martes, 18 de junio de 2019

SAN MIGUEL ARCÁNGEL, precursor de Nuestra Señora del Carmen de Garabandal



               El Arcángel del Apocalipsis fue el elegido para manifestar el Mensaje de Nuestra Señora en Garabandal; San Miguel se convirtió en el celestial Mensajero que avisaría a las niñas videntes -como ocurriera en Fátima (1) - de la próxima visita de Nuestra Señora.




            San Sebastián de Garabandal es una típica aldea española, formada por apenas ochenta familias, situada en un recóndito paraje de los Picos de Europa en Santander, muy cerca de la frontera con Asturias. La tarde del 18 de Junio de 1961, cuatro niñas, Conchita González, Mari Loli Mazón y Jacinta González de doce años de edad y Mari Cruz González de once, se encontraban en el sitio llamado "La Calleja", comiendo muy entretenidas las manzanas que habían bajado del manzano de la casa del maestro sin permiso. 

                Un ruido semejante aun trueno les hizo levantar la vista. En ese momento vieron un ángel resplandeciente de luz, el cual, poco después, desapareció de repente sin decir palabra. Las niñas, muy asustadas, corrieron a la iglesia de la aldea. La palidez de sus rostros suscitó cierta curiosidad; ellas contestaron que habían visto al ángel, dando así a conocer la misteriosa aparición. Durante el transcurso de los próximos doce días, el ángel volvió a manifestarse hasta en ocho ocasiones más. El 1 de Julio les anuncia que al día siguiente, Domingo, se les aparecería la Virgen bajo la advocación del Carmen. 

           Como la noticia se propagó velozmente, el Domingo 2 de Julio de 1961, numerosas personas, entre ellas varios sacerdotes, acudieron a la aldea para presenciar el anunciado acontecimiento. Alrededor de las 6:00 pm, las niñas se encaminaron hacia el lugar donde se les había aparecido el ángel anteriormente, pero, poco antes de llegar, la Santísima Virgen se les aparece acompañada de dos ángeles idénticos como gemelos, uno a cada lado. Las niñas reconocieron a uno de ellos por ser el mismo que se les había aparecido antes, el cual sería identificado posteriormente como San Miguel Arcángel.
         


Zona alta de la aldea de San Sebastián de Garabandal; allí se manifestó
por última vez Nuestra Santa Madre y allí acontecerá el Milagro prometido


              A la altura de la Virgen se percibía un ojo grande que parecía el ojo de Dios, símbolo de la constante misericordia de Dios sobre nosotros. El tono de la conversación de las niñas con la madre del cielo fue familiar y espontáneo. Por último, la Virgen rezó el rosario con ellas para enseñarlas a rezarlo bien. La Madre de Dios continuaría apareciéndose durante los próximos cuatro años (hasta Noviembre de 1965), y con frecuencia varias veces al día. Se calcula que el número de las apariciones asciende a dos mil.

                Desde el inicio, las niñas comenzaron, a petición de la Virgen, a presentarle objetos -al principio piedrecillas del camino- para que Ella los besase. El público al darse cuenta, comenzó a darle a las videntes distintos objetos, corno rosarios, crucifijos, medallas y anillos de matrimonio. La gente a veces colocaba esos objetos encima de una mesa o los hacían llegar a las niñas por medio de terceros; pero invariablemente, éstas, guiadas por la Virgen Santísima durante el éxtasis devolvían el objeto apropiado a su dueño respectivo sin equivocarse. Antes de su última visita a Garabandal, Nuestra Señora le había pedido a Conchita que trajese objetos para Ella besarlos. Después de hacerlo le dijo: "Mi Hijo, por medio de este beso que ha dado aquí, hará prodigios; repártelos a los demás". Promesa que no ha dejado de cumplirse, ya que son innumerables las conversiones y las curaciones de orden físico que en los cinco continentes se atribuyen a la intercesión de la Virgen por medio de Su beso.


     





NOTAS:

           1) Los niños videntes de Fátima, Lucía, Francisco y Jacinta, fueron agraciados con la visita de un ángel en la primavera de 1916, un año antes de la primera Aparición de Nuestra Señora. En esta primera ocasión, el ángel se dio a conocer como "el Ángel de la Paz".

