jueves, 20 de enero de 2022

AGUSTÍN DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO (PADRE HERMANN COHEN) FUNDADOR DE LA ADORACIÓN NOCTURNA


              "Santa Teresa va a ser mi Madre; el Escapulario, mi hábito; una celda de ocho pies cuadrados, todo mi universo. ¡Qué feliz soy! ¡Siento que voy a cumplir la Santa Voluntad de Dios!

             ¡Oh Jesús, amor mío, cómo quisiera demostrarles la felicidad que me das! Me atrevo a decir que, si la Fe no me enseñase que contemplarte en el Cielo es mayor gozo aún, no creería jamás posible que existiera mayor felicidad que la que experimento al amarte en la Eucaristía y al recibirte en mi pobre corazón, que tan rico es gracias a Ti!" 


Padre Hermann Cohen



               El Venerable Padre Agustín María del Santísimo Sacramento (Hermann Cohen) nació en Hamburgo el 10 de Noviembre de 1820 en el seno de una familia judía. A los cuatro años de edad manifiesta ya una asombrosa habilidad con el piano. En 1833 deja Alemania para trasladarse a París junto a Franz Liszt del que será discípulo privilegiado. Seguirán para él años de desorientación y desorden moral. Durante catorce años, el joven prodigio cede a las tentaciones más banales y a las seducciones del éxito. 

               En Mayo de 1847, mientras dirige un coro litúrgico, comienza en él un proceso de conversión influenciado por el culto a la Santísima Eucaristía. Hermann funda entonces en Francia la Adoración Nocturna del Santísimo Sacramento, en la Basílica de Nuestra Señora de las Victorias el 6 de Diciembre de 1848. Había sido bautizado el año anterior, el día 28 de Agosto de 1847, fiesta de San Agustín.

               En 1849 entra en la Orden de los Carmelitas Descalzos, restaurada en Francia por el español Padre Domingo de San José después de los estragos de la Revolución Francesa. En el noviciado de Broussey toma el nombre de Fray Agustín María del Santísimo Sacramento. Fue ordenado Sacerdote en Abril de 1851, el joven fraile estará muy vinculado a la renovación de su Orden. Toda su vida está, desde entonces, consagrada a un amor ardiente al Santísimo Sacramento y a la Virgen María, a la que él llamaba “Madre de la Eucaristía”.

               El Padre Agustín María del Santísimo Sacramento se consagra a la predicación con notable éxito. Su palabra entusiasta, profunda y elocuente, resuena en casi todos los púlpitos de Francia, y ante los más variados auditorios que serán conquistados por su entusiasmo y su humildad. Aunque quisiera vivir para siempre en el Desierto carmelitano fundado por él mismo no lejos de Lourdes (en Tarasteix), dos años antes de las apariciones de la Virgen, debe sin embargo recorrer Europa por orden de sus Superiores. Éstos le confiarán misiones importantes como la restauración del convento de Lyon (1859), donde ejerce de prior; la restauración de la Orden del Carmen en Inglaterra (1862); la fundación del convento de Bagnères (1856), etc.

               En 1868, obtiene por fin la autorización para retirarse a su amada soledad pirenaica, lo que le permite conectar con los orígenes eremíticos del Carmelo. Desde su llegada al Desierto una grave enfermedad afecta a sus ojos. Peregrina entonces a la gruta de Nuestra Señora de Lourdes y allí será milagrosamente curado en 1868, diez años después de las Apariciones de la Virgen.

               El Padre Agustín María fue nombrado Maestro de Novicios de su Provincia en 1870. Algunos meses más tarde parte a Berlín como Capellán de los prisioneros franceses, donde se desvivía por sus hermanos: en una epidemia de viruela, contrajo la terrible enfermad y murió el 20 de Enero de 1871 víctima de la Caridad.



miércoles, 19 de enero de 2022

CARTAS DE SAN PABLO: NUNCA ME PRECIÉ DE SABER COSA ALGUNA




Carta de San Pablo a los Corintios
cap. 2, vers. 1-16

(Versión Nácar-Colunga)


               Yo, hermanos, llegué a anunciaros el testimonio de Dios no con sublimidad de elocuencia o de sabiduría, que nunca entre vosotros me precié de saber cosa alguna, sino a Jesucristo, y Éste crucificado.

                Y me presenté a vosotros en debilidad, temor y mucho temblor; mi palabra y mi predicación no fue en discursos de sabiduría, sino en manifestación de Espíritu y de poder, para que vuestra fe no se apoye en la sabiduría de los hombres, sino en el Poder de Dios.

