lunes, 16 de noviembre de 2020

LA APOSTASÍA ACTUAL: LA SOLUCIÓN A LOS PROBLEMAS DE NUESTROS DÍAS, por Monseñor Marco Antonio Pivarunas


Última Carta de Monseñor Marco Antonio Pivarunas

a los amigos y benefactores de la CMRI 

(Congregación de María Reina Inmaculada)


               Cuando reciba este boletín, estaremos en vísperas de nuestra elección presidencial y, como bien sabe, el resultado tendrá graves consecuencias. En nuestro país se han producido divisiones peligrosas y en los últimos meses hemos sido testigos de un malestar social de una magnitud inaudita desde la década de 1960.

               Cuando reflexionamos sobre el estado de la sociedad, no solo en nuestro país sino en todo el mundo, nos daremos cuenta de que los problemas que enfrentamos son más morales y espirituales que políticos. El aborto, la pornografía y la inmoralidad generalizada, solo por nombrar algunos pecados, no nos traen la Bendición de Dios. ¡Cuántas personas viven hoy como si Dios no existiera, como si no hubieran Diez Mandamientos, como si el Cielo o el Infierno no existieran!.




               La solución a los problemas del mundo nos la dio Nuestra Señora en Fátima en 1917. La solución proporcionada por Ella no ha perdido su importancia; de hecho, se refiere a nuestra situación más que nunca en el pasado. La Santísima Virgen María declaró solemnemente que había venido a pedir a la humanidad una mejora y que dejara de ofender a Dios, ya tan ofendido. Lamentó la pérdida de almas en el Infierno y exhortó a continuas oraciones y sacrificios por la conversión de los pobres pecadores. En particular, señaló que más almas van al Infierno por pecados de la carne (sexuales) que por cualquier otra razón, y que ciertos comportamientos y modas surgirán en el mundo que ofenderán gravemente a Su Divino Hijo. También advirtió que Rusia esparciría sus errores...

               También sabemos que Nuestra Santa Madre confió a los niños de Fátima un Secreto que iba a ser revelado en 1960 (1). No subestimemos la importancia de este año 1960. La década de 1960 fue un período de cambios radicales no solo en la sociedad sino también, lo que es más importante, en la Iglesia. Con la llegada del Concilio Vaticano II, se promulgaron errores que la Iglesia Católica había condenado previamente en la enseñanza de los Papas en los Concilios Generales. 

               Por nombrar algunos errores del Vaticano II, el falso ecumenismo y el indiferentismo religioso fueron expresamente condenados por el Papa Pío IX en la Encíclica Mortalium Animos. Además de anunciar las enseñanzas condenadas, después del Vaticano II, en 1969, un nuevo Orden de la Misa (que calificó oficialmente la Misa con una definición luterana desde el principio) era una liturgia que no tiene el carácter de una ofrenda por el pecado. Por lo tanto, los Cardenales Ottaviani y Bacci declararon públicamente que el Novus Ordo Missae es una desviación sorprendente de la Misa Católica definida por el Concilio de Trento. 

               Además, muchos Católicos no se dan cuenta de que en 1968 se introdujo un nuevo rito de Consagración Episcopal, en el que la forma misma de la Consagración del Obispo se cambió radicalmente y se reemplazó por una forma completamente ambigua, desprovista de todo lo que realmente debería significar, en palabras del Papa León XIII, cuando anunció que las órdenes anglicanas eran inválidas. Lo que estamos presenciando hoy día no es más que la Gran Apostasía, es decir, la Apostasía predicha por San Pablo en la Segunda Carta a los Tesalonicenses.

               ¡Ahora, más que nunca, debemos escuchar el Mensaje de Nuestra Señora en Fátima! Mejorando la vida, rezando y sacrificándose por los pecadores, rezando diariamente el Santo Rosario y recurriendo a Su Inmaculado Corazón como Refugio en estos tiempos convulsos.

              Esto no significa que los Católicos fieles no deban ser activos a nivel local o nacional para promover el bien común de nuestro país seleccionando a los candidatos que implementarán mejor los principios morales y sociales Católicos en nuestra sociedad. Como enseña San Agustín "Debemos trabajar como si todo dependiera de nosotros y debemos rezar como si todo dependiera de Dios". 

               Sin Dios, no hay nada que podamos hacer; sin embargo, Dios requiere de nuestra cooperación. No olvidemos nunca las palabras de San Pablo Apóstol: "Todo lo puedo en Aquel que me fortalece". Nuestro país (Estados Unidos de América) está dedicado a ella, a la Inmaculada Concepción, por eso roguemos a Nuestra Celestial Patrona que interceda por nosotros en estos tiempos de divisiones y disturbios nacionales.


In Christo Jesu et Maria Immaculata


Marco Antonio Pivarunas, Obispo

Superior General de la Congregación 

de María Reina Inmaculada




NOTAS ACLARATORIAS:

          1- El "Papa" Juan XXIII pidió el sobre que contenía la Tercera Parte del Secreto de Fátima, pero después de leerlo con la ayuda de un clérigo portugués, lo mandó a guardar y jamás fue revelado. El Secreto había sido confiado a los niños en Julio de 1917; años más tarde, Sor Lucía, la principal vidente, redactó el contenido del Secreto por obediencia a sus Superiores. Posteriormente sería enviado a Roma, al Archivo Vaticano.


Seguro le interesará leer también

EL SECRETO DE FÁTIMA: 

la actual Apostasía de Roma




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.