu de Verdad, que mora con los Apóstoles, dejó a la Iglesia caer en errores manifiestos.



              Con el fin de preservar la Fe Católica, el Sagrado Sacerdocio y el Santo Sacrificio de la Misa, y para asegurar la Promesa de Cristo Nuestro Señor de “que en Su Iglesia habrá Pastores y Maestros hasta la consumación de los siglos,” los Obispos tradicionales tomaron las medidas pertinentes, sin intención alguna de negar la primacía de jurisdicción del Romano Pontífice, la Autoridad suprema del Papa; ya que estos Obispos, y los Sacerdotes ordenados por ellos, han profesado sin reservas la Fe Católica, la cual incluye la Doctrina de la primacía de jurisdicción y la Infalibilidad del Romano Pontífice. Pero, en vista de las circunstancias, el cargo de Papa está vacante y, por tanto, es imposible obtener un Mandato Papal para autorizar las Consagraciones Episcopales.



sábado, 15 de enero de 2022

MARÍA, SOBERANA MEDIANERA UNIVERSAL, por la Madre Ángeles Sorazu


                El cuadro representa a la Virgen coronada y rodeada de símbolos tomados del Apocalipsis.

               Representa a la Santísima Virgen en su augusta cualidad de Madre de Dios inclinada a una humilde religiosa que espera clemencia y eficaz mediación el soberano favor de la comunión de los misterios de Cristo. La diadema que ciñe sus sienes representa el absoluto dominio de la Señora sobre la Creación.

               Las doce estrellas que contemplan la corona simbolizan sus virtudes: doce perfecciones divinas que participa singularmente en las relaciones que La unen a la Beatísima Trinidad.



               Los Santos en ella colocados representan a San Juan Bautista y los Santos Apóstoles, los cuales nos revelan la intervención de María en la santificación de las almas desde el Precursor de Cristo y los Apóstoles hasta el simple fiel que conseguirá al fin de los tiempos y la gloria que resulta a la Señora del cumplimiento de su misión de Corredentora y Cosantificadora.

               En los Ángeles que la circundan, están representados los nueve Coros, y en San Miguel y San Gabriel, San José y Santa Isabel, los miembros de la naturaleza angélica y humana, que se distinguen por su adhesión y amor a la Reina de la creación. Predican todos su excelencia y soberanía.

               Los veinticuatro Ancianos Apocalípticos representan los Patriarcas de los dos Testamentos. Los que están sentados, representan a los Patriarcas del Antiguo Testamento.

               Ostentan éstos una áncora en el brazo derecho y en el izquierdo el ojo de la Providencia. Sostienen además en la mano una vara florida: es la vara de Jessé de cuya raíz subirá una flor, según la profecía de Isaías, cap. XI, símbolo de la Encarnación, cumplida en María. Significan ésta y el áncora, que su vida religiosa se desarrolló en los dominios de la fe y esperanza en la promesa salvadora del Paraíso – “Enemistades pondré entre ti y la mujer, etc.”- relacionada con la Santísima Virgen y su Divino Hijo.

               El ojo de la Providencia nos revela el culto que tributaron a la Divinidad. Su vida sedentaria revela el descanso que les procura el cumplimiento de las promesas Mesiánicas, que las leyes natural y escrita perdiéronse felizmente en el Santo Evangelio, que habiendo sustituido el cristianismo a su prole, reposan tranquilos en Dios sin que perturbe su descanso ninguna reclamación de la tierra.

               Los que están de rodillas representan los Patriarcas de la era cristiana, o sea los Fundadores de las órdenes religiosas.

               Su actitud suplicante nos demuestra el interés y celo que despliegan en el acatamiento de Dios y de la Virgen a favor de las Congregaciones que fundaron y continúan su historia.

               Ostentan en el brazo derecho la Cruz y en el izquierdo la M. Significa que todos practicaron la Verdadera Devoción y compartieron el endiosamiento de la Santísima Virgen, su vida de unión con Jesús, fin último de la vida mariana y su feliz coronamiento.

              Esta es la gracia que demandan especialmente para sus hijos e hijas de la tierra. Los veinticuatro ostentan en el pecho una Cruz, símbolo del sufrimiento resignado de su historia, llena de vicisitudes y penosos trabajos.

               Las siete lámparas representan a los siete espíritus que están delante del Trono de Dios y de la Virgen. Las cuatro ruedas, a los cuatro Evangelistas.

              La religiosa, al alma mariana que, habiendo practicado la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, anhela vivamente compartir el endiosamiento de la Señora, apoderarse de Jesucristo, identificarse con El, y pide esta gracia repitiendo con fervor creciente la oración: «Ven, oh Jesús, que vives en María. Ven a tu humilde esposa e hija de tu cara Madre. Ven, establécete en mi corazón, extiende a mí la riqueza inmensa de tu vida a través de María. Imponte a mi alma en tu asombrosa y soberana realidad como te impusiste a tu Madre bendita, y a tus Santos Apóstoles durante tu estancia en la tierra y te impones a las almas fieles en la serie de los siglos. Ven, apodérate de mi vida: absórbeme, vive en mi inteligencia y en mi corazón, sé Tú mi vida».

               El Ángel custodio, señalando a Jesús que se prepara para entregarse a ella, la dice: Por la Casa del Señor Dios nuestro he demandado para ti bienes.

              Como si dijera, por el amor que profeso a nuestra Reina, impulsado del celo que me abrasa por su gloria para procurarle las complacencias que de ti espera, he demandado para ti bienes, entre los cuales ocupa el primer lugar la Verdadera Devoción, la transformación en Cristo, que es su fin último.