                Hablamos, sin embargo, entre los perfectos, una sabiduría que no es de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, abocados a la destrucción; sino que enseñamos una sabiduría divina, misteriosa, escondida, predestinada por Dios antes de los siglos para nuestra gloria; que no conoció ninguno de los príncipes de este siglo; pues si la hubieran conocido, nunca hubieran crucificado al Señor de la gloria.'

                Pero, según escrito está: “Ni el ojo vio, y ni el oído oyó, ni vino a la mente del hombre lo que Dios ha preparado para los que le aman.”

               Pues Dios nos la ha revelado por su Espíritu, que el espíritu todo lo escudriña, hasta las profundidades de Dios.

               ¿Pues qué hombre conoce lo que en el hombre hay, sino el espíritu del hombre, que en él está? Así también las cosas de Dios nadie las conoce sino el Espíritu de Dios.

               Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios, para que conozcamos los dones que Dios nos ha concedido.

              De éstos hablamos, y no con estudiadas palabras de humana sabiduría, sino con palabras aprendidas del Espíritu, adaptando a los espirituales las cosas espirituales.

              Pero el hombre animal no percibe las cosas del Espíritu de Dios; son para él locura y no puede entenderlas, porque hay que juzgarlas espiritualmente.

               Al contrario, el espiritual juzga de todo, pero a él nadie puede juzgarle.

               Porque “¿quién conoció la mente del Señor para poder enseñarle?” Mas nosotros tenemos el pensamiento de Cristo.



San José nos conduce a María y Ella nos lleva a Jesús



               "...aprendan todos en la escuela de San José a mirar todas las cosas efímeras bajo la luz de las cosas perdurables de la eternidad; consolándose, por las incomodidades de la humana condición, con la esperanza de los bienes celestiales, encaminándose hacia ellos, obedeciendo la Voluntad de Dios, es decir: viviendo sobria, recta y piadosamente.

             A medida que aumenta la devoción a San José entre los fieles, el ambiente se hace al mismo tiempo más propicio para un incremento de la devoción a la Sagrada Familia, cuya augusta cabeza fuera: una devoción brotará espontáneamente de la otra. Pues José nos conduce directamente a María, y por María llegamos a la fuente de toda Santidad, Jesús, quien, por su obediencia a José y María, consagró las virtudes del hogar."


Papa Benedicto XV, Motu Proprio Bonum Sane, 25 de Julio de 1920



martes, 18 de enero de 2022

A LOS DEVOTOS DE SAN ANTONIO DE PADUA

  

AVISO IMPORTANTE a los devotos de 
San Antonio de Padua


El próximo 15 de Marzo (Dios mediante) 
comenzarán 
LOS TRECE MARTES



              San Antonio de Padua murió para este mundo el Viernes 13 de Junio del año 1231; el Martes siguiente, sus restos mortales fueron trasladados desde Arcella a la ciudad de Padua, donde reposan hasta hoy; durante el camino fueron muchos los prodigios que obraron las reliquias del Santo franciscano, de ahí que entre sus devotos comenzara la costumbre de encomendarse al Santo los Martes; inicialmente durante nueve consecutivos, pero con el tiempo se ampliaron hasta 13, para hacerlos coincidir en número con el día de San Antonio. 

               Se pueden rezar Los Trece Martes en cualquier época del año, tan solo se exige que se realicen con Piedad, en gracia de Dios y de forma consecutiva, para poder ganar las indulgencias que le están concedidas.

               Fue el Papa León XIII quien el 1 de Marzo de 1898, concedió una Indulgencia Plenaria para cada uno de Los Trece Martes consecutivos; las almas devotas que realicen esta práctica deben acercarse además a los Sacramentos de la Comunión y la Confesión en el trascurso de esta súplica a San Antonio.



REZAR CON UN SALMO...




Salmo 44 

(Versión Sacra Vulgata)

De mi corazón nace un hermoso canto,
voy a recitar mi poema al rey;
es mi lengua pluma de diestro poeta.

Tú eres el más bello de los hombres,
en tus labios la gracia se derrama,
por eso Dios te bendice por siempre.

Valiente, cíñete al costado la espada
que es tu esplendor y tu grandeza.
Cabalga victorioso en favor
de la verdad, la clemencia y la justicia;
que tu diestra te colme de hazañas.

Tus flechas están afiladas,
se te someten los pueblos,
desfallecen los enemigos del rey:
Tu trono, como el de Dios, es eterno,
es tu cetro real cetro de rectitud.

Tú amas la justicia y odias la maldad,
por eso Dios, tu Dios, te ha ungido
entre tus amigos con aceite de gozo.
Mirra, acacia y áloe impregnan tus vestiduras,
entre palacios de marfil las arpas te deleitan.

