viernes, 14 de diciembre de 2018

"LA UNIÓN CON MI CORAZÓN..."


                Sor Josefa Menéndez, religiosa de la Sociedad del Sagrado Corazón, fue agraciada con revelaciones privadas de Nuestro Señor y de la Virgen Santa en los últimos años de corta vida. Española de nacimiento había emigrado a Francia para cumplir con la Voluntad de Dios y desposarse con Cristo alejada de su Patria y desempeñando las labores más humildes en su comunidad. En medio de aquella vida sencilla, el Sagrado Corazón de Jesús se le manifestó siempre a espaldas de sus hermanas de religión, pero por obediencia a sus Superioras, Josefa recogió por escrito aquellos coloquios celestiales. (1)




                El 27 de Noviembre de 1923 se encuentra cansada, apenas transcurrirá un mes hasta que el Señor la llame a Su Reino, tal vez por eso, Jesús se le vuelve a mostrar, como una beatífica visión de paz.

                Escribe Josefa: "Hoy, durante la adoración, no se me ocurría nada, y por no pasar el tiempo sin decir nada, he leído muy despacio las Letanías del Sagrado Corazón. Después he leído las oraciones de la Novena de la Confianza (2) y al llegar a la jaculatoria que dice "A Tu íntima unión con Tu Padre Celestial" , ha venido Jesús muy hermoso, resplandeciente y vestido con una túnica como de oro. Su Corazón estaba todo encendido y de Su Llaga salía mucha luz. He renovado los votos, y le he pedido perdón por estar tan fría y no saber qué decirle. Le he dicho que no es por falta de amor, pues creo que le amo más que todo lo del mundo: Jesús me escuchaba y me miraba. Me ha contestado:

                   "Mira, Josefa, esta oración que estabas haciendo, me es tan agradable y es de tanto valor, que supera a todas las reflexiones más elocuentes y sublimes que pueden hacer las almas. Porque, en efecto, ¿qué puede haber de más valor que la unión de Mi Corazón con Mi Padre Celestial?... Cuando las almas rezan esta oración, se funden, por así decirlo, con Mi Corazón... Aceptan el beneplácito divino, sea cual fuere sobre ellas, se unen a Dios, y por tanto hacen el acto más sobrenatural que se puede hacer en la tierra, porque empiezan en parte la vida del Cielo, que consiste en la perfecta e íntima unión de la criatura con su Creador. Sigue Josefa, sigue tu oración. Con ella doras, reparas, mereces y amas... Sí, sigue tu oración que sigo Mi Obra."


NOTAS ACLARATORIAS:

                1- Para conocer más de la vida de Sor Josefa Menéndez toque AQUÍ . Puede encontrar otros extractos de "Un Llamamiento al Amor" por la etiqueta que lleva el mismo nombre en el ÍNDICE DE TEMAS situado en el margen izquierdo de este Blog.

                2- "La Novena de la Confianza" a la que se refiere Sor Josefa es a una breve fórmula de petición y jaculatorias al Sagrado Corazón de Jesús, entre ellas, las que hace referencia el posterior Mensaje de Jesús a la religiosa... "A Tu íntima unión con Tu Padre Celestial".

NOVENA DE LA CONFIANZA

                 Mírame solamente Jesús, y luego haz lo que Tu Sacratísimo Corazón te inspire. Que Tu Sagrado Corazón decida. ¡Yo cuento con Él! ¡Yo confío en Él! ¡Yo me entrego a Su Misericordia! Señor Jesús, Tú no me defraudarás. Sagrado Corazón de Jesús, yo confío en Ti. Sagrado Corazón de Jesús, yo creo en Tu Amor por mí. Sagrado Corazón de Jesús, que venga Tu Reino. ¡Oh! Sagrado Corazón de Jesús, yo te he pedido muchas gracias, pero imploro ardientemente esta. Tómala, ponla en Tu Sagrado Corazón. Cuando El Padre Eterno la vea, cubierta con Tu Preciosa Sangre, no la rechazará. Ya no será mi plegaria, sino la tuya, oh Jesús. Oh Sagrado Corazón de Jesús, yo pongo mi confianza en Ti. Que jamás sea confundido. Amén.


ASPIRACIONES AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

                A cada una de las siguientes jaculatorias se responde "Me uno, ¡oh Corazón de Jesús!"

        A Tu Amor ardiente...                                                              
        A Tu celo fervoroso...                                                                                                                       
        A Tus reparaciones...
        A Tus acciones de gracias...
        A Tus oraciones inflamadas...
        A Tu silencio elocuente...
        A Tu humildad...
        A Tu obediencia...
        A Tu paz y mansedumbre...
        A Tu Bondad inefable...
        A Tu Caridad universal...
        A Tu profundo recogimiento...
        A Tu tierna solicitud por la conversión de los pecadores...
        A Tu íntima Unión con Tu Padre Celestial...
        A Tus intenciones, deseos y quereres...







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.