           En la segunda Aparición, el ángel manifestó a los niños que era "el Ángel de Portugal", el Custodio de la Patria lusa; tradicionalmente se ha creído que San Miguel, en su calidad de Jefe de los Ejércitos Celestiales, es el Custodio y Protector de las Naciones, pues así se le manifestó el Arcángel al Profeta Daniel cuando le dijo que él era el Guardián de Israel.

MES DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS. DÍA 18: Día de Paz



Ejercicio Piadoso del Mes del Sagrado Corazón de Jesús


            Por la señal de la Santa Cruz + de nuestros enemigos + líbranos Señor + Dios Nuestro.

            En el Nombre del Padre, del Hijo + y del Espíritu Santo. Amén.

            Señor mío, Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser Vos quién sois y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; propongo firmemente nunca más pecar, apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta.

            Ofrezco, Señor, mi vida, obras y trabajos, en satisfacción de todos mis pecados, y, así como lo suplico, así confío en vuestra Bondad y Misericordia infinita, que me los perdonaréis, por los méritos de Vuestra Preciosísima Sangre, Pasión y Muerte y me daréis gracia para enmendarme, y perseverar en Vuestro Santo Amor y servicio, hasta el fin de mi vida. Amén.


Día 18: Día de Paz

            "No saben Mis almas cómo descansa Mi Corazón entrando en el suyo, pequeño y miserable pero todo mío. No me importan las miserias, lo que quiero es el amor. No me importan las flaquezas, lo que quiero es la confianza. Estas son las almas que atraen al mundo la Misericordia y la Paz."

         "Descansa en Mí y Mi Paz como Yo descanso en tus sufrimientos. Yo Soy la Paz. Como vivo y reino en ti, tú vivirás en Paz: soy el Dios de la Paz."


(Palabras de Jesús al alma, tomadas de "Un Llamamiento al Amor", por Sor Josefa Menéndez)


A continuación rezamos la 



Jaculatoria para repetir a lo largo del día

Sagrado Corazón de Jesús, venga a nosotros Tu Reino

(300 días de indulgencia cada vez; Papa San Pío X, 1906)


lunes, 17 de junio de 2019

XXX Aniversario del Padre Valentín de San José, perfecto Carmelita del Desierto de las Batuecas




               Desde hace unos años, compartimos en este blog extractos del libro “Con Dios a solas”, recopilación de pláticas pronunciadas por el Padre Valentín de San José, insigne Carmelita Descalzo, que murió en olor de santidad, con fama de perfecto religioso, en el Desierto de las Batuecas (España), tal día como hoy, un catorce de Junio, en 1989.

               El espíritu del Carmelo se haya condensado en sus páginas, que no deben ser leídas con frialdad o rapidez, sino con la serenidad y reflexión que merece un perfecto tratado de vida interior, donde a cada rato se saborea la doctrina teresiana y el ímpetu por el Amado, propio de San Juan de la Cruz.

               Y porque no debemos olvidar nunca que el alma de todo apostolado, es la oración, la vida interior, la vida en Dios y con Dios, el Padre Valentín nos enseña en "Con Dios a solas", que el espíritu de soledad e intimidad con Dios, a ejemplo del Profeta Elías, es el ideal para alcanzar a comprender lo que es en realidad el trato asiduo con Dios.

               Espero lo vayáis leyendo con el mismo gusto que yo lo hice en su día, convencido que os ayudará a entender cuán necesario es para un católico militante tener bien cuidada su vida interior.

              He preferido extractarlo, como pequeñas reflexiones, que os pueden ayudar a meditar en la oración privada. Os recomiendo que leáis los extractos lentamente, saboreando cada frase, pues en cada una de ellas, encontraréis presencia de Dios. Las podéis encontrar fácilmente en la columna izquierda de este blog, en el ÍNDICE DE TEMAS, por "Padre Valentín de San José".