Hijas de reyes hay entre tus escogidas,
a tu derecha está la reina entre oro de Ofir.
Escucha, hija, mira, acerca tu oído,
olvida tu pueblo y la casa de tu padre.
El rey está prendado de tu belleza,
él es tu señor, ¡póstrate ante él!

Hija de Tiro, con obsequios
te agasajan los poderosos del pueblo.
Toda radiante entra la hija del rey,
de brocado de oro es su vestido.

Con bordados ropajes la llevan al rey,
las doncellas marchan tras ella,
sus amigas la acompañan.
Avanzan con gozo y alegría,
van entrando al palacio del rey.

Tendrás hijos a cambio de tus padres
y los erigirás príncipes por toda la tierra.
Yo haré que su nombre se recuerde por siempre,
eternamente han de alabarte los pueblos.




lunes, 17 de enero de 2022

PRECIOSOS DETALLES QUE PUEDEN GANAR TANTO

 


               Haz un balance frecuente no solo del valor de tus acciones, sino sobre todo, del valor de tu motivo para hacerlas: la franqueza de tu voluntad de glorificarme.

               Quizás si prestaras más atención a lo que haces por Mí, intensificarías tu fervor y ternura. Sería más fiel en los detalles, estos preciosos detalles que pueden ganar tanto. Son las motas de bondad que llenan la vida... Te haces una idea: los invisibles granos de arena que componen el inmenso Sahara. Ten mucho cuidado con las pequeñas cosas, Mi Gabrielle. Dite a ti mismo: "Están hechos a la medida de Mi pequeña naturaleza". Y este pensamiento te mantendrá humilde. 

               ¿Ha notado la frecuencia con la que el trabajo de los humildes debe realizarse nuevamente?. Pon todo tu corazón en ello, sabiendo que Me agradas. Y como quieres vivir para Mí, como quieres ver todo en relación a Mí y modelar tu vida en Mí, entonces considera cuán corto es el tiempo que te queda en la tierra. Puedes darme gloria en ese tiempo. Dámelo generosamente...

 12 de Abril de 1945



De los escritos de la mística Gabrielle Bossis "Él y yo", 
con el imprimatur en 1957 de Monseñor Jacques Le Cordier, 
Obispo auxiliar de París; también del Obispo de Nantes, 
Monseñor Villepellet y además del entonces Obispo Auxiliar 
y Vicario General de la Arquidiócesis de México, 
Monseñor Francisco Orozco



domingo, 16 de enero de 2022

XX ANIVERSARIO CONSAGRACIÓN EPISCOPAL MONSEÑOR GEERT STUYVER

 


              Tal día como hoy, hace veinte años, el 16 de Enero de 2002, su Excelencia Reverendísima Robert Fidelis McKenna OP, consagraba Obispo al Sacerdote belga Geert Stuyver, miembro del Instituto Mater Boni Consilii, en Verrua Savoia (Turín, Italia).

               Es necesaria la Consagración Episcopal como un medio para ayudar a preservar nuestra preciosa Fe Católica en estos tiempos de herejía y Apostasía. Aunque las consagraciones de Obispos Católicos tradicionales han sido bienvenidas por la mayoría de los Fieles, existen algunos que cuestionan su licitud, basándose en que la letra de la ley la prohíbe estrictamente la consagración de un Obispo sin Mandato Pontificio.



En el centro de la imagen, Monseñor McKenna y Monseñor Stuyver

              La correcta y única conclusión a la que podemos llegar es que la moderna "Jerarquía" de la Iglesia surgida del Concilio Vaticano II no es ni puede ser la representante del verdadero Magisterio Católico, pues Cristo prometió estar con los Apóstoles y sus sucesores “todos los días hasta la consumación de los siglos.” Nuestro Señor les prometió la asistencia del Espíritu Santo, el Espíritu de Verdad, que “moraría siempre en ellos.”



             A partir de las enseñanzas del Concilio Vaticano (el de 1870), sabemos que la Iglesia Católica es infalible no solamente en sus decretos solemnes (como cuando por ejemplo el Papa habla ex cátedra, o cuando en los concilios ecuménicos se decreta algo), sino también en sus enseñanzas ordinarias y universales: “Por lo tanto, deben ser creídas con fe divina y católica todas las cosas contenidas en la Palabra de Dios, ya escrita, ya transmitida, y que sean propuestas por la Iglesia como materia divinamente revelada, sea por decreto solemne, sea por magisterio ordinario y universal.”

               Pensar de otro modo sería insinuar que Cristo falló a Su Iglesia y que el Espíritu Santo, el Espíritu de Verdad, que mora con los Apóstoles, dejó a la Iglesia caer en errores manifiestos.