               Avaloran la oración del Ángel los cuatro Ancianos Apocalípticos que representan a los Santos Patriarcas Domingo de Guzmán, Francisco de Asís, Ignacio de Loyola y Luis María Grignión de Montfort, los cuales piden que cuanto antes se le conceda la comunión de los divinos misterios que espera su protegida.

               Para conseguirlo presentan a la Virgen, Santo Domingo, el Rosario; San Francisco, la Cruz; San Ignacio, el libro de los Ejercicios y el Beato Montfort, "El Secreto de María", medios cuidadosamente utilizados por Ella para merecer la transformación en Cristo que demandan a su favor.



               Otorga la súplica la Santísima Virgen, rasga con su mano izquierda la túnica y exhibe la riqueza inmensa de la Vida de Cristo que atesora, para extenderlo a la religiosa.

               La actitud de su mano derecha significa la vigilancia maternal que la Señora prodiga a su divino Hijo, que está dispuesta a recogerlo nuevamente en su seno si la religiosa a quien se entrega no le trata con la estimación que merece y le honra con su fidelidad a las comunicaciones que le concede, las que no consiente caigan en el vacío.

               La actitud de San Joaquín y Santa Ana – protectores especiales de las almas marianas -sosteniendo los extremos del manto, significa que la Señora comparte con ellos sus designios de la humana santificación y el sumo interés con que procuran éstos quitar los obstáculos que pudieran impedir a Jesús el cumplimiento de sus misericordiosos designios.

               El interior de María presenta el aspecto de un templo: significa que la Señora es la Casa y Tabernáculo de Dios; nos revela su excelencia y las relaciones divinas que establece la Divina Maternidad entre el Verbo Humanado y su Madre.

               Jesús se manifiesta a la religiosa en el seno de la Virgen en la plenitud de la edad, extendidos los brazos en actitud de entregarse.

               La plenitud de la edad de Jesús, en el Seno de María, significa la perfección de la Señora, su perfecta conformidad con el Hijo Divino.

               Viste éste una túnica talar, símbolo de la naturaleza divina, con la inscripción Verbum Dei, Filius Mariae., y por su pecho cruza una banda que simboliza la santa Humanidad que sostiene el Verbo y ciñe y vela -en cierto sentido- la naturaleza y perfecciones divinas.

               La primera y tercera Persona de la Trinidad retiran la banda, para que conozca la religiosa la infinita excelencia del Verbo que a ella se entrega las riquezas divinas que atesora su doble naturaleza y lo trate con la infinita estimación que se merece: ¡tan interesados están en la gloria de Jesucristo!… Gracias, Padre Santo, gracias, Espíritu divino, y alabanza perpetua os sean tributadas por vuestro celo por la gloria de mi Dios Humanado.

               Continuad vuestra misión revelando al mundo la realeza divina de Jesús, para que sea amado y glorificado de las almas y estimado como se merece. Amén.

               Contestando a la súplica de la religiosa, le dijo Jesús: Ecce venio, sponsa mea. Ego sum merces tua magna nimis: He aquí que vengo, esposa mía. Yo soy tu recompensa soberanamente grande -inscripción de la banda-.

               La orquesta angélica se adelanta a Jesús, y penetra en la celda de la anhelante esposa. En obsequio de los celestes músicos, que buscan lugar competente para producir sus notas inefables, la humilde celdita se dilata misteriosamente, tanto que nuestra mirada se pierde, y ninguno, fuera de la agraciada que los vio venir, puede contar el número de los que forman la angelical orquesta.



               Como si quisieran completar el Ecce venio, que Jesús entona, empiezan éstos sus conciertos, vibrando con majestuosa solemnidad y divina armonía las palabras de la santa Escritura que dice: Gaude et laetare, filia Jerusalem, ecce Rex tuus veniet tibi: “Gózate y alégrate, hija de Jerusalén: he aquí tu Rey que viene a ti”.

               Mientras cantan unos y arrancan otros armonías inefables a los instrumentos que manejan, varios contemplan extáticos la belleza y soberanía de la Virgen y su poder admirable, tan hábilmente empleado a favor de sus devotos, y la infinita condescendencia de Dios Humanado que se prodiga a los mismos por medio de su Madre bendita.

              Sea por siempre bendito y alabado. Amén. Dios te salve, María, Soberana Medianera Universal: Dios te salve y en mi nombre te ame y te procure gloria infinita.


Explicación que la Madre Ángeles Sorazu 
da a los Misterios que representa la imagen 
de la Santísima Virgen como Medianera Universal, 
del Libro "Opúsculos Marianos" 
revisados y anotados por el Padre Nazario Pérez, SI



viernes, 14 de enero de 2022

EL REINADO DE CRISTO EN LAS ALMAS



               Jesucristo que es Rey Celestial antes de todo, es también Rey cuyo gobierno se ejerce ya en este mundo.

               Rey es quien posee de derecho la autoridad suprema y plena. El Rey legisla, dirige y juzga. Su realeza se hace efectiva cuando los súbditos reconocen sus derechos y obedecen a sus leyes.

               Ahora bien, Jesucristo posee sobre nosotros todos los derechos. Él promulga leyes, dirige el mundo y juzgará los hombres. Cabe a nosotros tornar efectivo el Reino de Cristo obedeciendo Sus leyes.

               Este Reinado es un hecho individual, en cuanto considerado en la obediencia que cada alma fiel presta a Nuestro Señor Jesucristo. En efecto, el Reinado de Cristo se ejerce sobre las almas; y, pues, el alma de uno de nosotros es una parte del campo de jurisdicción de Cristo Rey. 

               El Reinado de Cristo será un hecho social si las sociedades humanas le prestaren obediencia.

               Puede decirse, pues, que el Reino de Cristo se torna efectivo en la tierra, en su sentido individual y social, cuando los hombres en lo íntimo de sus almas como en sus acciones, y las sociedades en sus instituciones, leyes, costumbres, manifestaciones culturales y artísticas, se conforman con la Ley de Cristo.