Fuente en el Desierto de San José de las Batuecas Salamanca, España


                Leamos ahora una breve semblanza espiritual de este buen carmelita, narrada por el Padre Matías del Niño Jesús:

               “Fue consejero habitual y confesor de la Madre Maravillas de Jesús y junto a ella, restauró el Desierto de Batuecas en 1950; de alguna manera, fueron “la Santa Teresa y el San Juan de la Cruz del siglo XX”. Predicador fogoso, confesor, director espiritual, Consejero Nacional de las Hermandades Ferroviarias y Director de la Orden Tercera del Carmen y Santa Teresa.

               Durante los últimos veinte años de su vida, vivió retirado en el Desierto de Batuecas que él había restaurado, dedicado de lleno a la oración y austeridad.

               La práctica de la presencia de Dios la recomendaba encarecidamente y en consecuencia él la practicaba con atención amorosa todo el día, realizase ocupaciones materiales o intelectuales. No conocía el ocio: oraba, leía, escribía o trabajaba el campo, intercalando ratos de adoración ante el sagrario , que era su devoción más ferviente.


               La oración mental fue una de las más destacadas características tanto en su ejercicio como en su enseñanza; sus libros más reeditados son precisamente los de la oración. En todos sus libros encomia reiteradamente el trato íntimo con Dios, con Jesucristo, la Virgen, los ángeles y los santos. Fue realmente un apóstol sobresaliente de la oración mental. Sus oraciones vocales, jaculatorias y devociones piadosas eran continuas todos los días.

               La vida interior de amor y atención amorosa al Señor era su ilusionada preocupación y al mismo tiempo ofreciéndose en súplicas incesantes, por la salvación y santificación de las almas, por la Santa Iglesia, por la auténtica renovación del Carmelo en el genuino espíritu de Santa Teresa y San Juan de la Cruz, cuya vida y doctrina conocía admirablemente, y por la tradicional España católica.”


              El Padre Valentín tenía por costumbre firmar todas sus obras bajo el simple pseudónimo de "Un Carmelita Descalzo”.  Más abajo, hacemos una relación de la mayoría de sus libros, donde se trasluce su profunda espiritualidad carmelitana.


LIBROS DEL PADRE VALENTÍN DE SAN JOSÉ


Cómo tendré yo oración (de bolsillo) (5ª edición)

La inhabitación de Dios en el alma justa (4ª edición)

Días de intimidad con Dios en el Carmelo

Alegría de morir

Con Dios a solas  

Dios en mí

Oración mental según Santa Teresa (3ª edición)

Yo en Dios o el Cielo (2ª edición)

Mis conversaciones

La tertulia sobre la oración

La Divina Eucaristía

Penitencia y Oración

Al encuentro de Dios

La gracia deifica el alma

Ésos, vestidos de blanco, ¿Quiénes son? (F. Herrera y Valentín de San José). 

Escritos Intimos y Diario de Amor del Carmelita Fr. Valentín en el Desierto (Obra póstuma preparada por Fr. Matías del Niño Jesús)

Isabel la Católica Su Vida Su Santidad (2ª edición)





MES DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS. DÍA 17: Día de Olvido de sí



Ejercicio Piadoso del Mes del Sagrado Corazón de Jesús


            Por la señal de la Santa Cruz + de nuestros enemigos + líbranos Señor + Dios Nuestro.

            En el Nombre del Padre, del Hijo + y del Espíritu Santo. Amén.

            Señor mío, Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser Vos quién sois y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; propongo firmemente nunca más pecar, apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta.

            Ofrezco, Señor, mi vida, obras y trabajos, en satisfacción de todos mis pecados, y, así como lo suplico, así confío en vuestra Bondad y Misericordia infinita, que me los perdonaréis, por los méritos de Vuestra Preciosísima Sangre, Pasión y Muerte y me daréis gracia para enmendarme, y perseverar en Vuestro Santo Amor y servicio, hasta el fin de mi vida. Amén.


Día 17: Día de Sufrimiento

         "Vengo a descansar en ti, olvídate de ti misma y consuélame; quiero que me ames de tal modo y con tal ardor que no te acuerdes de ti para nada y sólo Yo ocupe tus pensamientos y tus deseos."