              Con el fin de preservar la Fe Católica, el Sagrado Sacerdocio y el Santo Sacrificio de la Misa, y para asegurar la Promesa de Cristo Nuestro Señor de “que en Su Iglesia habrá Pastores y Maestros hasta la consumación de los siglos,” los Obispos tradicionales tomaron las medidas pertinentes, sin intención alguna de negar la primacía de jurisdicción del Romano Pontífice, la Autoridad suprema del Papa; ya que estos Obispos, y los Sacerdotes ordenados por ellos, han profesado sin reservas la Fe Católica, la cual incluye la Doctrina de la primacía de jurisdicción y la Infalibilidad del Romano Pontífice. Pero, en vista de las circunstancias, el cargo de Papa está vacante y, por tanto, es imposible obtener un Mandato Papal para autorizar las Consagraciones Episcopales.



sábado, 15 de enero de 2022

MARÍA, SOBERANA MEDIANERA UNIVERSAL, por la Madre Ángeles Sorazu


                El cuadro representa a la Virgen coronada y rodeada de símbolos tomados del Apocalipsis.

               Representa a la Santísima Virgen en su augusta cualidad de Madre de Dios inclinada a una humilde religiosa que espera clemencia y eficaz mediación el soberano favor de la comunión de los misterios de Cristo. La diadema que ciñe sus sienes representa el absoluto dominio de la Señora sobre la Creación.

               Las doce estrellas que contemplan la corona simbolizan sus virtudes: doce perfecciones divinas que participa singularmente en las relaciones que La unen a la Beatísima Trinidad.



               Los Santos en ella colocados representan a San Juan Bautista y los Santos Apóstoles, los cuales nos revelan la intervención de María en la santificación de las almas desde el Precursor de Cristo y los Apóstoles hasta el simple fiel que conseguirá al fin de los tiempos y la gloria que resulta a la Señora del cumplimiento de su misión de Corredentora y Cosantificadora.

               En los Ángeles que la circundan, están representados los nueve Coros, y en San Miguel y San Gabriel, San José y Santa Isabel, los miembros de la naturaleza angélica y humana, que se distinguen por su adhesión y amor a la Reina de la creación. Predican todos su excelencia y soberanía.

               Los veinticuatro Ancianos Apocalípticos representan los Patriarcas de los dos Testamentos. Los que están sentados, representan a los Patriarcas del Antiguo Testamento.

               Ostentan éstos una áncora en el brazo derecho y en el izquierdo el ojo de la Providencia. Sostienen además en la mano una vara florida: es la vara de Jessé de cuya raíz subirá una flor, según la profecía de Isaías, cap. XI, símbolo de la Encarnación, cumplida en María. Significan ésta y el áncora, que su vida religiosa se desarrolló en los dominios de la fe y esperanza en la promesa salvadora del Paraíso – “Enemistades pondré entre ti y la mujer, etc.”- relacionada con la Santísima Virgen y su Divino Hijo.

               El ojo de la Providencia nos revela el culto que tributaron a la Divinidad. Su vida sedentaria revela el descanso que les procura el cumplimiento de las promesas Mesiánicas, que las leyes natural y escrita perdiéronse felizmente en el Santo Evangelio, que habiendo sustituido el cristianismo a su prole, reposan tranquilos en Dios sin que perturbe su descanso ninguna reclamación de la tierra.

               Los que están de rodillas representan los Patriarcas de la era cristiana, o sea los Fundadores de las órdenes religiosas.

               Su actitud suplicante nos demuestra el interés y celo que despliegan en el acatamiento de Dios y de la Virgen a favor de las Congregaciones que fundaron y continúan su historia.

               Ostentan en el brazo derecho la Cruz y en el izquierdo la M. Significa que todos practicaron la Verdadera Devoción y compartieron el endiosamiento de la Santísima Virgen, su vida de unión con Jesús, fin último de la vida mariana y su feliz coronamiento.

              Esta es la gracia que demandan especialmente para sus hijos e hijas de la tierra. Los veinticuatro ostentan en el pecho una Cruz, símbolo del sufrimiento resignado de su historia, llena de vicisitudes y penosos trabajos.

               Las siete lámparas representan a los siete espíritus que están delante del Trono de Dios y de la Virgen. Las cuatro ruedas, a los cuatro Evangelistas.

              La religiosa, al alma mariana que, habiendo practicado la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, anhela vivamente compartir el endiosamiento de la Señora, apoderarse de Jesucristo, identificarse con El, y pide esta gracia repitiendo con fervor creciente la oración: «Ven, oh Jesús, que vives en María. Ven a tu humilde esposa e hija de tu cara Madre. Ven, establécete en mi corazón, extiende a mí la riqueza inmensa de tu vida a través de María. Imponte a mi alma en tu asombrosa y soberana realidad como te impusiste a tu Madre bendita, y a tus Santos Apóstoles durante tu estancia en la tierra y te impones a las almas fieles en la serie de los siglos. Ven, apodérate de mi vida: absórbeme, vive en mi inteligencia y en mi corazón, sé Tú mi vida».