Doctor Plinio Corrêa de Oliveira 



jueves, 13 de enero de 2022

LA FE PURA E INMACULADA: LA "VACUNA" NO ES UNA OBLIGACIÓN MORAL



              "Como el pastor vigilante acostumbra a guardar sus ovejas de las fieras, asimismo el Sacerdote de Dios debe andar solícito sobre la grey de Cristo para que el enemigo no devaste, ni el perseguidor infeste, ni la codicia de algún poderoso inquiete la vida de los pobres. Mas los pastores malos no cuidan de las ovejas, sino que conforme se lee en el Evangelio sobre los mercenarios, ven el lobo que viene y ellos huyen. Porque cuando callan ante los poderosos y temen resistir a los malos, entonces huyen. Si callan sobre esto, serán condenados por su maldad".


San Isidoro de Sevilla


No le corresponde al Clero hacer 
declaraciones morales sobre el pecado. 
Sólo el Papa puede hacerlo...


               Es realmente esta una afirmación falsa y errónea. Por supuesto, podemos y tomamos decisiones morales; todos los hombres lo hacen.

               Además, a los Sacerdotes, formados en Teología Moral, se les confían almas que acuden a ellos en busca de orientación moral y les susurran en el Sacramento de la Penitencia. Es por esta razón que se pone tanto énfasis en el estudio de la Teología Moral en el Seminario; es la razón por la que todos los Sacerdotes dirán, por ejemplo, que acceder a material indecente en Internet es un pecado mortal, a pesar de que no hay declaraciones de la Santa Sede sobre el uso de Internet. 



               Durante los últimos veinte meses me he visto obligado a investigar áreas de la ciencia y la medicina en las que normalmente no tendría que ocuparme como Sacerdote. Desde la llegada del SARS-CoV-2. Sin embargo, mis compañeros Sacerdotes y yo hemos sido buscados por los laicos e incluso por otros Clérigos para recibir orientación sobre todos estos asuntos conflictivos. Las cosas serias penden de un hilo, la pérdida de un trabajo, la alienación de un miembro de la familia, una posible enfermedad o lesión grave para usted o su familia. 

               Personalmente, soy afortunado de tener contactos con expertos en los campos de la Ciencia y la Medicina en cuya experiencia he confiado en gran medida durante el último año y medio. Un Sacerdote no está ordenado para ejercer la medicina, pero en estos días muchos procedimientos médicos violan los principios morales, y regularmente consultamos a expertos para guiarlos de manera inteligente y adecuada en nuestra curación. Habiendo consultado a tales expertos e investigado los principios pertinentes de la Moral Católica, no veo cómo un Católico de buena fe puede recibir dicha "vacuna" (1)  para el Covid-19 y sus infinitas variaciones... 



               Creo que la evidencia del riesgo, no solo los ávidos sino también los graves efectos secundarios que provoca la "vacuna", es suficiente para prohibir a los Católicos recibirla, sobre todo cuando entendemos que tampoco son eficaces para combatir el SARS-CoV-2 y su infección, creando un escenario de "riesgo sin recompensa". A pesar de ello, cuando vemos que estas nuevas "vacunas" son también tratamientos experimentales, la conclusión definitiva de que recibir la vacuna es un pecado se hace inevitable.


NOTA ACLARATORIA

          1 Estas técnicamente no son vacunas. Las vacunas han sido definidas por los CDC (Centros para el Control de Enfermedades) como "un producto que estimula el sistema inmunológico de una persona para producir anticuerpos contra una enfermedad específica, protegiendo a la persona de esa enfermedad". La nueva definición de CCB después de COVID es "una preparación que se usa para estimular la respuesta inmune del cuerpo contra la enfermedad". El propósito de los anticuerpos se eliminó deliberadamente, ya que las nuevas inyecciones para COVID, de hecho, no producen anticuerpos. Sin embargo, en aras de la simplicidad, a veces me referiré a estas nuevas inyecciones como "vacunas" sin implicar el significado literal.


Extractos del artículo "Dosis por dosis: 
Una defensa contra el rechazo a la vacuna Covid-19"

por el Reverendo Padre Stephen McKenna


Toca AQUÍ para leer la declaración oficial 
de Monseñor Donald Sanborn acerca 
de la nominada como "vacuna del covid"
(versión original, en inglés)



EL BAUTISMO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO




DOCTRINA CATÓLICA
ACERCA DEL SACRAMENTO 
DEL BAUTISMO


               ¿A quién pertenece administrar el Bautismo?  Administrar el Bautismo pertenece por derecho al Obispo y a los párrocos; pero, en caso de necesidad, cualquier persona puede administrarlo, sea hombre o mujer, y aun hereje o infiel, con tal que cumpla el rito del Bautismo y tenga intención de hacer lo que hace la Iglesia. 

               ¿Quién deberá administrar el Bautismo cuando hay necesidad de bautizar a quien está en peligro de muerte y se hallan muchos presentes?  Cuando hay necesidad de bautizar a quien está en peligro de muerte y se hallan muchos presentes, debe bautizar el sacerdote si lo hay; en su ausencia, un eclesiástico de orden inferior; en ausencia de éste, el varón seglar con preferencia a la mujer, si ya la mayor pericia de la mujer, o la decencia, no demandasen otra cosa. 

                ¿Qué intención debe tener el que bautiza?  El que bautiza debe tener intención de hacer lo que hace la Iglesia al bautizar.