        "Te quiero tan olvidada de ti misma y tan abandonada a Mi Voluntad que no te pasaré la más mínima imperfección sin avisarte. El amor da fuerza, pero el alma ha de olvidarse de sí misma. Cuanto más desaparezcas más seré Yo tu vida y tú serás Mi Cielo donde descansaré."

(Palabras de Jesús al alma, tomadas de "Un Llamamiento al Amor", por Sor Josefa Menéndez)


A continuación rezamos la 



Jaculatoria para repetir a lo largo del día

Sagrado Corazón de Jesús, en Tí confío.

(300 días de indulgencia cada vez; Papa San Pío X, 1906)



domingo, 16 de junio de 2019

LA SANTÍSIMA TRINIDAD Y SOR LUCÍA DE FÁTIMA


               La Santa Iglesia celebra hoy con solemnidad a la Santísima Trinidad. Coincidiendo con esta importante Festividad Católica, releamos la descripción que Sor Lucía Dos Santos, niña vidente de Fátima, nos hace de la Aparición de la Santa Trinidad con la que fue agraciada en Tuy, España, cuando era religiosa dorotea:

          “Estando sola una noche (para una Hora Santa, el 13 de Junio 1929) me arrodillé delante del comulgatorio de la capilla para rezar el ángelus, estando postrada. Sintiéndome cansada, me levanté y me puse de rodillas y continué rezando con mis brazos en cruz. La única luz venía de la lámpara del sagrario. De repente una luz sobrenatural iluminó toda la capilla y sobre el altar apareció una Cruz de luz que se extendía hasta el techo. En la parte más brillante, la parte superior de la Cruz, se veía el cuerpo de un hombre desde su rostro hasta la cintura; sobre su pecho había una paloma que brillaba de la misma forma. Clavado en la cruz estaba el cuerpo de otro hombre. Debajo de la cintura, suspendido en el aire, se veía un Cáliz y una Hostia grande sobre la cual caían algunas gotas de sangre del rostro del crucificado y de la herida de su pecho. Esas gotas se escurrían sobre la Hostia y caían en el Cáliz. Debajo del brazo derecho de la Cruz estaba Nuestra Señora con Su Corazón Inmaculado en la mano”.




                    Esta es la visión hasta aquí, esta luminosa visión que iluminaba toda la capilla. Entonces ella dijo:

Bajo el brazo izquierdo (de la Cruz) habían grandes letras, como si fueran de agua cristalina cayendo sobre el altar, que formaban estas palabras: Gracia y Misericordia

          Esto salía del lado izquierdo de la cruz; caían esas letras cristalinas como si fueran aguas cristalinas, como aguas bautismales perfectamente limpias, las palabras: Gracia y Misericordia. Esta es la visión de Tuy. Y también vemos la humildad de la vidente. Sor Lucía dice: “Entendí que era el Misterio de la Santísima Trinidad que se me había mostrado, y recibí luces en relación a este Misterio que no me está permitido revelar”.

          De este modo fue la aparición y la apariencia.  Me gustaría simplemente hacer una observación aquí antes de discutir el mensaje. Cuán perfecto retrato de los fundamentos de la fe, de la fe católica. Cuán perfecto retrato de la Santísima Trinidad en el acto redentor del Santo Sacrificio de la Misa. Todo lo que Dios le ha pedido al hombre para creer, todo lo que Dios le ha pedido al hombre para hacer, está presente en esta aparición. Luego Sor Lucía habla del mensaje que se propagará por todo el mundo y creará un terremoto en todo el mundo. Sor Lucía dice: “Entonces Nuestro Señor me dijo:

Ha llegado el momento en que Dios le pide al Santo Padre, en unión con todos los obispos del mundo, llevar a cabo la consagración de Rusia a Mi Corazón Inmaculado, prometiendo salvarla por este medio”.

          El segundo pedido es este, parece diferente, parece como si le fuese extraño, pero el segundo pedido es perfectamente parte del primer pedido, van juntos.

          ¿Cuál es este segundo pedido? La Virgen dice:

Son tan numerosas las almas que la Justicia de Dios condena a causa de los pecados cometidos en mi contra que vengo para pedir reparación. Haz sacrificios tú misma por esta intención y reza”.