               El Ángel custodio, señalando a Jesús que se prepara para entregarse a ella, la dice: Por la Casa del Señor Dios nuestro he demandado para ti bienes.

              Como si dijera, por el amor que profeso a nuestra Reina, impulsado del celo que me abrasa por su gloria para procurarle las complacencias que de ti espera, he demandado para ti bienes, entre los cuales ocupa el primer lugar la Verdadera Devoción, la transformación en Cristo, que es su fin último.

               Avaloran la oración del Ángel los cuatro Ancianos Apocalípticos que representan a los Santos Patriarcas Domingo de Guzmán, Francisco de Asís, Ignacio de Loyola y Luis María Grignión de Montfort, los cuales piden que cuanto antes se le conceda la comunión de los divinos misterios que espera su protegida.

               Para conseguirlo presentan a la Virgen, Santo Domingo, el Rosario; San Francisco, la Cruz; San Ignacio, el libro de los Ejercicios y el Beato Montfort, "El Secreto de María", medios cuidadosamente utilizados por Ella para merecer la transformación en Cristo que demandan a su favor.



               Otorga la súplica la Santísima Virgen, rasga con su mano izquierda la túnica y exhibe la riqueza inmensa de la Vida de Cristo que atesora, para extenderlo a la religiosa.

               La actitud de su mano derecha significa la vigilancia maternal que la Señora prodiga a su divino Hijo, que está dispuesta a recogerlo nuevamente en su seno si la religiosa a quien se entrega no le trata con la estimación que merece y le honra con su fidelidad a las comunicaciones que le concede, las que no consiente caigan en el vacío.

               La actitud de San Joaquín y Santa Ana – protectores especiales de las almas marianas -sosteniendo los extremos del manto, significa que la Señora comparte con ellos sus designios de la humana santificación y el sumo interés con que procuran éstos quitar los obstáculos que pudieran impedir a Jesús el cumplimiento de sus misericordiosos designios.

               El interior de María presenta el aspecto de un templo: significa que la Señora es la Casa y Tabernáculo de Dios; nos revela su excelencia y las relaciones divinas que establece la Divina Maternidad entre el Verbo Humanado y su Madre.

               Jesús se manifiesta a la religiosa en el seno de la Virgen en la plenitud de la edad, extendidos los brazos en actitud de entregarse.

               La plenitud de la edad de Jesús, en el Seno de María, significa la perfección de la Señora, su perfecta conformidad con el Hijo Divino.

               Viste éste una túnica talar, símbolo de la naturaleza divina, con la inscripción Verbum Dei, Filius Mariae., y por su pecho cruza una banda que simboliza la santa Humanidad que sostiene el Verbo y ciñe y vela -en cierto sentido- la naturaleza y perfecciones divinas.

               La primera y tercera Persona de la Trinidad retiran la banda, para que conozca la religiosa la infinita excelencia del Verbo que a ella se entrega las riquezas divinas que atesora su doble naturaleza y lo trate con la infinita estimación que se merece: ¡tan interesados están en la gloria de Jesucristo!… Gracias, Padre Santo, gracias, Espíritu divino, y alabanza perpetua os sean tributadas por vuestro celo por la gloria de mi Dios Humanado.

               Continuad vuestra misión revelando al mundo la realeza divina de Jesús, para que sea amado y glorificado de las almas y estimado como se merece. Amén.

               Contestando a la súplica de la religiosa, le dijo Jesús: Ecce venio, sponsa mea. Ego sum merces tua magna nimis: He aquí que vengo, esposa mía. Yo soy tu recompensa soberanamente grande -inscripción de la banda-.

               La orquesta angélica se adelanta a Jesús, y penetra en la celda de la anhelante esposa. En obsequio de los celestes músicos, que buscan lugar competente para producir sus notas inefables, la humilde celdita se dilata misteriosamente, tanto que nuestra mirada se pierde, y ninguno, fuera de la agraciada que los vio venir, puede contar el número de los que forman la angelical orquesta.



               Como si quisieran completar el Ecce venio, que Jesús entona, empiezan éstos sus conciertos, vibrando con majestuosa solemnidad y divina armonía las palabras de la santa Escritura que dice: Gaude et laetare, filia Jerusalem, ecce Rex tuus veniet tibi: “Gózate y alégrate, hija de Jerusalén: he aquí tu Rey que viene a ti”.