               ¿Cómo se administra el Bautismo?  Se administra el Bautismo derramando agua sobre la cabeza del bautizado o, si no se puede en la cabeza, en otra parte principal del cuerpo, y diciendo al mismo tiempo: Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

                ¿Quedaría bautizada la persona si uno vertiese el agua y otro dijese las palabras? Si uno vertiese el agua y otro pronunciase las palabras, no quedaría la persona bautizada, porque es preciso que sea el mismo el que vierta el agua y el que pronuncia las palabras. 

               Cuando se duda si la persona está muerta, ¿hay que dejar de bautizarla?  Cuando se duda si la persona está muerta, hay que bautizarla condicionalmente, diciendo: “Si estás vivo, yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

               ¿Cuándo hay que llevar a los niños a la Iglesia para que los bauticen?  Hay que llevar a los niños lo más pronto posible a la Iglesia para que los bauticen. 

               ¿Por qué tanta prisa en bautizar a los niños?  Hay que darse prisa en bautizar a los niños, porque están expuestos por su tierna edad a muchos peligros de muerte, y no pueden salvarse sin el Bautismo. 

               ¿Pecarán, pues, los padres y las madres que por negligencia dejen morir a sus hijos sin Bautismo o lo dilatan?  Si, señor; los padres y madres que por negligencia dejan morir a los hijos sin Bautismo, pecan gravemente porque les privan de la vida eterna, y pecan también gravemente dilatando mucho el Bautismo, porque los exponen al peligro de morir sin haberlo recibido. 

               ¿Qué disposiciones ha de tener el adulto que se bautiza?  El adulto que se bautiza ha de tener, además de la fe, intención de bautizarse, dolor a lo menos imperfecto de los pecados mortales que hubiere cometido, y suficiente instrucción religiosa. 



               ¿Qué recibiría el adulto que se bautizase en pecado mortal sin dolor de los pecados?  El adulto que se bautizase en pecado mortal sin dolor de los pecados, recibiría el carácter del Bautismo, más no la remisión de los pecados ni la gracia santificante. Estos efectos quedarían en suspenso hasta que quitase el impedimento con el dolor perfecto o con el sacramento de la Penitencia.

                ¿Es necesario el Bautismo para salvarse?  El Bautismo es absolutamente necesario para salvarse, habiendo dicho expresamente el Señor: El que no renaciere en el agua y en el Espíritu Santo no podrá entrar en el Reino de los Cielos.

               ¿Puede suplirse de alguna manera la falta del Bautismo?  La falta del Bautismo puede suplirse con el Martirio, que se llama Bautismo de sangre, o con un acto de perfecto amor de Dios o de contrición que vaya junto con el deseo al menos implícito del Bautismo, y este se llama Bautismo de deseo. 


CATECISMO MAYOR
Prescrito por el Papa San Pío X el 15 de Julio de 1905



miércoles, 12 de enero de 2022

CARTAS DE SAN PABLO: ABRAZAD EL ESCUDO DE LA FE




Carta de San Pablo a los Efesios
cap. 6, vers. 11-18

              ...revestíos de toda la armadura de Dios para que podáis resistir a las insidias del diablo.

               Nuestra lucha no es contra la sangre y la carne, sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra los espíritus del mal que habitan en el aire.

               Tomad, pues, la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo y, vencido todo, os mantengáis firmes.

               Estad, pues, alerta, ceñidos vuestros lomos con la verdad, revestida la coraza de la justicia, y calzados los pies, prontos para anunciar el Evangelio de la paz.

               Abrazad en todo momento el escudo de la Fe, con que podáis hacer inútiles los encendidos dardos del maligno.

               Tomad el yelmo de la salud y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios, con toda suerte de oraciones y plegarias, orando en todo tiempo con fervor y siempre en continuas súplicas por todos los santos.



SAN JOSÉ, PROTECTOR DE LA ORACIÓN, por la Madre María de los Ángeles Sorazu

 



               Mientras luchaba con las dificultades el diablo me sugería que era incapaz para la oración, que no estaba llamada a la contemplación y que desistiese de mi empeño. Deseché la sugestión confiando en la protección de la Santísima Virgen y de los Santos, singularmente de San José, a quien elegí en el siglo por especial Protector en dicho ejercicio, que me ayudarían a vencer los obstáculos y me facilitarían su práctica…  


Autobiografía de la Madre María de los Ángeles Sorazu
Concepcionista Franciscana de Valladolid, España.
Murió en olor de Santidad el 28 de Agosto de 1921




martes, 11 de enero de 2022

REZAR CON UN SALMO...



Salmo 148


              ¡Aleluya! Alabad a Yahvé desde los Cielos, alabadle en las alturas. Alabadle vosotros sus Ángeles todos, alabadle vosotros todos sus Ejércitos.

               Alabadle, sol y luna; alabadle, todas las lucientes estrellas. Alabadle, cielos de los cielos, y las aguas de sobre los cielos. Alaben el nombre de Yahvé, porque a su orden fueron creados, e hizo que perduren por los siglos; púsole estatutos que no traspasarán.

               Alabad a Yahvé desde la tierra los cetáceos y todos los abismos; el fuego, el granizo, la nieve, la niebla, el viento tempestuoso, que ejecuta sus mandatos; los montes y todos los collados; los árboles frutales y los cedros todos; las fieras y todos los ganados; los reptiles y las aladas aves; los reyes de la tierra y los pueblos todos, los príncipes y todos los jueces de la tierra, los mancebos y las doncellas, los ancianos y los niños, alaben el nombre de Yahvé, porque sólo su nombre es sublime; su magnificencia sobrepasa a los cielos y la tierra.

               El ha elevado el poder de su pueblo. Alábenle todos sus devotos, los hijos de Israel, el pueblo que está allegado a El. ¡Aleluya!



EL SANTO NOMBRE DE JESÚS, ALEGRÍA DE LOS ÁNGELES



               Los Ángeles son nuestros más queridos y mejores amigos y son los que están más preparados y pueden ayudarnos en toda dificultad y peligro.