FIESTA DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD




          El Misterio de la Santísima Trinidad penetra toda la Liturgia. Celebramos ante todo los sucesos de la Vida del Verbo hecho carne, pero una de nuestras grandes fiestas está consagrada a rendir nuestros homenajes al Espíritu Santo, y constantemente enviamos nuestras oraciones al Padre por medio del Hijo.

          No obstante, la Santa Madre Iglesia ha querido reunir en una sola Fiesta los Nombres de las tres Divinas Personas. Desde los primeros siglos, celebraron los cristianos este día, si bien fue el Papa Juan XXII quien extendió su celebración a toda la Universal Iglesia en 1334.

          Las tres Divinas Personas han contribuido a la Obra de nuestra Redención: el Padre envió a Su Hijo a la Tierra; "Tanto amó Dios al mundo que le dió a Su Hijo Unigénito". El Hijo, se hizo hombre y murió por nosotros, para salvarnos y hacernos hijos de Dios. Desde que Él se apartó de nosotros, quedó a nuestro lado el Espíritu Santo, para ser nuestro Guía , nuestro Maestro, nuestra fuerza y nuestro aliento.



Toque sobre la imagen para verla en su tamaño real; se recomienda su copia y difusión

          La Fiesta de la Santísima Trinidad es como un Te Deum, que brota de nuestro pecho al terminar de conmemorar todos estos beneficios de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Ella nos induce también a considerar cada Domingo como una fiesta dedicada a la Santísima Trinidad, y así es en realidad, pues cada uno de ellos nos trae a la memoria que el Padre nos ha creado y llamado, que el Hijo nos ha salvado y el Espíritu Santo nos ha santificado. Cada Domingo es el Día del Señor, Padre, Hijo y Espíritu Santo, y es que en realidad toda nuestra vida se desarrolla en bajo la acción de las Tres Divinas Personas, la vida natural y la vida sobrenatural. Los sacramentos, las bendiciones, las señales de la Cruz se dan en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, por lo que todo parte y regresa a la Santísima Trinidad.



MES DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS. DÍA 16: Día de la Ofrenda




Ejercicio Piadoso del Mes del Sagrado Corazón de Jesús


            Por la señal de la Santa Cruz + de nuestros enemigos + líbranos Señor + Dios Nuestro.

            En el Nombre del Padre, del Hijo + y del Espíritu Santo. Amén.

            Señor mío, Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser Vos quién sois y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; propongo firmemente nunca más pecar, apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta.

            Ofrezco, Señor, mi vida, obras y trabajos, en satisfacción de todos mis pecados, y, así como lo suplico, así confío en vuestra Bondad y Misericordia infinita, que me los perdonaréis, por los méritos de Vuestra Preciosísima Sangre, Pasión y Muerte y me daréis gracia para enmendarme, y perseverar en Vuestro Santo Amor y servicio, hasta el fin de mi vida. Amén.


Día 16: Día de la Ofrenda


             "Cuando un alma tiene generosidad bastante para darme gusto en todo lo que le pido, recoge un gran tesoro para sí y para las almas. Ofrece tu vida, aunque seas imperfecta, para que las almas escogidas entiendan qué misión tan hermosa pueden realizar con sus obras ordinarias, con su trabajo continuo."

         "Quiero que me lo ofrezcas todo, aún lo más pequeño, para compensar el dolor que me causan las ofensas de las almas. Unida a Mí te ofrecerás a Mi Padre a fin de alcanzar perdón para muchas almas"


(Palabras de Jesús al alma, tomadas de "Un Llamamiento al Amor", por Sor Josefa Menéndez)


A continuación rezamos la 




Jaculatoria para repetir a lo largo del día

Corazón de Jesús, encendido por nuestro amor,
 inflama mi corazón con Tu Amor

(100 días de indulgencia, Papa León XIII, 1893)


LA POSTURA SEDEVACANTISTA, LA MÁS COHERENTE, LA ÚNICA PARA SER CATÓLICOS




          "Es ofensivo a la Fe sostener que una persona es Papa, el Vicario de Cristo en la tierra, y al mismo tiempo llevar a cabo en todo el mundo un apostolado en desafío de él. Es ofensivo a la Fe decir que las doctrinas, las disciplinas y los ritos litúrgicos promulgados por el Romano Pontífice son erróneos, heréticos, falsos, malos y/o pecaminosos.