               Mientras cantan unos y arrancan otros armonías inefables a los instrumentos que manejan, varios contemplan extáticos la belleza y soberanía de la Virgen y su poder admirable, tan hábilmente empleado a favor de sus devotos, y la infinita condescendencia de Dios Humanado que se prodiga a los mismos por medio de su Madre bendita.

              Sea por siempre bendito y alabado. Amén. Dios te salve, María, Soberana Medianera Universal: Dios te salve y en mi nombre te ame y te procure gloria infinita.


Explicación que la Madre Ángeles Sorazu 
da a los Misterios que representa la imagen 
de la Santísima Virgen como Medianera Universal, 
del Libro "Opúsculos Marianos" 
revisados y anotados por el Padre Nazario Pérez, SI



viernes, 14 de enero de 2022

EL REINADO DE CRISTO EN LAS ALMAS



               Jesucristo que es Rey Celestial antes de todo, es también Rey cuyo gobierno se ejerce ya en este mundo.

               Rey es quien posee de derecho la autoridad suprema y plena. El Rey legisla, dirige y juzga. Su realeza se hace efectiva cuando los súbditos reconocen sus derechos y obedecen a sus leyes.

               Ahora bien, Jesucristo posee sobre nosotros todos los derechos. Él promulga leyes, dirige el mundo y juzgará los hombres. Cabe a nosotros tornar efectivo el Reino de Cristo obedeciendo Sus leyes.

               Este Reinado es un hecho individual, en cuanto considerado en la obediencia que cada alma fiel presta a Nuestro Señor Jesucristo. En efecto, el Reinado de Cristo se ejerce sobre las almas; y, pues, el alma de uno de nosotros es una parte del campo de jurisdicción de Cristo Rey. 

               El Reinado de Cristo será un hecho social si las sociedades humanas le prestaren obediencia.

               Puede decirse, pues, que el Reino de Cristo se torna efectivo en la tierra, en su sentido individual y social, cuando los hombres en lo íntimo de sus almas como en sus acciones, y las sociedades en sus instituciones, leyes, costumbres, manifestaciones culturales y artísticas, se conforman con la Ley de Cristo.


Doctor Plinio Corrêa de Oliveira 



jueves, 13 de enero de 2022

LA FE PURA E INMACULADA: LA "VACUNA" NO ES UNA OBLIGACIÓN MORAL



              "Como el pastor vigilante acostumbra a guardar sus ovejas de las fieras, asimismo el Sacerdote de Dios debe andar solícito sobre la grey de Cristo para que el enemigo no devaste, ni el perseguidor infeste, ni la codicia de algún poderoso inquiete la vida de los pobres. Mas los pastores malos no cuidan de las ovejas, sino que conforme se lee en el Evangelio sobre los mercenarios, ven el lobo que viene y ellos huyen. Porque cuando callan ante los poderosos y temen resistir a los malos, entonces huyen. Si callan sobre esto, serán condenados por su maldad".


San Isidoro de Sevilla


No le corresponde al Clero hacer 
declaraciones morales sobre el pecado. 
Sólo el Papa puede hacerlo...


               Es realmente esta una afirmación falsa y errónea. Por supuesto, podemos y tomamos decisiones morales; todos los hombres lo hacen.

               Además, a los Sacerdotes, formados en Teología Moral, se les confían almas que acuden a ellos en busca de orientación moral y les susurran en el Sacramento de la Penitencia. Es por esta razón que se pone tanto énfasis en el estudio de la Teología Moral en el Seminario; es la razón por la que todos los Sacerdotes dirán, por ejemplo, que acceder a material indecente en Internet es un pecado mortal, a pesar de que no hay declaraciones de la Santa Sede sobre el uso de Internet. 



               Durante los últimos veinte meses me he visto obligado a investigar áreas de la ciencia y la medicina en las que normalmente no tendría que ocuparme como Sacerdote. Desde la llegada del SARS-CoV-2. Sin embargo, mis compañeros Sacerdotes y yo hemos sido buscados por los laicos e incluso por otros Clérigos para recibir orientación sobre todos estos asuntos conflictivos. Las cosas serias penden de un hilo, la pérdida de un trabajo, la alienación de un miembro de la familia, una posible enfermedad o lesión grave para usted o su familia. 

               Personalmente, soy afortunado de tener contactos con expertos en los campos de la Ciencia y la Medicina en cuya experiencia he confiado en gran medida durante el último año y medio. Un Sacerdote no está ordenado para ejercer la medicina, pero en estos días muchos procedimientos médicos violan los principios morales, y regularmente consultamos a expertos para guiarlos de manera inteligente y adecuada en nuestra curación. Habiendo consultado a tales expertos e investigado los principios pertinentes de la Moral Católica, no veo cómo un Católico de buena fe puede recibir dicha "vacuna" (1)  para el Covid-19 y sus infinitas variaciones... 