              Es una pena que muchos Católicos no conocen, ni aman, ni piden la ayuda de los Ángeles. La manera más fácil de hacerlo es decir el Nombre de Jesús en su honor. Esto les da gran alegría y ellos, como respuesta, nos ayudarán en todos nuestros problemas y nos salvarán de muchos peligros.

               Digamos el Nombre de Jesús en honor de todos los Ángeles, pero especialmente en honor de nuestro querido Ángel de la Guarda, que tanto nos quiere.


LAS MARAVILLAS DEL SANTO NOMBRE
Padre Paul O´Sullivan



lunes, 10 de enero de 2022

...QUE MUCHAS ALMAS SALGAN HOY DEL PURGATORIO...


                    Gabrielle Bossis nació en Nantes, Francia, el 26 de Febrero de 1874. Fue la menor de cuatro hijos en una familia muy católica. Con el tiempo logró la Diplomatura en Enfermería, que le serviría para trabajar en las misiones de Camerún, labor que se le reconocería condecorándola en dos ocasiones. 

               A pesar de vivir muy entregada a Cristo nunca sintió la vocación a la vida religiosa. En 1936 comenzó a transcribir sus diálogos con el Señor, una experiencia mística que vivió durante años. Fue dirigida espiritualmente por varios sacerdotes.

               Todos esos escritos se agruparon en volúmenes agrupados bajo el título Él y yo. Murió el 9 de Junio de 1950, después de experimentar durante varios meses dolencias respiratorias y pérdida de visión, que sobrellevó con la misma paz interior que determinó toda su vida.



               ¿El celo?. No consiste en precipitarse para hacer muchas cosas. Es poner todo su corazón, lleno de amor, en lo que se está realizando. Desea que el bien Me venga de Mis criaturas, deséame que muchas Almas salgan hoy del Purgatorio. Únete a la alegría que tendrán de verme, al fin, y a Mi alegría por su dicha. Sube. Sube con frecuencia al Cielo.

28 de Agosto de 1941

               Tomo todos los sufrimientos, pequeños y grandes, y los pongo en el tesoro de la Iglesia, el tesoro que se usa para hacer Santos. Olvidas tus sufrimientos pasados, pero continúan dando fruto a Mis ojos.

15 de Diciembre de 1949


De los escritos de la mística Gabrielle Bossis "Él y yo", 
con el imprimatur en 1957 de Monseñor Jacques Le Cordier, 
Obispo auxiliar de París; también del Obispo de Nantes, 
Monseñor Villepellet y además del entonces Obispo Auxiliar 
y Vicario General de la Arquidiócesis de México, 
Monseñor Francisco Orozco



domingo, 9 de enero de 2022

FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA


                Esta Fiesta es de reciente institución, ya que fue el Papa León XIII quien la mandó a celebrar en 1893 pero sólo a ciertas diócesis; fue en el Pontificado de Benedicto XV, que se hizo extensiva para toda la Iglesia Católica el 26 de Octubre de 1920, situando su celebración en el primer Domingo después de la Epifanía. Curiosamente, en el Pontificado de San Pío X (1903-1904) había sido suprimida.



               "Muy dulce nos es recordar la casita de Nazaret y la humilde existencia que allí se lleva; muy dulce es celebrar con cantos la vida oscura de Jesús... Allí es donde el Divino Niño aprende el oficio de José; allí crece en edad y se muestra dichoso de compartir los trabajos del carpintero... Junto a él se sienta Su dulce Madre; junto a Su esposo mora la abnegada esposa, la cual se siente feliz de poder aliviar sus fatigas con Sus tiernísimos cuidados" (Himno de Maitines,  compuesto por el Papa Léon XIII)

                Comienza el Introito de la Misa de este día con las bellas palabras del Libro de los Probervios (cap.23, vers.24-25): Exsúltat gáudio Pater Justi, gáudeat Pater tuus et Mater tua, et exsúltet quae genuit te. (Salte de júbilo el Padre del Justo, alégrense tu padre y tu madre, y regocíjese la que te dio a luz). Y lo corona bellísimamente con las palabras del Salmo 83, 2-3: Quam dilécta tabernácula tua, Dómine virtútum! Concupíscit et déficit ánima mea in átria Dómini (¡Cuán deseables son Tus moradas, Dios de los ejércitos! Suspira y desfallece mi alma por morar en los atrios del Señor.)

                La Epístola de San Pablo a los Colosenses (cap.3, vers. 12-17) busca recordarnos que la atmósfera de una vida profundamente cristiana, especialmente en el ámbito familiar, se debe componer de bondad, caridad, comprensión mutua, oración, acción de gracias y alegría en el Espíritu Santo.

                El verso del Aleluya, tomado del Profeta Isaías (cap.45,vers. 15)  "Verdaderamente eres un Dios escondido, el Dios de Israel, el Salvador", sirve muy propicio de antesala a la lectura del Evangelio de San Lucas (cap.2, vers. 42-52) que nos narra el pasaje de la subida a Jerusalén de la Sagrada Familia cuando Jesús tenía 12 años, en que sobresale el hecho que Jesús consciente y fiel cumplidor de la misión que le había encomendado Su Padre, no deja de someterse humildemente a Nuestra Señora la Virgen María y San José.

                Dice el Gradual de la Misa: "Una sola cosa pido al Señor y deseo ardientemente: morar en la casa del Señor todos los días de mi vida" (Salmo 26,4). Quiera Dios concedernos este deseo; pero, ¿cómo?. Tal vez podríamos hacer todo lo que esté de nuestra parte para que en casa, con los nuestros, se vivan todos estos sentimientos que la liturgia ha presentado como ideal de vida cristiana, de los que nos sirven de ejemplo los Miembros de la Sagrada Familia; de ese modo nuestros hogares, también con todo derecho, podrían llamarse Casa del Señor y podríamos repetir: "Felices Señor, los que habitan en tu casa; por los siglos de los siglos te alabarán" (Salmo 83, 5).