          "... es ofensivo a la Fe identificar con la autoridad de Cristo la promulgación de doctrina falsa y disciplinas malas. Es ofensivo a la Fe identificar con la Iglesia Católica Romana las creencias y observancias mundiales del Vaticano II y sus reformas. Por otra parte, si Bergoglio es verdaderamente papa, entonces es ofensivo a la Fe sostener que él no sea papa, y/o sostener que sus doctrinas y disciplinas sean contrarias a la Fe y la moral."

(Mons. Donald J. Sanborn, Obispo Católico)


OBLACIÓN A LA SANTÍSIMA TRINIDAD


               ¡Oh, Dios mío, Trinidad a quien adoro! Ayúdame a olvidarme enteramente de mí para establecerme en Ti, inmóvil y tranquila, como si mi alma estuviera ya en la eternidad. Que nada pueda turbar mi paz, ni hacerme salir de Ti, ¡oh mi Inmutable!, sino que cada minuto me sumerja más en la hondura de Tu Misterio. 

               Inunda mi alma de paz; haz de ella Tu Cielo, la morada de Tu Amor y el lugar de Tu reposo. Que nunca te deje allí solo, sino que te acompañe con todo mi ser, toda despierta en fe, toda adorante, entregada por entero a tu acción creadora.




               ¡Oh, mi Cristo amado, crucificado por amor, quisiera ser una esposa para tu Corazón; quisiera cubrirte de gloria amarte… hasta morir de amor! Pero siento mi impotencia y te pido «ser revestida de Ti mismo»; identificar mi alma con todos los movimientos de la tuya, sumergirme en Ti, ser invadida por Ti, ser sustituida por Ti, a fin de que mi vida no sea sino un destello de Tu Vida. Ven a mí como Adorador, como Reparador y como Salvador.

               ¡Oh, Verbo Eterno, Palabra de mi Dios!, quiero pasar mi vida escuchándote, quiero hacerme dócil a Tus enseñanzas, para aprenderlo todo de Ti. Y luego, a través de todas las noches, de todos los vacíos, de todas las impotencias, quiero fijar siempre la mirada en Ti y morar en Tu inmensa Luz. ¡Oh, Astro mío querido!, fascíname para que no pueda ya salir de Tu esplendor.

               ¡Oh, Fuego abrasador, Espíritu de Amor, «desciende sobre mí» para que en mi alma se realice como una encarnación del Verbo. Que yo sea para Él una humanidad suplementaria en la que renueve todo Su Misterio.

               Y Tú, ¡oh Padre Eterno!, inclínate sobre esta pequeña criatura Tuya, «cúbrela con Tu sombra», no veas en ella sino a Tu Hijo Predilecto en quien has puesto todas Tus complacencias.

               ¡Oh, mis Tres, mi Todo, mi Bienaventuranza, Soledad infinita, Inmensidad donde me pierdo!, yo me entrego a Ti como una presa. Sumergíos en mí para que yo me sumerja en Vos, mientras espero ir a contemplar en Vuestra luz el abismo de Vuestras grandezas.


SOR ISABEL DE LA TRINIDAD, Carmelita Descalza


sábado, 15 de junio de 2019

MES DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS. DÍA 15: Día de la Eucaristía



Ejercicio Piadoso del Mes del Sagrado Corazón de Jesús


            Por la señal de la Santa Cruz + de nuestros enemigos + líbranos Señor + Dios Nuestro.

            En el Nombre del Padre, del Hijo + y del Espíritu Santo. Amén.

            Señor mío, Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser Vos quién sois y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido; propongo firmemente nunca más pecar, apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta.

            Ofrezco, Señor, mi vida, obras y trabajos, en satisfacción de todos mis pecados, y, así como lo suplico, así confío en vuestra Bondad y Misericordia infinita, que me los perdonaréis, por los méritos de Vuestra Preciosísima Sangre, Pasión y Muerte y me daréis gracia para enmendarme, y perseverar en Vuestro Santo Amor y servicio, hasta el fin de mi vida. Amén.