               Creo que la evidencia del riesgo, no solo los ávidos sino también los graves efectos secundarios que provoca la "vacuna", es suficiente para prohibir a los Católicos recibirla, sobre todo cuando entendemos que tampoco son eficaces para combatir el SARS-CoV-2 y su infección, creando un escenario de "riesgo sin recompensa". A pesar de ello, cuando vemos que estas nuevas "vacunas" son también tratamientos experimentales, la conclusión definitiva de que recibir la vacuna es un pecado se hace inevitable.


NOTA ACLARATORIA

          1 Estas técnicamente no son vacunas. Las vacunas han sido definidas por los CDC (Centros para el Control de Enfermedades) como "un producto que estimula el sistema inmunológico de una persona para producir anticuerpos contra una enfermedad específica, protegiendo a la persona de esa enfermedad". La nueva definición de CCB después de COVID es "una preparación que se usa para estimular la respuesta inmune del cuerpo contra la enfermedad". El propósito de los anticuerpos se eliminó deliberadamente, ya que las nuevas inyecciones para COVID, de hecho, no producen anticuerpos. Sin embargo, en aras de la simplicidad, a veces me referiré a estas nuevas inyecciones como "vacunas" sin implicar el significado literal.


Extractos del artículo "Dosis por dosis: 
Una defensa contra el rechazo a la vacuna Covid-19"

por el Reverendo Padre Stephen McKenna


Toca AQUÍ para leer la declaración oficial 
de Monseñor Donald Sanborn acerca 
de la nominada como "vacuna del covid"
(versión original, en inglés)



EL BAUTISMO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO




DOCTRINA CATÓLICA
ACERCA DEL SACRAMENTO 
DEL BAUTISMO


               ¿A quién pertenece administrar el Bautismo?  Administrar el Bautismo pertenece por derecho al Obispo y a los párrocos; pero, en caso de necesidad, cualquier persona puede administrarlo, sea hombre o mujer, y aun hereje o infiel, con tal que cumpla el rito del Bautismo y tenga intención de hacer lo que hace la Iglesia. 

               ¿Quién deberá administrar el Bautismo cuando hay necesidad de bautizar a quien está en peligro de muerte y se hallan muchos presentes?  Cuando hay necesidad de bautizar a quien está en peligro de muerte y se hallan muchos presentes, debe bautizar el sacerdote si lo hay; en su ausencia, un eclesiástico de orden inferior; en ausencia de éste, el varón seglar con preferencia a la mujer, si ya la mayor pericia de la mujer, o la decencia, no demandasen otra cosa. 

                ¿Qué intención debe tener el que bautiza?  El que bautiza debe tener intención de hacer lo que hace la Iglesia al bautizar.

               ¿Cómo se administra el Bautismo?  Se administra el Bautismo derramando agua sobre la cabeza del bautizado o, si no se puede en la cabeza, en otra parte principal del cuerpo, y diciendo al mismo tiempo: Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

                ¿Quedaría bautizada la persona si uno vertiese el agua y otro dijese las palabras? Si uno vertiese el agua y otro pronunciase las palabras, no quedaría la persona bautizada, porque es preciso que sea el mismo el que vierta el agua y el que pronuncia las palabras. 

               Cuando se duda si la persona está muerta, ¿hay que dejar de bautizarla?  Cuando se duda si la persona está muerta, hay que bautizarla condicionalmente, diciendo: “Si estás vivo, yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 

               ¿Cuándo hay que llevar a los niños a la Iglesia para que los bauticen?  Hay que llevar a los niños lo más pronto posible a la Iglesia para que los bauticen. 

               ¿Por qué tanta prisa en bautizar a los niños?  Hay que darse prisa en bautizar a los niños, porque están expuestos por su tierna edad a muchos peligros de muerte, y no pueden salvarse sin el Bautismo. 

               ¿Pecarán, pues, los padres y las madres que por negligencia dejen morir a sus hijos sin Bautismo o lo dilatan?  Si, señor; los padres y madres que por negligencia dejan morir a los hijos sin Bautismo, pecan gravemente porque les privan de la vida eterna, y pecan también gravemente dilatando mucho el Bautismo, porque los exponen al peligro de morir sin haberlo recibido. 

               ¿Qué disposiciones ha de tener el adulto que se bautiza?  El adulto que se bautiza ha de tener, además de la fe, intención de bautizarse, dolor a lo menos imperfecto de los pecados mortales que hubiere cometido, y suficiente instrucción religiosa. 