                Pidamos estas gracias con las palabras de la colecta de la Misa:

                "Señor Nuestro Jesucristo, que sujeto a María y a José, consagraste la vida de familia con inefables virtudes; haz, que, con el auxilio de ambos, nos instruyamos con los ejemplos de Tu Sagrada Familia y alcancemos Tu eterna compañía. Tú que vives y reinas con Dios Padre, en Unidad del Espíritu Santo y eres Dios por todos los siglos de los siglos. Amen."



sábado, 8 de enero de 2022

LA SALUTACIÓN ANGÉLICA

 

               La Santísima Virgen agradece mucho este saludo, porque al oírlo se le renueva el gozo que sintió cuando el Arcángel San Gabriel le anunció que iba a ser la Madre de Dios. Nosotros debemos saludarla con el Avemaría con esta intención. 

                Dice Tomás de Kempis: Saludadla a menudo con la salutación angélica, porque este saludo lo escucha muy complacida. 



                Dijo la Virgen a Santa Matilde que nadie puede saludarla mejor que con el Avemaría. El que saluda a María, será saludado por Ella. 

               San Bernardo oyó cómo una vez la Virgen lo saludaba desde una imagen, y le decía: Dios te salve, Bernardo. El saludo de María consistirá, dice San Buenaventura, en alguna gracia con que corresponde siempre al que la saluda. Añade Ricardo de San Lorenzo: Si uno se acerca a la Madre del Señor diciéndole Avemaría, ¿acaso ella le podrá negar la gracia?.

               La Virgen María le prometió a Santa Gertrudis tantos auxilios en la hora de la muerte cuantas fuesen las Avemarías que le había rezado. 

               Afirma el Beato Alano que al rezar el Ave María, así como goza todo el Cielo, así tiembla y huye el demonio. Esto lo confirmó con su experiencia Tomás de Kempis, quien al decir el Avemaría puso en fuga al demonio que se le había aparecido.

               1) Rezar por la mañana y por la noche tres Avemarías de rodillas, añadiendo después de cada Avemaría la oración: Oh María, por Tu Inmaculada Concepción, haz casto mi cuerpo y santa mi alma. Luego pedirle la bendición a María como nuestra Madre que es. Después colocarse bajo el Manto protector de Nuestra Señora, pidiéndole que nos libre durante el día o la noche sin pecado. A conseguir esto ayuda tener una imagen de la Virgen cerca del lecho.

               2) Rezar el Ángelus con las tres Avemarías al amanecer, al mediodía y al caer la tarde. En tiempo de Pascua se reza el Regina Coeli.

               3) Saludar a la Madre de Dios con el Avemaría al oír el reloj.

               4) Saludar a la Virgen con el Avemaría al salir de casa o al entrar, para que dentro o fuera nos libre del pecado.

                5) Saludar con el Avemaría a toda imagen de la Virgen que encontremos.

               6) Rezar un Avemaría al principio o al fin de las acciones, ya sean éstas espirituales, ya sean temporales. ¡Dichosas las acciones que van enmarcadas entre dos Avemarías!.

               Y así, al despertarse por la mañana o al cerrar los ojos para dormir, en toda tentación, en todo peligro, rezar siempre el Ave María.

               Hazlo así y verás el gran provecho que de esta práctica sacarás.


Rezar el Ángelus 
con las tres Avemarías 
al amanecer, al mediodía y al caer la tarde

Toca sobre la imagen para verla en su tamaño original


Oración para alcanzar
el Amor de la Virgen María


          ¡María, Tú robas los corazones!. Señora, que con Tu Amor y Tus beneficios robas los corazones de Tus siervos, roba también mi pobre corazón que tanto desea amarte. Con Tu belleza has enamorado a Dios y lo has atraído del Cielo a Tu seno. ¿Viviré sin amarte, madre mía?. No quiero descansar hasta estar cierto de haber conseguido Tu Amor, pero un amor constante y tierno hacia Ti, madre mía, que tan tiernamente me has amado aun cuando yo era tan ingrato. 

               ¿Qué sería de mí, María, si Tú no me hubieras amado e impetrado tantas misericordias?. Si tanto me has amado cuando no te amaba, cuánto confío en Tu bondad ahora que te amo. Te amo, Madre mía, y quisiera un gran corazón que te amara por todos los infelices que no te aman. Quisiera una lengua que pudiera alabarte por mil, y dar a conocer a todos Tu grandeza, Tu santidad, Tu misericordia y el amor con que amas a los que te quieren. 

               Si tuviera riquezas, todas quisiera gastarlas en honrarte. Si tuviera vasallos, a todos los haría Tus amantes. Quisiera, en fin, si falta hiciera, dar por Ti y por Tu gloria hasta la vida. 

               Te amo, Madre mía, pero al tiempo temo no amarte cual debiera porque oigo decir que el amor hace, a los que se aman, semejantes. Y si yo soy de Ti tan diferente, triste señal será de que no te amo. 

               ¡Tú tan pura y yo tan sucio!. ¡Tú tan humilde y yo tan soberbio!. ¡Tú tan santa y yo tan pecador!. Pero esto Tú lo puedes remediar, María. 

               Hazme semejante a Ti pues que me amas. Tú eres poderosa para cambiar corazones; toma el mío y transfórmalo. Que vea el mundo lo poderosa que eres a favor de aquellos que te aman. Hazme digno de Tu Hijo, hazme santo. Así lo espero, así sea. 