Día 15: Día de la Eucaristía

          "La Eucaristía es invención del Amor, es vida y fuerza de las almas, remedio de todas las enfermedades, viático para el paso del tiempo a la eternidad. Los pecadores encuentran en ella la vida de las almas, las almas tibias el verdadero calor, las almas puras, suave y purísimo néctar, las fervorosas su descanso y el remedio para acallar todas sus ansias, las perfectas, alas para elevarse a mayor perfección."

          "¡Cuánto deseo que los hombres me abran su corazón y me encierren en él para que este fuego que devora el Mío, los abrase y fortalezca."


(Palabras de Jesús al alma, tomadas de "Un Llamamiento al Amor", por Sor Josefa Menéndez)


A continuación rezamos la 



Jaculatoria para repetir a lo largo del día

Sagrado Corazón de Jesús, venga a nosotros Tu Reino

(300 días de indulgencia cada vez; Papa San Pío X, 1906)


ESCLAVOS DE MARÍA, TÍTULO DEL PERFECTO DEVOTO





                   En su Tratado de la Verdadera Devoción a la Virgen María, San Luis Grignión de Montfort enseña que "Antes del Bautismo pertenecíamos al demonio como esclavos suyos. El Bautismo nos ha convertido en verdaderos esclavos de Jesucristo".

               Así es, y si no, basta recordar el reclamo del Apóstol San Pablo "¿Acaso no sabéis que no os pertenecéis?" (1 Cor. 6, 19). Y San Luis añade: "Somos totalmente suyos, como sus miembros y esclavos, comprados con el precio infinito de toda su Sangre".

               Teniendo en cuenta esto, el incansable misionero, San Luis Grignión, explica la diferencia entre el servidor asalariado y el esclavo: "Por la esclavitud, en cambio, uno depende de otro enteramente, por toda la vida y debe servir al amo sin pretender salario ni recompensa alguna, como si fuera uno de sus animales sobre los que tiene derecho de vida y muerte".

               Por naturaleza, todos los seres son esclavos de Dios. Los demonios y los condenados también lo son por constreñimiento, y los justos y santos, por libre voluntad.

               Este tipo de esclavitud, enseña el Santo enamorado de la Virgen, es "la más perfecta y la más gloriosa para Dios, que escruta el corazón, nos lo pide para sí y se llama Dios del corazón o de la voluntad amorosa", porque por esta esclavitud el alma "opta por Dios y por su servicio, sin que importe todo lo demás, aunque no estuviese obligado a ello por naturaleza"

               Al final de su obra, San Luis aconseja algunas "prácticas interiores que tienen gran eficacia santificadora para aquellos a quienes el Espíritu Santo llama a una elevada perfección". Éstas consisten en hacer todas las acciones 


"por María, con María, en María y para María, 
a fin de obrar más perfectamente por Jesucristo, 
con Jesucristo, en Jesucristo y para Jesucristo"




      1º) Por María: "se trata de conformarse y dejarse conformar por Ella en el espíritu que la anima, que no es otro que el Espíritu Santo de Dios, fuente y principio de toda vida en Cristo".

      2º) Con María: "según nuestras limitadas capacidades". Ella es "el grandioso y único molde de Dios", en el que es necesario arrojarse "para hacer imágenes vivas de Jesucristo."

      3º) En María: "Es más bien un resultado al que se puede llegar, un fruto que se puede obtener ‘por su fidelidad… como una inmensa gracia’ por la puesta en práctica del ‘por’ y del ‘con’ María. Vivir en María, ¿no es experimentar la presencia amante de María?".

      4º) Para María: "no como fin último de nuestras acciones, que sólo puede ser Jesucristo, sino como fin próximo, intermediario y medio eficaz de llegar a Él."



viernes, 14 de junio de 2019

EL DETENTE: COMPAÑÍA Y PROTECCIÓN DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS




          El conocido como "Detente" es un pequeño emblema que se puede llevar sobre el pecho, colgado al cuello o prendido de la chaqueta, aunque lo ideal es llevarlo a la altura del corazón, como recordatorio de las palabras de San Pablo “tened en vuestros corazones los mismos sentimientos que tuvo Jesucristo en el suyo” ( Flp.2,5 ). 