               ¿Qué recibiría el adulto que se bautizase en pecado mortal sin dolor de los pecados?  El adulto que se bautizase en pecado mortal sin dolor de los pecados, recibiría el carácter del Bautismo, más no la remisión de los pecados ni la gracia santificante. Estos efectos quedarían en suspenso hasta que quitase el impedimento con el dolor perfecto o con el sacramento de la Penitencia.

                ¿Es necesario el Bautismo para salvarse?  El Bautismo es absolutamente necesario para salvarse, habiendo dicho expresamente el Señor: El que no renaciere en el agua y en el Espíritu Santo no podrá entrar en el Reino de los Cielos.

               ¿Puede suplirse de alguna manera la falta del Bautismo?  La falta del Bautismo puede suplirse con el Martirio, que se llama Bautismo de sangre, o con un acto de perfecto amor de Dios o de contrición que vaya junto con el deseo al menos implícito del Bautismo, y este se llama Bautismo de deseo. 


CATECISMO MAYOR
Prescrito por el Papa San Pío X el 15 de Julio de 1905



miércoles, 12 de enero de 2022

CARTAS DE SAN PABLO: ABRAZAD EL ESCUDO DE LA FE




Carta de San Pablo a los Efesios
cap. 6, vers. 11-18

              ...revestíos de toda la armadura de Dios para que podáis resistir a las insidias del diablo.

               Nuestra lucha no es contra la sangre y la carne, sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra los espíritus del mal que habitan en el aire.

               Tomad, pues, la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo y, vencido todo, os mantengáis firmes.

               Estad, pues, alerta, ceñidos vuestros lomos con la verdad, revestida la coraza de la justicia, y calzados los pies, prontos para anunciar el Evangelio de la paz.

               Abrazad en todo momento el escudo de la Fe, con que podáis hacer inútiles los encendidos dardos del maligno.

               Tomad el yelmo de la salud y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios, con toda suerte de oraciones y plegarias, orando en todo tiempo con fervor y siempre en continuas súplicas por todos los santos.



SAN JOSÉ, PROTECTOR DE LA ORACIÓN, por la Madre María de los Ángeles Sorazu

 



               Mientras luchaba con las dificultades el diablo me sugería que era incapaz para la oración, que no estaba llamada a la contemplación y que desistiese de mi empeño. Deseché la sugestión confiando en la protección de la Santísima Virgen y de los Santos, singularmente de San José, a quien elegí en el siglo por especial Protector en dicho ejercicio, que me ayudarían a vencer los obstáculos y me facilitarían su práctica…  


Autobiografía de la Madre María de los Ángeles Sorazu
Concepcionista Franciscana de Valladolid, España.
Murió en olor de Santidad el 28 de Agosto de 1921




martes, 11 de enero de 2022

REZAR CON UN SALMO...



Salmo 148


              ¡Aleluya! Alabad a Yahvé desde los Cielos, alabadle en las alturas. Alabadle vosotros sus Ángeles todos, alabadle vosotros todos sus Ejércitos.

               Alabadle, sol y luna; alabadle, todas las lucientes estrellas. Alabadle, cielos de los cielos, y las aguas de sobre los cielos. Alaben el nombre de Yahvé, porque a su orden fueron creados, e hizo que perduren por los siglos; púsole estatutos que no traspasarán.

               Alabad a Yahvé desde la tierra los cetáceos y todos los abismos; el fuego, el granizo, la nieve, la niebla, el viento tempestuoso, que ejecuta sus mandatos; los montes y todos los collados; los árboles frutales y los cedros todos; las fieras y todos los ganados; los reptiles y las aladas aves; los reyes de la tierra y los pueblos todos, los príncipes y todos los jueces de la tierra, los mancebos y las doncellas, los ancianos y los niños, alaben el nombre de Yahvé, porque sólo su nombre es sublime; su magnificencia sobrepasa a los cielos y la tierra.

               El ha elevado el poder de su pueblo. Alábenle todos sus devotos, los hijos de Israel, el pueblo que está allegado a El. ¡Aleluya!



EL SANTO NOMBRE DE JESÚS, ALEGRÍA DE LOS ÁNGELES



               Los Ángeles son nuestros más queridos y mejores amigos y son los que están más preparados y pueden ayudarnos en toda dificultad y peligro.

              Es una pena que muchos Católicos no conocen, ni aman, ni piden la ayuda de los Ángeles. La manera más fácil de hacerlo es decir el Nombre de Jesús en su honor. Esto les da gran alegría y ellos, como respuesta, nos ayudarán en todos nuestros problemas y nos salvarán de muchos peligros.

               Digamos el Nombre de Jesús en honor de todos los Ángeles, pero especialmente en honor de nuestro querido Ángel de la Guarda, que tanto nos quiere.


LAS MARAVILLAS DEL SANTO NOMBRE
Padre Paul O´Sullivan