Las Glorias de María
por San Alfonso María de Ligorio
Doctor de la Iglesia



viernes, 7 de enero de 2022

PRIMER VIERNES DEL AÑO

  

               La Devoción de LOS PRIMEROS VIERNES DE MES es una tradicional práctica de amor hacia el Sacratísimo Corazón de Jesús, según Sus propios deseos, manifestados a Santa Margarita de Alacoque en 1675:

              Yo te prometo, en el exceso de la Misericordia de Mi Corazón, que Mi Amor Omnipotente concederá a todos los que comulguen los Primeros Viernes de Mes, durante nueve meses consecutivos, la gracia de la penitencia final, y que no morirán en Mi desgracia, ni sin recibir los Santos Sacramentos, asegurándoles Mi asistencia en la hora postrera...

               Consiste esta piadosa práctica en recibir la Sagrada Comunión en el primer Viernes durante nueve meses consecutivos. Implica estar previamente en gracia de Dios mediante la Confesión sacramental con un sacerdote y tener la clara intención de REPARAR al Sagrado Corazón de Jesús, por cuantos ultrajes recibe en el Santísimo Sacramento. 





               Debemos ofrecer también -junto con la Sagrada Comunión- cualquier inconveniente, molestia personal, enfermedad... como un ACTO DE DESAGRAVIO; en la aceptación del dolor, nos unimos a los sentimientos del Sagrado Corazón de Jesús, en Su oración en el Huerto de los Olivos, en Su soledad en la cárcel, en sus cruentos dolores durante la Pasión... y ahora, en nuestros días, esos dolores se vuelven pena por tantas almas como viven indiferentes a Su Amor.

               El Sagrado Corazón de Jesús, que nada ha escatimado por conquistar nuestro amor, hasta el punto no sólo de dar Su Vida en el Calvario, sino que además renueva ese Sacrificio a diario en los altares por manos de Sus sacerdotes, se presta a ser encerrado en el Sagrario, esperando paciente la limosna de nuestra visita... 

               Ese Divino Corazón es nuevamente traicionado: ayer por Judas, hoy por aquellos que más debieran amarlo y que sólo le ofrecen las migajas de sus afectos. No quieras contar tú en la lista de los tibios, de los que aman a ratos, pero que no se entregan del todo a las exigencias de una vida cristiana.

                La Piedad Católica no consiste sólo en rezar vocalmente, sino que esas oraciones deben salir de un corazón que desea enamorarse de Jesús y de María; no reces sólo porque tengas problemas o dificultades, pues también el tener salud  y vida es motivo de agradecimiento a Dios. No reces sólo porque tengas ganas de hacerlo o sientas fervor, porque rezar así es bien fácil y consuela mucho; sin embargo, cuando te obligas a rezar, negándote a la pereza, aunque te sientas frío, esa oración será aún más valiosa ante los ojos de Dios, pues Él verá tu superación y el deseo de reparar por aquellas almas que viven de espaldas al Señor.


Condiciones para ganar esta gracia

                 1. Recibir la Sagrada Comunión durante nueve primeros viernes de mes de forma consecutiva y sin ninguna interrupción (obviamente, sin estar en pecado mortal, por ejemplo, por faltar a la Misa dominical). Se sugiere confesión con intención de reparar las ofensas al Sagrado Corazón.

                2. Tener la intención de honrar al Sagrado Corazón de Jesús y de alcanzar la perseverancia final.

                3. Ofrecer cada Sagrada Comunión como un acto de expiación por las ofensas cometidas contra el Santísimo Sacramento.


Estampa para seguir la Devoción 
de los Primeros Viernes




Puedes ver la imagen en su tamaño original tocando sobre la misma. 
Se autoriza y recomienda su copia y difusión, a condición de 
que no sufra alteraciones ni se use con fines lucrativos.




LA APOSTASÍA ACTUAL: LA FALSA RELIGIÓN DEL VATICANO II Y LOS JUDÍOS

 



               Tras la muerte del Venerable Pío XII, los enemigos ocultos de la Santa Iglesia, aquellos mismos que San Pío X ya denunciara como los que "se esfuerzan por aniquilar las energías vitales de la Iglesia, y hasta por destruir totalmente, si les fuera posible, el Reino de Jesucristo", asaltaron el Trono de San Pedro para sentar en él a Angelo Roncalli, sospechoso de pertenecer a la judeomasonería y a otros grupos de corte esotérico, y que tomaría el nombre del último antipapa, Juan XXIII. (1) Convocó el "Concilio Ecuménico Vaticano II" que quitó a la Religión Católica oficial su carácter teocéntrico para imponerle el antropocentrismo: la persona humana, la criatura, por encima de Dios, el Creador.


ENSEÑANZA ERRÓNEA DEL CONCILIO VATICANO II


                "Y, si bien la Iglesia es el nuevo Pueblo de Dios, no se ha de señalar a los judíos como reprobados de Dios ni malditos, como si esto se dedujera de las Sagradas Escrituras"


Declaración Nostra Aetate, Concilio Vaticano II


LA SAGRADA ESCRITURA Y LA VERDAD CATÓLICA


"...tal como ellos padecieron a manos de los judíos, los cuales 
mataron tanto al Señor Jesús como a los profetas, y 
a nosotros nos expulsaron, y no agradan a Dios 
sino que son enemigos de todos los hombres."


Segunda Carta de San Pablo a los Tesalonicenses, cap.2, vers. 14-15

             

LOS "PAPAS DE LA IGLESIA CONCILIAR"
contradicen la Enseñanza Católica


               "...La religión judía no nos es “extrínseca”, sino que en cierto modo, es “intrínseca” a nuestra religión. Por tanto tenemos con ella relaciones que no tenemos con ninguna otra religión. Sois nuestros hermanos predilectos y en cierto modo se podría decir nuestros hermanos mayores."