          Lleva una imagen del Sagrado Corazón, que normalmente va rodeado de la siguiente cita "Detente, el Sagrado Corazón de Jesús está conmigo". 

          Se cuenta que en el año 1870 una mujer romana, después de consagrar al Sagrado Corazón y a la Santísima Virgen a su hijo que partía para la guerra de unificación de Italia, alistado con los Zuavos Pontificios le entregó un «Detente» que ella misma dibujo sobre un pedazo de paño rojo diciéndole: "Él te devolverá sano y salvo a mi cariño". El joven salio ileso de la contienda diciendo que una bala que golpeó su pecho, donde tenía el «Detente» y se detuvo sin producirle ningun daño. La madre, contó lo ocurrido al Santo Padre.

          El Papa concedió aprobación definitiva a tal devoción y dijo: "Esto, señora, es una inspiración del Cielo". Y, después añadió: "Voy a bendecir este Corazón, y quiero que todos aquellos que fueren hechos según este modelo reciban esta misma bendición, sin que sea necesario que algún otro sacerdote la renueve. Además, quiero que Satanás de modo alguno pueda causar daño a aquellos que lleven consigo el Escudo, símbolo del Corazón adorable de Jesús."

          Luego el mismo Papa Pío IX dictó la siguiente oración:

Abridme oh Buen Jesús,
las puertas de Vuestro Sagrado Corazón,
unidme a Él para siempre.

Que todas las respiraciones 
palpitaciones de mi pobre corazón
 aún cuando esté durmiendo, 
os sirvan de testimonio de mi amor
 y os digan sin cesar: Señor, os amo.

Recibid el poco bien que yo hago,
y dadme vuestra santa gracia 
para reparar todo el mal que he hecho.
Para que os ame en el tiempo 
y os alabe por toda la eternidad, Amén.

Sagrado Corazón de  Jesús, en Vos confío

(repetir tres veces esta última jaculatoria)


          Para alentar a la práctica de este Santo Escapulario el Papa Pío IX concedió en 1872, cien días de indulgencia a todos los que lo llevaren y rezaren un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

          En algunos "Detentes", como los que emplearon los contra-revolucionarios franceses, dibujaron una imagen del Divino Corazón, coronado por una cruz y con la inscripción "Le Roi", "El Rey", reconociendo a Cristo como el verdadero Rey de Francia y el Rey de todos los corazones. 

          El Detente fue usado en México por los Cristeros, que se levantaron en armas contra el gobierno anticristiano entre 1926-1929 y que llevaba la leyenda "Detente enemigo malo, el corazón de Jesús está conmigo" y también se pertrecharon con el Detente los católicos cubanos que combatieron el régimen castrista, ya que tenían especial devoción al Sagrado Corazón de Jesús y utilizaron un detente en el que decía: "Detente, bala enemiga, que el corazón de Jesús está conmigo"

         Al recitar la jaculatoria del "Detente", renegamos de las obras del mundo, del demonio y de la carne, al tiempo que es una forma de solicitar la protección de Aquél que ha amado sin escatimar nada por conseguir el amor de los hombres (Palabras literales de Nuestro Señor a Santa Margarita de Alacoque).

         ¿Qué mejor manera de recordar el Amor del Sacratísimo Corazón, que llevando sobre nuestro pecho un “Detente”? Ya decía el Gran Pío XII sobre la Devoción al Sagrado Corazón que se considera, en la práctica, como "la más completa profesión de la religión cristiana" (Encíclica Haurietis Aquas, 15.V.1956).

             Os invito a todos a conseguir un Detente; podéis adquirirlos en lotes en la página que más abajo hemos enlazado.

         El Detente no necesita de una bendición especial, ahora bien, en mi humilde opinión, creo que es mejor que esté bendecido por un sacerdote, que lo haga al estilo tradicional, empleando agua bendita mezclada con sal exorcizada.




Puede solicitar 
DETENTES DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
confeccionados al estilo tradicional en Córdoba (España)