Juan Pablo II, Discurso en la Sinagoga de Roma 13 Abril 1986


               "...la Comunidad judía y la Iglesia de Roma conviven en esta ciudad nuestra, con una historia —lo sabemos bien— que ha sido a menudo recorrida por incomprensiones y también por auténticas injusticias...

               A este cambio de mentalidad ciertamente contribuyó, por parte católica, la reflexión del Concilio Vaticano II...

               ...el sendero de la amistad, de la cercanía, de la fraternidad. Espero contribuir aquí, en Roma, como Obispo, a esta cercanía y amistad, igual que tuve la gracia —porque ha sido una gracia— de hacer con la comunidad judía de Buenos Aires..."


Discurso del "Papa" Francisco a la 
Delegación Judía de Roma, 11 de Octubre de 2013


               "La Alianza de Dios con Israel, su pueblo, perdura y no ha sido nunca revocada..." 

Comisión de la Santa Sede para las relaciones religiosas 
con el judaísmo, 10 de Diciembre de 2015




   
LA ENSEÑANZA INFALIBLE DE LA IGLESIA
CON RESPECTO AL PUEBLO JUDÍO 


"Más a quien me negare 
delante de los hombres, 
Yo también le negaré delante 
de Mi Padre que está en los Cielos".


Evangelio de San Mateo cap. 10, vers. 33  


                    "Habiendo, pues, nosotros dispuesto esto en todas sus partes con toda exactitud y diligencia, determinamos que a nadie sea lícito presentar otra Fe, escribirla o componerla o bien sentir o enseñar de otra manera. Pero, los que se atrevieren a componer otra Fe o presentarla o enseñarla, o bien entregar otro símbolo a los del helenismo o judaísmo, o de una herejía cualquiera quieren convertirse al conocimiento de la verdad, o se atrevieron a introducir novedades de expresión o invención de lenguaje para trastorno de lo que por nosotros ha sido ahora definido; estos, si son Obispos o Clérigos, sean privados los Obispos del Episcopado, y los Clérigos de la Clerecía y si son monjes o laicos, sean anatematizados."


Concilio de Constantinopla, VI  680-681



                    "Cualquiera, que como dice el Apóstol, intente sembrar otra cosa fuera de lo que hemos recibido, sea anatema. No se abra entrada alguna por donde se introduzcan furtivamente en nuestros oídos perniciosas ideas, no se conceda esperanza alguna de volver a tratar nada de las antiguas constituciones porque -y es cosa que hay que repetir -muchas veces-, lo que por las manos apostólicas, con asentimiento de la Iglesia Universal, mereció ser cortado a filo de la hoz evangélica, no puede cobrar vigor para renacer, ni puede volver a ser sarmiento feraz de la viña del Señor, lo que consta haber sido destinado al fuego eterno. Así, en fin, las maquinaciones de las herejías todas, derrocadas por los Decretos de la Iglesia, nunca pueden permitirse que renueven sus combates de una impugnación ya liquidada."


Papa San Simplicio 468-483


                    "Si alguno de acuerdo con los Santos Padres, no confiesa propiamente y según verdad, todo lo que ha sido transmitido y predicado a la Santa Católica y Apostólica Iglesia de Dios e igualmente por los Santos Padres y por los cinco venerables Concilios Universales, hasta el último ápice de palabra y corazón, sea condenado."


Concilio de Letrán en 649. En el Canon 17


                    "Queriendo caminar sin tropiezo por el recto y real camino de la Divina Justicia, debemos mantener como lámparas siempre lucientes los límites o definiciones de los santos Padres. Por eso confesamos guardar y confesar las leyes que han sido transmitidas a la Iglesia Católica y Apostólica tanto por los Santos y muy gloriosos Apóstoles, como por los Concilios Universales y locales, o por algún Padre de la Iglesia, divinamente inspirado. Porque San Pablo el gran Apóstol nos avisa guardemos las tradiciones que hemos recibido, ora de palabra, ora por carta de los Santos que antes brillaron."


Concilio de Constantinopla 869-870


               "La Santa Iglesia Romana firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia Católica, no sólo paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos, puede hacerse partícipe de la vida eterna, sino que irá al fuego eterno que está aparejado para el diablo y sus ángeles, a no ser que antes de su muerte se uniere con ella..."

               "...La Santa Iglesia Romana Firmemente cree, profesa y enseña que las legalidades del Antiguo Testamento, o sea, de la Ley de Moisés, que se dividen en ceremonias, objetos sagrados, sacrificios y sacramentos, como quiera que fueron instituidas en gracia de significar algo por venir, aunque en aquella edad eran convenientes para el culto divino, cesaron una vez venido Nuestro Señor Jesucristo, quien por ellas fue significado, y empezaron los Sacramentos del Nuevo Testamento..."


Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, Bula Cantate Domino, 1441


               "La infidelidad de la Sinagoga es un insulto al Salvador. Por eso Cristo eligió la barca de Pedro, y abandonó la de Moisés, es decir, Él reprobó a la sinagoga infiel, y adoptó la Iglesia creyente."


San Ambrosio, Sermón 37, Las dos barcas: 



NOTAS ACLARATORIAS

                1 Sobre la pertenencia de Juan XXIII a la Masonería, recomiendo leer la entrevista a Carlos Vázquez Rangel “Juan XXIII y Pablo VI fueron iniciados el mismo día en París”.

                En el libro del periodista Pier Carpi “Las profecías del Papa Juan XXIII”, publicado en 1977, se recogen numerosos testimonios que indican que Angelo Roncali participaba de las reuniones esotéricas de un grupo de rosacruces en Italia.


Seguro te interesará leer también 
estos otros artículos...